Inicio » Enfermedades » Sarcoidosis: síntomas, tratamientos y causas

Sarcoidosis: síntomas, tratamientos y causas

¿Qué es la sarcoidosis?

La sarcoidosis es una enfermedad autoinmune en la que se produce al mismo tiempo la inflamación de diferentes órganos y tejidos del cuerpo humano, como los ganglios linfáticos, los pulmones, el hígado, los ojos, la piel, entre otros.

En términos médicos, la sarcoidosis es una enfermedad glanulomatosa, es decir, una forma de inflamación crónica que el cuerpo puede desarrollar en respuesta a la agresión de diversos agentes.

Sinónimos

Enfermedad de Besnier-Boeck

Causas

Los médicos no conocen la causa exacta de la sarcoidosis, pero se sabe que es una enfermedad autoinmune, lo que significa que el propio sistema inmunitario ataca por error a las células y tejidos sanos del cuerpo.

De manera similar, algunas personas parecen tener una predisposición genética para desarrollar la enfermedad, la cual puede ser desencadenada por la exposición a bacterias, virus, polvo o químicos específicos. Existen investigaciones para encontrar los genes y enumerar algunas sustancias que pueden estar asociadas con la sarcoidosis.

En esta enfermedad, se forman pequeños coágulos de tejido abdominal (granulomas) en ciertos órganos del cuerpo. Los granulomas acumulados inician un proceso inflamatorio que resulta en la pérdida de la función del órgano en cuestión.

Factores de riesgo

Cualquier persona puede desarrollar sarcoidosis, pero algunos factores pueden aumentar las probabilidades. Ver:

  • Edad y sexo: La sarcoidosis suele presentarse entre los 20 y 40 años. Además, las personas de sexo femenino son ligeramente más propensas a desarrollar la enfermedad
  • .

  • Etnicidad: Los afrodescendientes tienen una mayor incidencia de sarcoidosis que los caucásicos
  • .

  • Antecedentes familiares: Una persona que tiene un pariente con sarcoidosis es más propensa a desarrollar sarcoidosis.

Síntomas

Síntomas de Sarcoidosis

Los signos y síntomas de la sarcoidosis varían de acuerdo con los órganos y tejidos afectados. La enfermedad a veces se desarrolla gradualmente y causa síntomas que duran años. Otras veces, los síntomas aparecen repentinamente y desaparecen con la misma rapidez. Hay casos de sarcoidosis en los que los pacientes no presentan síntomas. En estos casos, la enfermedad sólo se descubre durante los exámenes de rutina.

Aunque los síntomas son diferentes para cada órgano afectado, hay un conjunto de síntomas que siempre aparecen:

Para muchas personas, la sarcoidosis comienza con estos signos y síntomas:

  • Fatiga
  • Fiebre
  • Hinchazón de los ganglios linfáticos
  • Pérdida de peso.

Síntomas pulmonares

Casi todas las personas con sarcoidosis eventualmente tienen problemas pulmonares, los cuales pueden incluir:

  • Tos seca persistente
  • Dificultad para respirar
  • Respiración alta
  • Dolor en el pecho.

Síntomas de la piel

Aproximadamente una cuarta parte de las personas que tienen sarcoidosis desarrollan problemas de la piel, que pueden incluir:

  • La erupción de protuberancias rojas, generalmente localizadas en las piernas y los tobillos
  • .

  • Heridas en la piel que pueden ocurrir en la nariz, mejillas y orejas
  • Cambio de color de la piel, oscureciéndose o aclarándose
  • Puede haber nódulos debajo de la piel, particularmente alrededor de cicatrices o tatuajes.

Síntomas a la vista

La sarcoidosis puede afectar a los ojos sin causar ningún tipo de síntoma, por lo que es importante estar siempre al día con el oftalmólogo. A veces, sin embargo, estos síntomas pueden surgir:

  • Vista borrosa
  • Dolor en los ojos
  • Enrojecimiento
  • Sensibilidad a la luz
  • Comezón.

Síntomas en el sistema nervioso

Los principales signos de sarcoidosis cuando llega al sistema nervioso son…:

  • Dolor de cabeza
  • Convulsión
  • Debilidad en un lado de la cara.

Diagnóstico y exámenes

Buscar ayuda médica

Aunque la sarcoidosis no siempre es un problema grave de salud, puede causar daño a largo plazo a los órganos afectados. Consulte a un médico si experimenta cualquier signo o síntoma que sugiera la presencia de sarcoidosis.

En la cita con el médico

Los especialistas que pueden diagnosticar la sarcoidosis son:

  • Médico generalista
  • Oftalmólogo
  • Dermatólogo
  • Pulmonólogo
  • Gastroenterólogo
  • Angiólogo
  • Neurólogo.

Estar preparado para la consulta puede facilitar el diagnóstico y optimizar el tiempo. De esta manera, usted puede llegar a la consulta con alguna información:

  • Una lista de todos los síntomas y cuánto tiempo han estado presentes
  • Historial médico, incluyendo otras condiciones que el paciente tiene y medicamentos o suplementos que el paciente toma regularmente
  • Si es posible, pídale a alguien que lo acompañe.

