Sarna: ¿Qué es, síntomas, tratamientos y es curable?

¿Qué es la sarna?

La sarna, también conocida como sarna, es una enfermedad de la piel causada por un parásito. Esta enfermedad, que es bastante contagiosa, se caracteriza principalmente por una picazón intensa. Fácilmente contagiosa, la sarna también es fácil de tratar, siempre y cuando se practique
exactamente de acuerdo con el consejo médico, aunque los síntomas pueden tardar un poco en desaparecer por completo.

Causas

La infección por el parásito que causa la sarna ocurre a través del contacto cercano entre personas o incluso a través de la ropa.

La sarna es causada por un ácaro diminuto, que sólo puede observarse bajo un microscopio: Sarcoptes scabiei. Este parásito se alimenta de queratina, una proteína que forma la superficie de la piel. Después del apareamiento, la hembra pone sus huevos (seis en promedio), que eclosionan dos semanas después. A partir de ahí, las lesiones pueden propagarse a otras partes del grupo desde el tacto, principalmente porque uno de los lugares más comunes para que aparezcan las lesiones es entre los dedos de las manos. Las manos son, de hecho, el principal medio de transporte del parásito. La picazón característica de la sarna es el resultado de una reacción alérgica del cuerpo a la presencia de ácaros.

La sarna también puede afectar a perros y gatos, pero éstos suelen estar afectados sólo por especies específicas de ácaros. Los humanos pueden incluso contraer sarna causada por ácaros típicos de perros y gatos, pero sólo temporalmente, porque los ácaros tienen preferencia por un tipo específico de huésped. De esta manera, no sobreviven lejos del “huésped perfecto”.

Factores de riesgo

La sarna puede afectar a cualquier persona, de todas las edades, por lo que no hay factores de riesgo específicos para contraer la enfermedad.

La sarna se transmite única y exclusivamente por contacto íntimo con la piel de una persona infectada o también a través de la ropa. No hay evidencia de que la sarna pueda transmitirse al compartir charcos o artículos como toallas.

Las personas con inmunodeficiencia también son más susceptibles a la sarna.

Síntomas

Síntomas de la sarna

Los principales signos y síntomas de la sarna son…:

  • Comezón, a menudo severa y usualmente empeorando en la noche
  • Presencia de pápulas, que son lesiones cutáneas que aparecen principalmente en los pliegues de la piel, especialmente entre los dedos, las axilas, alrededor de la cintura, muñecas, codos, plantas del pie, nalgas y rodillas. En los hombres, estas lesiones también son comunes en el área genital, y en las mujeres, generalmente aparecen también en los senos.

En el caso de los niños, los sitios más comunes de infestación de sarna son el cuero cabelludo, la cara, el cuello, las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Diagnóstico y exámenes

Buscar ayuda médica

Hable con un médico si tiene signos y síntomas que pueden indicar la presencia de sarna.

Muchas enfermedades de la piel, como la dermatitis, están asociadas con la picazón y la aparición de pequeñas protuberancias cutáneas. Busque un dermatólogo o un infectólogo. Ellos le indicarán la mejor manera de hacer el diagnóstico y guiarán al paciente hacia lo que puede o no puede hacer para acelerar el tratamiento en casa.

En la cita con el médico

Cuando esté en el consultorio del médico, asegúrese de describir todos sus síntomas en detalle a su médico, quien sin duda examinará su piel en busca de lesiones y le hará algunas preguntas específicas. Vea ejemplos de lo que el médico podría preguntarle y esté preparado para responder a ellos:

  • ¿Cuándo notó los síntomas por primera vez?
  • ¿Las lesiones comenzaron en algún lugar específico y luego se propagaron?
  • ¿Qué tan intensa y severa es la comezón? ¿Suele empeorar por la noche?
  • ¿Ha tenido contacto con una persona con sarna?

Diagnóstico de la sarna

Es esencialmente clínico. Para diagnosticar la sarna, el médico examinará la piel del paciente en busca de lesiones causadas por el parásito. Una vez localizado, el médico definirá el tratamiento adecuado para resolver el problema.

Tratamiento y cuidado

Tratamiento de la sarna

El tratamiento de la sarna se realiza básicamente mediante medicamentos que tienen como objetivo principal acabar con la infestación por el parásito. Algunas cremas y lociones dermatológicamente probadas también pueden ser recomendadas por los médicos.

El paciente generalmente aplica el medicamento en el cuerpo durante unas pocas horas. Esto es suficiente para erradicar la enfermedad de la piel. Consulte a un médico si el medicamento no funciona o si, incluso con el uso del medicamento, aparecen nuevas lesiones en el cuerpo.

El médico, de hecho, puede recomendar el uso de estos medicamentos no sólo para la persona diagnosticada con sarna, sino también para todas las personas más cercanas a ella, incluso si no presentan lesiones.

Sarna

  • Ivermectina.

Sólo un médico puede decirle qué medicamento es mejor para usted, así como la dosis correcta y la duración del tratamiento. Siempre siga las instrucciones de su médico cuidadosamente y nunca se automedique. No deje de usar el medicamento sin consultar primero con un médico y, si lo toma más de una vez o en cantidades mucho mayores de las prescritas, siga las instrucciones que aparecen en el prospecto.

Los medicamentos más apropiados para la sarna son:

Vivir juntos (pronóstico)

Viviendo juntos / Pronóstico

Aunque el parásito muere inmediatamente después de la aplicación de los medicamentos para la sarna, la picazón puede persistir durante algún tiempo. Por lo tanto, tome algunas medidas para aliviar la comezón:

  • Sumergir la piel en agua fría o aplicar una toalla húmeda en áreas irritadas de la piel puede minimizar la picazón.
  • Aplicar lociones y cremas que se venden en farmacia sin necesidad de prescripción médica para hidratar y aliviar la picazón ya han demostrado su eficacia.

Posibles complicaciones

Las lesiones por rascado causadas por la sarna pueden causar problemas en la piel, como la aparición de pequeñas lesiones que pueden ser la puerta de entrada a una infección bacteriana, por ejemplo.

La forma más grave de sarna, llamada “sarna en costra”, puede afectar a ciertos grupos considerados de alto riesgo, entre ellos:

  • Personas con condiciones de salud crónicas que debilitan el sistema inmunológico, como el VIH o la leucemia crónica
  • Pacientes hospitalizados
  • Personas mayores en residencias de ancianos y niños en guarderías

Este tipo más grave de sarna suele ser aún más contagioso que el tipo normal y puede ser difícil de tratar.

Este tipo más grave de sarna suele ser aún más contagioso que el tipo normal y puede ser difícil de tratar.

¿Existe una cura para la sarna?

Aunque la comezón tarda un tiempo en desaparecer por completo después del inicio del tratamiento, la gran mayoría de los casos de sarna se pueden curar sin causar otros problemas a largo plazo. Un caso grave con mucha descamación o incrustación de las lesiones puede ser un signo de que la persona tiene una enfermedad más grave, que afecta el sistema inmunitario. Consulte a un médico si los síntomas no desaparecen.

Prevención

Prevención

La única manera de no contraer sarna es evitar el contacto directo y/o íntimo con una persona infectada con el parásito causante.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.