Inicio » Remedios Caseros y Naturales » Remedios Caseros Para Los Esguinces

Remedios Caseros Para Los Esguinces

A lo largo de nuestra vida al menos una vez dentro de la misma llegaremos a sufrir algún tipo de esguince en nuestro cuerpo. El esguince es una afección muy común de sufrir, y no sólo se da en los tobillos, aunque son los más comunes y conocidos por ser la articulación que se usa por excelencia en la vida y en todos los deportes.

En la antigüedad y aún a día de hoy, se usaban remedios caseros para los esguinces, entre ellos había múltiples variedades de remedios, hoy te traemos las más conocidas y eficaces para que puedas llevarlas a cabo desde casa sin ningún tipo de problema, aunque siempre es preferente que el doctor te vea y te recete lo adecuado a tu caso.

Causas y Síntomas de un Esguince

El esguince es una torcedura o una distensión de una articulación determinada en la que se ven perjudicados los ligamentos y tendones que en casos severos puede dar lugar a la rotura de los mismos, de ahí nace la necesidad de inmovilización mediante vendaje por parte de los médicos y el reposo que necesita dicha articulación cuando sufrimos este tipo de enfermedad.

Los ligamentos unen o conectan los huesos a la articulación, y tienen un papel muy importante que es el proteger a las articulaciones cuando el cuerpo hace movimientos muy forzados, por lo cual le quita presión a la misma. Entendido esto, podemos intuir que los esguinces se causan por la realización directa o indirecta de una serie de movimientos forzados.

remedios caseros para los esguinces

Sea realizando un deporte o por una caída sin intención, como resultado podemos causar un esguince a alguna parte de nuestro cuerpo, ya que a veces ocurren incidentes que dan lugar a movimientos forzados, siendo los más expuestos a padecerlos las zonas de rodillas y tobillos.

Los síntomas son claros siempre, en ellos entran principalmente el dolor y la hinchazón o inflamación de la zona que puede tener desgarro o no tenerlo, ya que va a depender del grado de esguince y daño que tengamos. Los esguinces varían desde el Esguince Leve, el Medio y el Moderado.

El leve va acompañado de un ligero dolor y pequeña inflamación, el medio el dolor es más fuerte y hay una inflamación visible, pudiendo dificultar la posibilidad de andar con normalidad. En el esguince moderado ya se ve bastante inflamación y dolor pronunciado que imposibilita el apoyo al andar (si es en la rodilla o el tobillo).

Ante cualquier causa o indicio de sospecha de sufrir un esguince o torcedura, lo mejor es acudir al médico para saber realmente qué ocurre.

Hay diferentes grados de esguinces y sólo un médico puede dictaminarlo, normalmente a través de una radiografía. Por lo tanto, siempre que tengas algún tipo de dolor o síntoma lo mejor es acudir a tu centro de salud más cercano.

Remedios Caseros Para Los Esguinces

A continuación te voy a citar algunos de los remedios naturales para los esguinces más famosos que hay, son los más eficaces así que si uno no te va bien puedes probar con otros ya que vas a encontrar los mejores remedios caseros para esguinces más útiles y efectivos que se han usado desde la antigüedad y que cada día están resucitando de nuevo por su eficacia.

Contraste De Temperaturas

El frío y calor es sabido que es de gran ayuda para que nuestros ligamentos se desinflamen y dejen de doler, dependiendo del grado de esguince que tengas te va a ir mejor el frío o el calor, así que toma nota.

Bolsas de hielo

La aplicación de hielo en una bosa protegido por un trapo para que no te queme la piel suele ser un buen remedio casero para los esguinces, normalmente se aconseja que se aplique este remedio sobre la zona durante unos 15 minutos hasta que cese el reposo, 3 veces al día hará que baje la inflamación.

Baños de contraste

Los baños de contraste también son muy famosos por su eficacia, estos hacen que los ligamentos se contraigan y se aflojen según la temperatura que le apliques. Para realizarlos sólo tendrás que poner dos piletas, una con agua fría y otra con agua caliente y realizar inmersiones de la zona.

Mete la zona afectada en el agua fría por 30 segundos, acto seguido haz lo mismo pero con el agua caliente, realizando este ejercicio con un total de 3 repeticiones seguidas, 3 veces al día hasta que cese el reposo prescrito por el médico.

Compresas

La aplicación de compresas también son muy conocidas, quizás las más usadas en tiempos atrás. Para realizarlas necesitarás gasas o algún trapo o tela que no uses, ya que habrá que sumergirlas en distintos líquidos según el remedio que se tercie.

Compresas de agua caliente

La aplicación de las compresas con agua caliente es muy eficaz para calmar el dolor, pero no la inflamación, este remedio te puede calmar un poco, pero no te hará que cese totalmente.