El médico probablemente le hará una serie de preguntas, tales como…:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Qué tan intensos son sus síntomas?
  • ¿Los síntomas son frecuentes u ocasionales?
  • ¿Sientes dolor? ¿Dónde?
  • ¿Ha tenido fiebre recientemente?
  • ¿Ha notado algún cambio en su respiración, visión o piel?
  • ¿Alguna vez le han diagnosticado alguna otra condición de salud?
  • ¿Usa algún tipo de medicamento? ¿Cuál de ellos?

Diagnóstico de sarcoidosis

La sarcoidosis puede ser difícil de diagnosticar porque la enfermedad causa pocos signos y síntomas en sus primeras etapas. Cuando los síntomas ocurren, varían de acuerdo con el sistema de órganos afectados, sin mencionar que son muy similares a los signos de otras enfermedades.

El médico probablemente comenzará el proceso de diagnóstico con un examen físico, examinando las lesiones de la piel, los ojos y la respiración. Sin embargo, un examen físico no es suficiente para completar el diagnóstico. Algunas pruebas pueden ayudar a descartar otras causas posibles y determinar qué partes del cuerpo han sido afectadas por la enfermedad. Las pruebas que se pueden ordenar son:

  • Radiografía
  • Tomografía computarizada
  • Imágenes por resonancia magnética
  • Análisis de sangre
  • Pruebas de función pulmonar
  • Examen de la vista.

El médico puede ordenar una biopsia, en la cual se toma una pequeña muestra de tejido de una parte del cuerpo que se cree que ha sido afectada por la sarcoidosis. El análisis se realiza en el laboratorio y el resultado suele ser muy preciso y asertivo.

Tratamiento y cuidado

Tratamiento de la sarcoidosis

Todavía no hay cura para la sarcoidosis. Si no hay síntomas, el paciente puede ser eximido del tratamiento, incluso porque la sarcoidosis a menudo desaparece por sí sola. Sin embargo, la vigilancia de los órganos y tejidos afectados por la enfermedad debe continuar incluso si la persona no manifiesta ningún tipo de signo o síntoma.

La sarcoidosis generalmente se trata con medicamentos o mediante trasplante.

Medicamentos

Si la función del órgano se ve comprometida, es probable que el paciente reciba tratamiento farmacológico.

Los medicamentos recomendados por los expertos incluyen: corticosteroides (antiinflamatorios), antirrechazo, antipalúdicos e inhibidores alfa del factor de necrosis tumoral.

Cirugía

Se puede considerar el trasplante de órganos si la sarcoidosis ha afectado severamente sus pulmones o hígado, hasta el punto de causar daño irreversible.

Medicamentos para la sarcoidosis

Los medicamentos más comúnmente usados para tratar la sarcoidosis son…:

  • Androcortil
  • Colchis
  • Prednisolona
  • Prednisona
  • Predsim

Sólo un médico puede decirle qué medicamento es mejor para usted, así como la dosis correcta y la duración del tratamiento. Siempre siga las instrucciones de su médico cuidadosamente y NUNCA se automedique. No deje de usar el medicamento sin consultar primero con un médico y, si lo toma más de una vez o en cantidades mucho mayores de las prescritas, siga las instrucciones que aparecen en el prospecto.

Vivir juntos (pronóstico)

Viviendo juntos / Pronóstico

Siga estrictamente las pautas médicas y tome los medicamentos como se indica. Además, mantenga un estilo de vida saludable y, si es necesario, use analgésicos de venta libre, como analgésicos.

Posibles complicaciones

Para la mayoría de las personas con sarcoidosis, la afección desaparece por sí sola sin consecuencias duraderas. Pero la sarcoidosis también puede ser crónica, de larga duración, y puede convertirse en complicaciones de salud en varias partes del cuerpo. Echa un vistazo:

Pulmones

La sarcoidosis pulmonar no tratada puede causar daño irreversible al tejido entre los pulmones, dificultando la respiración.

Ojos

La inflamación puede afectar casi cualquier parte del ojo y eventualmente puede causar ceguera. Es poco común, pero la sarcoidosis también puede causar cataratas y glaucoma.

Riñones

La sarcoidosis puede afectar la forma en que el calcio es absorbido por el cuerpo, causando problemas renales y, por lo tanto, provocando insuficiencia renal.

Corazón

Los granulomas dentro del corazón pueden interferir con los latidos cardíacos, causando alteraciones del ritmo cardíaco y, en casos raros, la muerte.

Sistema nervioso

Un pequeño número de personas con sarcoidosis pueden desarrollar problemas relacionados con el sistema nervioso central. En estos casos, se forman granulomas en el cerebro y la médula espinal. La inflamación en los nervios puede causar parálisis de esa área.

Prevención

Prevención

Desafortunadamente, no se conocen formas de prevenir la sarcoidosis.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.