Inicio » Remedios Caseros Para La Estomatitis

Remedios Caseros Para La Estomatitis

La estomatitis se produce cuando múltiples heridas, conocidas como aftas, se desarrollan en la boca, lengua, encías, interior de las mejillas o se extienden por todo el esófago, causando problemas de garganta. Suele durar un promedio 10 días, y los síntomas más comunes, además de los dolores de las pequeñas úlceras, son: fiebre, cansancio, sequedad y enrojecimiento de la zona lateral de la boca.

Se produce en todas las edades, pero suele aparecer con más frecuencia en los niños. Sus causas varían, pudiendo surgir en períodos de intenso estrés o inmunidad baja. Factores como el VIH, traumas profundos, alergias o deficiencia nutricional también facilitan la manifestación de esas aftas.

La ingestión de bebidas alcohólicas y el consumo abusivo de tabaco son otras de las causas de la estomatitis aftosa. El tratamiento para aliviar los síntomas puede ser casero. En combinación con una higiene bucal correcta, derivada de un buen cepillado y uso de antisépticos, estas recetas naturales son bastante eficaces. Si aún así las heridas no desaparecen, es aconsejable que se acudas a un médico.

Remedios naturales para la estomatitis

remedios caseros para la estomatitis

Enjuagues bucales

Los enjuagues bucales en el tratamiento de la estomatitis son ideales. Coloque 60 gramos de carqueja en un litro de agua, espera 15 minutos y enjuágate la boca con el líquido. Utilízalo siempre que te cepilles los dientes o cuando lo consideres necesario.

También se puede hacer una solución de 50 gramos de albahaca seca mezclada en un litro de agua. Espera durante 15 minutos y luego úsala para enjuagarte la boca varias veces al día.

Té de hidrastis

La hidrastis es una planta con propiedades antimicrobianas, astringentes y anti-inflamatorias. Por lo tanto, su uso es recomendado contra las aftas.

Coloca una taza de la raíz de hidrastis en una olla de agua hirviendo, tapa y esperar unos 15 minutos. Luego, con el té aún tibio, haz gárgaras de forma que quede sobre el área afectada. Repite este procedimiento varias veces al día.

Fermentos y propóleos

La mezcla de fermentos lácticos (bacterias originadas de la leche), con propóleos también se indica en el tratamiento de esta enfermedad.

Clavo de la india

El clavo tiene varias propiedades analgésicas, anti-inflamatorias y antisépticas, lo que permite que quede libre de microorganismos y bacterias, además de eliminar el dolor. Masticar el clavo algunas veces durante el día.

Sal marina

Este remedio casero es sólo para aquellos que tengan el suficiente valor. La sal marina elimina todas las heridas y ayuda en la cicatrización, pero va a arder bastante. Mezclar un poco de sal con agua tibia y realizar gárgarass de dos a tres veces al día.