Para realizarlo tendrás que calentar agua hasta que hierva, introducir la tela o gasa, estrujarla, doblar la tela a modo de compresa y poner encima de la articulación afectada pudiendo repetir el proceso tantas veces como sea necesario.

Compresas con leche caliente y cayena

Las compresas de leche caliente y cayena se hacen de un modo parecido a las de agua, salvo que tienen más elaboración. Para hacerlas tendrás que poner a calentar 1 litro de leche con 5 cayenas trituradas, llevarla a hervir, dejar reposar unos 15 minutos para que suelte toda la propiedad la cayena.

Una vez reposada la mezcla, si no está caliente la volvemos a calentar, pero sin que llegue a hervir, introducimos la tela o gasas, estrujamos y ponemos encima de la articulación. Este remedio tiene más efecto puesto que las propiedades de la cayena antiinflamatorias y la leche en conjunción a ella, hacen que te baje la inflamación y también el dolor por la imposición del calor directo.

Compresas de vinagre de manzana

El vinagre de manzana tiene propiedades antiinflamatorias muy buenas para combatir la inflamación, para realizar estas compresas sólo tendrás que calentar el vinagre de manzana y aplicarlo al igual que en los pasos anteriores, pudiendo usarlo las veces que quieras al día.

Ungüentos

Ungüentos de veneno de abeja

Los ungüentos de veneno de abeja los puedes encontrar en algunas herboristerías, tiendas de botánica o farmacias homeopáticas, es uno de los remedios que alivia más los dolores de tipo esguince.

Pasta de arcilla roja y vinagre

Para hacer el ungüento de arcilla roja y vinagre lo primero que deberás hacer es ir a una herboristería y hacerte con la arcilla roja que es especial para los tratamientos naturópatas para las torceduras.

Cuando la tengas, calienta vinagre, a ser posible que sea de vino tinto, toma 3 cucharadas de arcilla roja y añade vinagre caliente hasta que quede una pasta ni líquida ni muy tosca, pero de textura suave. Toma una brocha y ponlo aún cuando esté caliente la mezcla sobre la articulación en cuestión.

Deja que seque el ungüento, una vez seco retíralo con agua tibia, notarás con este remedio que el dolor y la inflamación bajan un poco. Puedes repetir el proceso 3 veces al día.

Ungüento de arcilla verde

Para preparar este ungüento sólo tendrás que hacer lo siguiente, ir a una herboristería y comprar arcilla verde, que es muy buena para tratar el dolor y la inflamación muscular y de articulaciones, toma 3 cucharadas de arcilla y por otro lado haz una infusión de romero.

Cuando esté caliente, agrega la infusión previamente colada y  haces una pasta que no esté demasiado líquida, estando aún caliente aplica la masa en la zona y deja que se seque, una vez seca y con textura parecida al barro, retírala con agua tibia, notarás de esta manera más alivio y lo puedes hacer incluso 3 veces al día.

Ungüento con vaselina y cayena

Para este remedio en particular, toma vaselina neutra, puedes encontrarla en farmacias, parafarmacias y herbolarios, en un vaso pon 3 cucharadas de vaselina, tritura o pica 10 cayenas, y añádelas, calienta la mezcla un poco y después aplícala sobre la zona 20 minutos, esto lo puedes hacer 1 vez al día para no irritar la zona mucho, ya que este remedio te proporcionará sensación de quemazón.

Ungüento con clara de huevo, miel y sal

Haz una mezcla que no quede muy líquida con la yema de un huevo, 2 cucharadas de miel y 1 cucharadita de sal, aplícalo en la zona afectada y venda la zona, lo puedes mantener vendado un día entero y volver a hacerlo al día siguiente de nuevo.

Aceites esenciales

Para combatir el dolor y la inflamación puedes encontrar en parafarmacias y herbolarios los siguientes aceites, los cuales puedes aplicar 3 veces al día, no obstante mira los prospectos:

  • Aceite de criprés
  • Aceite de mejorana
  • Aceite de pimienta negra, romero y tomillo (se realiza en casa a partes iguales de especias por medio litro de aceite)
  • Aceite de ricino

Productos Homeopáticos

Hay miles de productos homeopáticos 100% naturales que puedes tomar a modo de calmante y antiinflamatorio, entre los más populares remedios caseros para los esguinces, están estos productos homeopáticos que puedes encontrar en cualquier farmacia o herbolario:

  • Árnica
  • Symphytum
  • Ledum Palustre
  • Calcárea fluorica
  • Ruta Graveolens

Otros remedios caseros populares para los esguinces

Entre el saber popular también encontraremos además de todos los remedios anteriores, consejos como mantener reposo durante 15 días, usar un vendaje elástico, la leche con cúrcuma en forma de té y las cataplasmas de ajo.