Resumen y causas de los trastornos olfativos

¿Qué son los trastornos olfativos? ¿Cuáles son las causas de la disosmia (una distorsión en el sentido del olfato ) y por qué ocurren? ¿Por qué es esto tan importante?

Olfacción y la importancia de nuestro sentido del olfato

Sería difícil imaginar vivir sin experimentar el olor de una rosa o el sabor del café de la mañana. El olfato, nuestro sentido del olfato, juega un papel importante en la vida de casi todos.

El olfato no solo nos ayuda a detectar fragancias en el aire que nos rodea, sino que también es importante para ayudarnos a disfrutar los sabores de los alimentos. Es posible que haya escuchado que el «sabor» huele principalmente, y eso es cierto en gran medida. Una sensación dañada de olfato está perturbando gravemente: puede perderse la alegría de comer y beber, y puede producirse depresión. Además, existen peligros asociados con la pérdida del olfato, incluida la incapacidad para detectar fugas de gas o alimentos en mal estado.

Más de 2.7 millones de personas en los Estados Unidos tienen un trastorno olfativo, y esto es probablemente una subestimación. Algunas personas han sugerido que aproximadamente la mitad de las personas mayores de 60 años tienen un sentido del olfato disminuido.

La anatomía y fisiología del olfato (el sentido del olfato)

En la parte superior y media de la nariz, hay una pequeña área celular llamada mucosa olfatoria. Esta área secreta varias sustancias protectoras, como las inmunoglobulinas (anticuerpos que se unen a materias extrañas como los microorganismos), para evitar que los patógenos entren en la cabeza. También hay una gran cantidad de proteínas, llamadas receptores, que capturan sustancias químicas en el medio ambiente u olores. Se cree que cada receptor tiene una forma especial que se adapta a estos olores como una llave se ajusta a una cerradura.

Los receptores olfativos viven en un estimado de seis a diez millones de células quimiorreceptoras olfativas en cada cavidad nasal. Se forman nuevos receptores a lo largo de la edad adulta, uno de los pocos ejemplos de cómo el cerebro puede formar nuevas células nerviosas a lo largo de la vida. Cuando hay un ajuste entre un químico ambiental y un receptor en una célula olfatoria, la célula nerviosa dispara una señal directamente al cerebro en el bulbo olfatorio.

Si bien el bulbo olfativo se considera comúnmente el «primer nervio craneal «, técnicamente no es un nervio, sino parte del cerebro en sí. Las señales transmitidas desde el bulbo olfatorio viajan a partes especiales de la corteza cerebral e incluso a la amígdala, que es una parte del cerebro involucrada con la emoción. Desde la corteza olfatoria primaria, las señales se transmiten a otras partes del cerebro, incluidos el tálamo y el hipotálamo.

Trastornos del olfato

Hay varios términos que se utilizan para describir los diferentes tipos de trastornos del olfato. Éstos incluyen:

  • Disomia: una distorsión del sentido del olfato. La disosmia a su vez se divide en dos tipos separados de trastornos del olfato. Parosmia se refiere a un cambio en la percepción de un olor. La fantosmia, en contraste, se refiere a la percepción de un olor que no está presente. Con la parosmia, y el olor puede oler diferente de lo que le hacía en el pasado, o ahora puede encontrar un olor repulsivo que anteriormente disfrutaba. Con la fantosmia, puede, por ejemplo, oler una fogata cuando no hay una fogata presente.
  • Hiposmia: disminución de la capacidad de detectar olores
  • Anosmia: incapacidad total para oler olores

Causas de la disomia (una distorsión en el sentido del olfato)

Hay una variedad de factores y afecciones que pueden causar disosmia.

Las causas más comunes son las enfermedades nasales y sinusales: al obstruir los conductos nasales e inflamar los tejidos que reciben moléculas olfativas, las infecciones virales y las alergias tienen un efecto en nuestro sentido del olfato que casi todos han experimentado en algún momento u otro. Las afecciones relacionadas con la nariz, como los pólipos nasales , la desviación del tabique , así como la cirugía y las lesiones en la nariz (como la rinoplastia) pueden alterar el sentido del olfato.

