Una visión general del síndrome de Dandy-Walker

El síndrome de Dandy-Walker, también conocido como la malformación de Dandy-Walker, es una hidrocefalia congénita rara (una acumulación de líquido en el cerebro) que afecta la porción del cerebro del cerebelo. La afección, que ocurre en uno de cada 25,000 a 35,000 nacimientos vivos cada año, hace que se desarrollen anormalmente diferentes partes del cerebelo.

Algunas malformaciones asociadas con el síndrome de Dandy-Walker incluyen:

  • La ausencia o desarrollo limitado del vermis, la parte central del cerebelo.
  • Desarrollo limitado de los lados izquierdo y derecho del cerebelo.
  • Una ampliación del cuarto ventrículo, un pequeño espacio que permite que el líquido fluya entre las porciones superior e inferior del cerebro y la médula espinal.
  • El desarrollo de una gran formación en forma de quiste en la base del cráneo, donde se encuentran el tronco encefálico y el cerebelo.

Debido a que el cerebelo es una parte vital del movimiento, el equilibrio y la coordinación del cuerpo, muchas personas con síndrome de Dandy-Walker tienen problemas con sus movimientos y coordinación muscular voluntaria. También pueden experimentar dificultades con sus habilidades motoras, estado de ánimo y comportamiento, y pueden tener un desarrollo intelectual limitado . Alrededor de la mitad de las personas con síndrome de Dandy-Walker tienen un coeficiente intelectual por debajo del promedio.

El grado de esta afección y sus efectos varían de persona a persona, pero puede requerir un tratamiento de por vida. Siga leyendo para obtener más información sobre el síndrome de Dandy-Walker, así como sus signos y síntomas, y las opciones de tratamiento disponibles.

Causas

El desarrollo del síndrome de Dandy-Walker ocurre muy temprano en el útero cuando el cerebelo y sus estructuras circundantes no se desarrollan completamente.

Aunque muchas personas con síndrome de Dandy-Walker tienen anomalías cromosómicas relacionadas con la afección, los investigadores creen que la mayoría de los casos son causados ​​por componentes genéticos altamente complejos o factores ambientales aislados, como la exposición a sustancias que causan defectos de nacimiento.

Los familiares inmediatos, como los niños o los hermanos, tienen un mayor riesgo de desarrollar el síndrome de Dandy-Walker, pero no tiene un patrón de herencia distinto: para los hermanos, la tasa de recurrencia ronda el 5 por ciento.

Algunas investigaciones sugieren que la salud de la madre también puede contribuir al desarrollo del síndrome de Dandy-Walker: las mujeres con diabetes tienen más probabilidades de dar a luz a un niño con la afección.

Cómo se producen las anomalías genéticas en los niños

Síntomas

Para la mayoría de las personas, los signos y síntomas del síndrome de Dandy-Walker son evidentes al nacer o dentro de su primer año, pero del 10 al 20 por ciento de las personas pueden no desarrollar síntomas hasta la infancia tardía o la edad adulta temprana.

Los síntomas del síndrome de Dandy-Walker varían de persona a persona, pero los problemas de desarrollo en la infancia y el aumento de la circunferencia de la cabeza debido a la hidrocefalia pueden ser los primeros, o los únicos, signos.

Algunos otros síntomas comunes del síndrome de Dandy-Walker incluyen:

  • Desarrollo motor lento: los niños con síndrome de Dandy-Walker a menudo experimentan retrasos en las habilidades motoras como gatear, caminar, equilibrarse y otras habilidades motoras que requieren la coordinación de las partes del cuerpo.
  • Aumento progresivo del cráneo y abultamiento en su base: la acumulación de líquidos en el cráneo puede aumentar el tamaño y la circunferencia del cráneo con el tiempo, o causar un gran bulto en su base.
  • Síntomas de la presión intracraneal: la acumulación de líquidos también puede contribuir al aumento de la presión intracraneal . Aunque estos síntomas son difíciles de detectar en los bebés, la irritabilidad, el mal humor, la visión doble y los vómitos pueden ser indicadores en niños mayores.
  • Movimientos espasmódicos, descoordinados, rigidez muscular y espasmos: la incapacidad para controlar los movimientos, el equilibrio o realizar tareas coordinadas puede sugerir problemas con el desarrollo del cerebelo.
  • Convulsiones: aproximadamente del 15 al 30 por ciento de las personas con síndrome de Dandy-Walker experimentan convulsiones.

Si su hijo comienza a desarrollar alguno de estos síntomas, comuníquese con su pediatra de inmediato. Asegúrese de registrar los síntomas de su hijo, cuándo comenzaron, la gravedad de los síntomas y cualquier progresión notable, y lleve sus notas a su cita.

El síndrome de Dandy-Walker tiene una tasa de supervivencia del 75 al 100 por ciento, pero algunos casos requieren tratamiento y tratamiento de por vida. Es importante hacerse cargo de la afección desde el principio, para evitar complicaciones más graves en el futuro.

Diagnóstico

El síndrome de Dandy-Walker se diagnostica con imágenes de diagnóstico. Después de un examen físico y un cuestionario, el médico de su hijo ordenará una ecografía, una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética (MRI) para buscar signos del síndrome de Dandy-Walker, incluidas las malformaciones en el cerebro y la acumulación de líquidos.

Tratamiento

Aunque el síndrome de Dandy-Walker puede interferir con la vida cotidiana, los casos más leves no siempre requieren tratamiento, depende de la gravedad de los problemas de desarrollo y coordinación que la persona está experimentando.

Algunos tratamientos comunes para el síndrome de Dandy-Walker incluyen:

  • La implantación quirúrgica de una derivación en el cráneo: si su hijo experimenta un aumento de la presión intracraneal, los médicos pueden recomendar la inserción de una derivación (un tubo pequeño) en el cráneo para ayudar a aliviar la presión. Este tubo drenará el líquido del cráneo y lo llevará a otras áreas del cuerpo, donde puede ser absorbido de manera segura.
  • Diversas terapias: la educación especial, la terapia ocupacional , la terapia del habla y la fisioterapia pueden ayudar a su hijo a manejar los problemas relacionados con el síndrome de Dandy-Walker. Hable con su pediatra sobre las terapias que serán más efectivas para su hijo.

Como se mencionó anteriormente, el síndrome de Dandy-Walker tiene una alta tasa de supervivencia; La mayoría de las muertes relacionadas con el trastorno, aunque son poco frecuentes, generalmente son causadas por complicaciones de la hidrocefalia o el tratamiento.

Manejo de la presión intracraneal elevada

Una palabra de Saludalmáximo

Al igual que cualquier afección que afecte al cerebro, un diagnóstico de síndrome de Dandy-Walker puede ser aterrador. Es importante recordar que la tasa de supervivencia es alta, y la mayoría de las personas con síndrome de Dandy-Walker pueden llevar una vida feliz y saludable con la ayuda de terapias educativas, ocupacionales y físicas.

Fuentes

Categorías