Viviendo con la distrofia de Fuch

La mayoría de nosotros estamos familiarizados con los problemas oculares más comunes: glaucoma , cataratas, síndrome del ojo seco y degeneración macular . La información sobre estas condiciones parece ser fácil de obtener. Sin embargo, la distrofia de Fuch es una afección ocular menos común y los afectados por ella generalmente salen del consultorio del médico con varias preguntas sin respuesta. Educar sobre la condición puede ser un desafío. Si usted o alguien que conoce ha sido diagnosticado con distrofia de Fuch, lo siguiente lo ayudará a estar más informado.

Visión general

La distrofia de Fuch es una afección hereditaria del ojo que causa un trastorno en la córnea, la estructura clara en forma de cúpula en la parte frontal de nuestro ojo. La córnea está compuesta de seis capas de células, siendo las células endoteliales la última capa en la parte posterior de la córnea. Una de las funciones de las células endoteliales es bombear continuamente el líquido fuera de la córnea, manteniéndola compacta y limpia. Cuando estas células comienzan a fallar, el líquido se acumula en la córnea causando estrés en las células. La córnea se hincha y la visión se vuelve turbia. En las formas graves de distrofia de Fuch, la córnea puede descompensarse.

La gravedad de la distrofia de Fuch puede variar. Muchos pacientes ni siquiera saben que tienen la afección, mientras que otros pueden frustrarse con la disminución de la visión. Sin embargo, la mayoría de los pacientes mantienen un buen nivel de visión para funcionar muy bien con las actividades diarias.

¿La distrofia de Fuch causa ceguera?

Con la tecnología actual, la ceguera es casi inexistente para pacientes que sufren de distrofia de Fuch severa. Es importante comprender que la distrofia de Fuch no afecta la retina , la capa receptora sensible a la luz de la córnea o el nervio óptico, el cable nervioso que conecta el ojo con el cerebro. La córnea le da al ojo la mayor parte de su poder refractivo. En las formas graves de la enfermedad, un trasplante de córnea o un nuevo procedimiento llamado DSEK puede restaurar la función casi normal de la córnea.

Posibles síntomas

Algunos pacientes se quejan de visión borrosa en la mañana que parece mejorar un poco a medida que continúa el día. Esto se debe a que el líquido se acumula en la córnea durante la noche. A medida que se despierta y realiza su día, el ojo está abierto al medio ambiente y el líquido realmente se evapora de la córnea y la visión tiende a mejorar. También puede experimentar ver arcoiris o halos alrededor de las luces, el resplandor y su visión podría aparecer nublada. Algunos pacientes se quejan de dolor en los ojos o una sensación de cuerpo extraño en sus ojos.

Tratamiento

El tratamiento de la distrofia de Fuch en las primeras etapas es bastante simple. Por lo general, implica la instilación de una solución o ungüento de cloruro de sodio al 5% en los ojos para extraer el líquido. El cloruro de sodio al 5% es un compuesto a base de sal que generalmente se instila de dos a cuatro veces por día. Algunos pacientes obtienen mejores resultados al usar la formulación de ungüento que solo se ponen en el ojo por la noche.

Enfermedad progresiva

Algunos pacientes nunca desarrollan una forma grave de distrofia de Fuch. Sin embargo, si avanza a una etapa más severa, puede desarrollar queratopatía ampollosa. Aquí es donde se forman ampollas o ampollas llenas de líquido que hacen que la visión se vuelva borrosa y puede erupcionar y causar dolor ocular significativo y sensación de cuerpo extraño. En este caso, algunos médicos colocarán una lente de contacto de vendaje en su ojo y le recetarán gotas oculares medicadas. Si la afección empeora, su médico puede recomendar un trasplante de córnea o un procedimiento DSAEK. DSAEK (queratoplastia endotelial automatizada de desprendimiento de Descemet) es un procedimiento en el que solo la parte posterior de la córnea se reemplaza con células endoteliales sanas. Un procedimiento DSAEK tiene menos complicaciones que un trasplante corneal total y la visión resultante es mucho mejor.

Componente genético

Algunos casos de distrofia de Fuch parecen no tener un patrón genético. Sin embargo, la mayoría de los casos tienen lo que se conoce como un patrón de herencia autosómico dominante. Esto significa que si tiene la afección y uno de sus padres la padeció, cada niño tiene un 50% de posibilidades de tener distrofia de Fuch.

Fuentes

  • Afshari, Natalie A. MD; Aaron B. Pittard, MD; Adnan Siddiqui, BS; Gordon K. Klintworth, MD, PhD.Study of Fuchs Corneal Endothelial Dystrophy Leading to Penetrating Keratoplasty, Arch Ophthalmol. 2006.

Categorías