Otras causas posibles incluyen:

  • Trauma en la cabeza: la lesión cerebral traumática puede afectar el olfato de muchas maneras diferentes: la nariz puede dañarse o las fibras nerviosas que envían información desde la nariz al cerebro pueden cortarse o desgarrarse durante la lesión en la cabeza. El trauma también puede dañar directamente el bulbo olfativo que detecta las moléculas que olemos.
  • Tumores cerebrales: tanto los tumores cerebrales malignos como los benignos , especialmente aquellos que involucran el bulbo olfativo o los lóbulos temporales, pueden asociarse con un cambio en el sentido del olfato. En algunos casos, la pérdida del sentido del olfato puede ser el primer síntoma de un tumor cerebral maligno o benigno.
  • Toxinas en el medio ambiente: los productos de tabaco y el humo disminuyen el sentido del olfato. Las toxinas como el amoníaco, el ácido sulfúrico y el formaldehído también pueden disminuir el olfato.
  • Medicamentos: algunos medicamentos, especialmente algunas clases de medicamentos utilizados para controlar la presión arterial alta pueden interferir con el sentido del olfato. Los ejemplos incluyen Procardia (nifedipina), Vasotec (enalapril) y Norvasc (amlodipina).
  • Radiación de cabeza y cuello para el cáncer
  • Trastornos neurológicos: más del 90 por ciento de las personas con enfermedad de Alzheimer tienen dificultad para oler, y la disosmia también es común en la enfermedad de Parkinson .
  • Diabetes: similar al daño a los nervios que puede conducir a neuropatía periférica y retinopatía en la diabetes, también puede ocurrir daño a los nervios involucrados en el olfato.
  • Deficiencias de vitaminas: la falta de zinc o la falta de tiamina que conducen al síndrome de Wernicke-Korsakoff se asocian con una pérdida del sentido del olfato.

El sentido del olfato también suele disminuir a través del envejecimiento natural y en enfermedades degenerativas como la demencia. Mientras que el bulbo olfativo adulto en adultos jóvenes tiene aproximadamente 60,000 neuronas mitrales, tanto el número de neuronas mitrales como el diámetro de sus núcleos disminuyen dramáticamente con la edad.

En aproximadamente una de cada cinco personas con trastornos olfatorios, la causa es «idiopática», lo que significa que no se encuentra una causa específica.

Diagnóstico de los trastornos olfativos

El diagnóstico de trastornos olfatorios a menudo comienza con una historia clínica cuidadosa y un examen físico. Un examen físico puede buscar evidencia de una infección viral o pólipos nasales. Una historia cuidadosa puede revelar posibles exposiciones tóxicas.

Se puede hacer una prueba conocida como la Prueba de identificación de olores de la Universidad de Pennsylvania para evaluar si la hiperosmia o la anosmia están realmente presentes. Dado que hay muchas causas posibles que van desde trastornos cerebrales hasta causas nutricionales, y más, las pruebas adicionales dependerán de muchos factores.

Tratamiento y afrontamiento con la pérdida de un sentido del olfato

No existen tratamientos específicos que puedan revertir un cambio en el sentido del olfato. A veces, la disomia se resuelve por sí sola a tiempo. Los investigadores han evaluado el uso de dosis altas de vitamina A y suplementos de zinc, pero hasta el momento, esto no parece ser efectivo. El entrenamiento olfativo se está evaluando actualmente y parece ser prometedor en los primeros estudios.

Hacer frente es, por lo tanto, el objetivo principal del tratamiento. Para aquellos que no tienen sentido del olfato, son importantes las medidas de seguridad como asegurarse de tener una alarma contra incendios. El asesoramiento nutricional puede ser útil ya que algunos alimentos y especias que tienen más probabilidades de estimular los receptores (quimiorreceptores trigémino y olfativo).

Conclusión sobre el olfato y los trastornos que afectan nuestro sentido del olfato

La importancia del sentido del olfato y el gusto generalmente se subestima en la sociedad cotidiana. Si bien el nervio olfativo está etiquetado como el nervio craneal número uno, lo que sugiere la importancia del olfato, en la práctica el sentido del olfato rara vez se prueba (incluso por neurólogos). Si bien es cierto que el sistema olfativo en humanos es relativamente pequeño en comparación con otros mamíferos, el olfato ambos nos ayudan a disfrutar la vida y nos protegen de las toxinas del medio ambiente.

Fuentes

Categorías