Inicio » Remedios Caseros Para La Falta De Apetito

Remedios Caseros Para La Falta De Apetito

La principal causa de la falta de apetito es el descontrol alimentario. El consumo continuado de alimentos industrializados, con sus colores atractivos y sabores intensos, hacen “que no tengan gracia” los alimentos de origen natural.

La falta de apetito puede estar asociada a enfermedades como la depresión o las infecciones, siendo importante tratar estas enfermedades para resolver el problema. En la edad que sea, la hora de la comida debe ser un momento agradable pues si es así, estimulará aún más la voluntad de comer.

¿Qué puede causar la falta de apetito?

remedos caseros para la falta de apetito

Anorexia

La anorexia nerviosa es un modo directo relacionado con la pérdida de apetito y la sed excesiva. Este trastorno alimentario tiene como aspecto el pánico a engordar y la fijación por contener todo tipo de alimento.

La persona que es anoréxica, al verse en el espejo o en las fotografías, tiene la tendencia a encontrarse gorda y por esta causa intenta no comer. Los jóvenes adolescentes son los más propensos a prolongar este tipo de trastorno.

La anorexia acarrea, además de la pérdida de apetito y sed en exceso, una bajada en la presión arterial, insomnio y cambios en el ciclo menstrual.

Diabetes insípida

La Diabetes insípida tiene por fenómeno la pérdida de apetito y constante sentido de tener sed. Esta enfermedad es causada por el mal funcionamiento de los riñones, que no logran preservar líquidos ni filtrar la sangre.

Además los síntomas mencionados anteriormente, la diabetes insípida estimula el cuerpo para producir grandes cantidades de orina. Lo que hace que el portador de esta enfermedad deba ir al baño con mucha más frecuencia.

Sed en exceso

La sed excesiva puede ser originada por la llamada hipercalcemia, que ocurre cuando el nivel de calcio en la sangre pasa por cambios. Este procedimiento ocurre cuando el intestino absorbe el exceso de calcio, siendo eliminado por la orina.

Problemas emocionales

Algunos cambios físicos pueden estar relacionados con factores como el estrés, la tristeza y la depresión. Estos trastornos mentales pueden desconfigurar varias funciones del cuerpo, como la disminución del apetito.

En la mayoría de los casos, la pérdida de apetito está relacionada con la depresión y aparece lentamente, a diferencia de la pérdida de apetito causada por factores físicos.

La reducción de la voluntad de comer viene acompañada de la pérdida de peso, dolores de cabeza constantes y cansancio más allá de lo normal. La pérdida de apetito puede ser algo serio. Si presenta este síntoma, consulte a un médico.

Para concertar la situación, generalmente basta con la fuerza de voluntad en determinar horarios continuos de alimentación. La falta de apetito, si no es pasada por una serie de cuidados y atenciones puede ocasionar adelgazamiento, debilidad, desnutrición, un sistema inmunológico débil, y dificultad para engordar y ganar musculatura.

Otras señales psicológicas también pueden mostrarse como tristeza y depresión.

¿Cómo evitar estos problemas con tratamientos naturales?

Una consulta a un médico especialista siempre es interesante, especialmente si observa algún síntoma además de la falta de apetito. Después de realizar las pruebas pertinentes para detectar las causas, si son orgánicas, como la anemia, es necesario iniciar un tratamiento.

De cualquier forma, hay tratamientos naturales que pueden ayudar a regularizar el apetito, estimulándolo e incluso resolviendo el problema, sin causar efectos secundarios.

Remedios caseros para tratar la falta de apetito

tratamientos naturales para el apetito

Infusiones

Son grandes estimulantes digestivos! Algunos tés medicinales que se pueden utilizar para este propósito son: el té verde, manzanilla, fenogreco, jengibre, ajenjo, anís y melisa.

Receta de té para la falta de apetito

Coloque en una olla: un litro de agua con 3 hojas de limón, 1 cucharada de ramas de tomillo, 1 cucharada de raíz de apio y 2 cucharadas de alcachofa picada y deje Hervir.

Jugo de zanahoria y levadura de cerveza

Estimula el apetito de niños y adultos. Batir una zanahoria en la licuadora, transformándola en jugo, completa con agua hasta llegar a los 250ml.

Este jugo, junto con un comprimido de levadura de cerveza, debe tomarse todos los días, una hora antes del almuerzo.

Crear buenos hábitos alimenticios

Especialmente para los niños inapetentes:

  • Las comidas deben realizarse en un lugar tranquilo, sin ansiedad;
  • El niño debe ser estimulado a alimentarse de manera saludable, evitando los alimentos industrializados y comida rápida, refrescos y dulces en exceso, pero es importante mantener un equilibrio, no se puede mantener restricciones severas, sólo dar prioridad a los alimentos más saludables.
  • Los tiempos entre una comida y otra deben ser de tres horas, y deben dar preferencia a alimentos saludables, evitando los alimentos ricos en calorías, que entorpecen el apetito a la hora de las principales comidas y engordan mucho.