Inicio » Enfermedades » Secreción en los oídos: síntomas, tratamientos y causas

Secreción en los oídos: síntomas, tratamientos y causas

¿Qué es la secreción en los oídos?

La secreción que sale de los oídos, u otorrea, es la presencia de un líquido que sale del canal auditivo. El drenaje puede ser acuoso, sanguinolento o espeso y blanquecino, como el pus.

Dependiendo de la causa, la gente también podría tenerla:

  • Dolor de oídos
  • Fiebre
  • Comezón
  • Mareos
  • Haz zoom en la oreja.

La gravedad de los síntomas puede variar de persona a persona, y no todos necesitan estar presentes necesariamente.

Si usted tiene secreción en el oído, es importante buscar ayuda médica para que se pueda realizar el tratamiento correcto. Una infección de oído no tratada puede tener consecuencias graves, que van desde la pérdida de audición hasta enfermedades como la meningitis.

La secreción en el oído puede deberse a una infección del canal auditivo o del oído medio. El oído medio es un pequeño espacio lleno de aire detrás del tímpano, donde están los huesecillos del oído. Las infecciones en el oído medio pueden hacer que el líquido se acumule y hacer que esta sustancia salga a través del canal auditivo.

La secreción del oído puede ocurrir en adultos y niños, pero es más común en este último grupo. Esto se debe a que tienen una trompa auditiva más corta y menos empinada (el canal que conecta el oído medio con la nariz).

Sinónimos

Otorrea

Causas

La secreción en el oído puede provenir del canal auditivo, del oído medio o, rara vez, del interior del cráneo. En general, las causas más comunes son:

  • Otitis aguda repentina y grave con perforación del tímpano
  • Otitis media crónica con perforación del tímpano, colesteatoma o ambos
  • Otitis externa
  • Objetos insertados en el oído (común en los niños).

En algunas personas con otitis media (generalmente niños), las rupturas del tímpano liberan el material infectado recogido en el oído medio. El agujero en la membrana timpánica casi siempre se cura solo, pero a veces queda una pequeña perforación. La perforación también puede ser el resultado de una lesión o cirugía en el tímpano. Cuando la perforación está presente, aumenta el riesgo de infecciones crónicas del oído medio, que pueden causar secreción del oído.

Otras causas graves de secreción del oído, pero poco frecuentes, incluyen…:

  • Cáncer de canal auditivo
  • Fractura de la base del cráneo
  • Otitis externa necrosante
  • Colesteatoma
  • Mastoiditis.

El canal auditivo interno (a través del cual pasan el nervio auditivo, el nervio vestibular y el nervio facial) pasa a través de la base del cráneo. Si se produce una fractura de cráneo (por una lesión grave en la cabeza), la sangre o el líquido cefalorraquídeo pueden filtrarse a través del oído.

La otitis externa necrosante es una forma particularmente grave de infección del oído externo, que generalmente ocurre en personas con diabetes o con un sistema inmunológico comprometido.

Algunas personas con otitis media crónica desarrollan un crecimiento desorganizado del tejido queratinizado de las células del tejido epitelial en el oído, que forman una masa llamada colesteatoma, que puede causar secreción. Aunque un colesteatoma es benigno, puede causar daño significativo al oído y a las estructuras circundantes. En casos graves, un colesteatoma puede provocar sordera, debilidad o parálisis facial y complicaciones como un absceso cerebral y otras infecciones.

Factores de riesgo

Algunos factores que aumentan el riesgo de secreción en los oídos no se pueden prevenir. Estos incluyen

  • Edad, siendo los niños de hasta tres años de edad más susceptibles
  • Enfermedades congénitas, como el paladar hendido o el síndrome de Down
  • Sistema inmunológico debilitado
  • Antecedentes familiares de otitis
  • Alergias respiratorias
  • Baja calidad del aire
  • Estaciones del año, con un clima más frío que aumenta el riesgo.

Otros factores que aumentan el riesgo de secreción en el oído incluyen:

  • Resfriados frecuentes e infecciones del tracto respiratorio superior
  • Exposición al humo del cigarrillo
  • Falta de lactancia materna
  • Niños que permanecen en guarderías y centros de cuidado infantil, ya que viven con muchos otros niños
  • Uso del chupete.

El riesgo de otitis crónica o recurrente con secreción puede ser mayor si existe:

  • Infecciones del oído a una edad temprana (antes de los seis meses)
  • Acumulación persistente de líquido en el oído
  • Infecciones previas.

Diagnóstico y exámenes

Buscar ayuda médica

Para la secreción en los oídos, las señales de advertencia que indican la necesidad de buscar atención inmediata son:

  • Lesión grave reciente en la cabeza
  • Cualquier síntoma neurológico (como mareos o dificultad para ver, hablar, tragar y/o hablar)
  • Pérdida de audición en el oído afectado
  • Fiebre
  • Enrojecimiento y/o hinchazón del oído o del área alrededor del oído
  • Diabetes o un sistema inmunológico comprometido.

Las personas con signos de advertencia deben buscar atención médica de emergencia. Las personas que no presenten signos de advertencia deben consultar a un médico en unos pocos días.

En la cita con el médico

Los especialistas que pueden diagnosticar las causas de la secreción en los oídos son:

  • Médico generalista
  • Pediatra
  • Otorrinolaringólogo.

Estar preparado para la consulta puede facilitar el diagnóstico y optimizar el tiempo. De esta manera, usted puede llegar a la consulta con alguna información:

  • Una lista de todos los síntomas y cuánto tiempo han estado presentes
  • Historial médico, incluyendo otras condiciones que el paciente tiene y medicamentos o suplementos que el paciente toma regularmente
  • Si es posible, pídale a alguien que lo acompañe.

El médico probablemente le hará una serie de preguntas, tales como…:

  • ¿Cuáles son los síntomas y cuándo comenzaron?
  • ¿Hubo fiebre?
  • ¿La secreción del oído es clara, turbia o sanguinolenta?
  • ¿Ha notado alguna vez una discapacidad auditiva?
  • ¿Ha tenido usted o su hijo recientemente un resfriado, gripe u otros síntomas respiratorios?
  • ¿Usted o su hijo tiene alergias estacionales?
  • ¿Ha tenido usted o su hijo una infección de oído en el pasado? ¿Cuándo?
  • ¿Es usted o su hijo alérgico a algún medicamento, como la penicilina?

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.