Inicio » Remedios Caseros y Naturales » Remedios Caseros Para Los Calambres

Remedios Caseros Para Los Calambres

Los calambres son una molestia bastante conocida, especialmente para las personas que se ejercitan habitualmente, también para las mujeres embarazadas y personas con ciertos problemas de salud como diabetes, trastornos vasculares o neurológicos.

¿Qué causa los calambres?

Las causas de los calambres pueden variar, puede ocurrir con el cuerpo en reposo o en actividad física debido a la fatiga muscular o mala circulación. También es muy común, especialmente para los atletas o personas que hacen mucho ejercicio, pierden una gran cantidad de líquidos y sodio, lo que predispone a que los músculos se vuelvan sensibles y sufran calambres.

La falta de minerales como el potasio, magnesio y calcio, fue una de las creencias de la aparición de los calambres durante mucho tiempo, pero ahora los médicos ponen en entredicho esa teoría, diciendo que estos minerales se pueden adquirir con la alimentación diaria.

Incluso, según los médicos, los músculos tienen mayores reservas de estos elementos que la cantidad que se pierde en la transpiración, a diferencia de lo que ocurre con el cloruro y sodio. También el consumo excesivo de fósforo contribuye a la mala absorción de calcio, otro factor que causa los calambres.

Muchas veces, el hecho de que las actividades cotidianas de ciertas personas exijan bastante de algunos músculos, puede hacer que se fatiguen y surjan los calambres con el cuerpo en reposo. Es común en los nadadores, bailarines, deportistas en general, las personas que se quedan demasiado tiempo en una misma posición, como costureras, escritores, mecanógrafos, etc.

Los calambres son contracciones musculares dolorosas que desestabilizan los músculos y, si se produce en un momento en que la persona está de pie, practicando algo de ejercicio o, nadando o haciendo otra actividad que requiera fuerza de los músculos, como un deporte extremo, por ejemplo, puede caerse o ahogarse.

Por lo tanto, además del dolor, los calambres pueden convertirse en un peligro, siendo esencial evitarlos y saber qué hacer si te surge alguno.

Cómo evitar los calambres musculares

  • Estirar bien los músculos – Antes de hacer ejercicio, estirar los músculos y después de un entrenamiento o ejercicio continuado, relajar y estirar los músculos de nuevo.
  • Beber abundantes líquidos – Beber mucha agua cada día es una necesidad para todas las personas, pero los deportistas o personas que hacen ejercicio regularmente, pierden demasiado líquido sudando, por lo que siempre debe reforzar esta necesidad bebiendo agua antes, durante y después del entrenamiento.
  • Tomar bebidas isotónicas – Recupera los minerales perdidos en el sudor y previene los calambres.

Además de todas estas precauciones, algunas otras recetas y remedios naturales pueden prevenir la aparición de calambres.

Qué hacer cuando se tiene un calambre muscular

La primera regla es no forzar el músculo contraído. Guardar reposo, relajarse, respirar profundamente y, al mismo tiempo, masajear enérgicamente el sitio. Si es posible, aplicar compresas calientes.

Si se produce el calambre en la pantorrilla, levantarse y ponerse de puntillas. Si los calambres se producen en la cama, apunte los dedos de los pies hacia el techo. Un baño con agua caliente o tomar una ducha de agua caliente puede ayudar bastante.

Algunos consejos:

  1. En el ejercicio, no forzar. Es esencial adquirir la forma de manera gradual. Empezar con el estiramiento. No forzar un músculo sobre otro. Aprende a distribuir uniformemente el esfuerzo con el grupo más amplio posible de músculos.
  2. En el caso de estrés y actividades que provoquen desgaste, para, a intervalos regulares para descansar y relajar la musculatura. Por ejemplo, un informático debe dejar al menos una vez cada hora y hacer estiramientos y ejercicios de relajación con las manos y los dedos para no fatigar los músculos.
  3. Comer alimentos ricos en minerales.
  4. La miel de abeja es rica en potasio y contiene una amplia gama de nutrientes, es uno de los mejores “antídotos” naturales para los calambres.  Los diabéticos, sin embargo, no deben utilizar la miel.

Remedios naturales para los calambres

remedios caseros para los calambres musculares

Plátanos y avena

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de aven;
  • 2 plátanos;
  • 1/2 litro de agua;
  • Miel al gusto

Prepración:

Mezclar todos los ingredientes en una licuadora y beber dos vasos de 200 ml por día.

*Comer un plátano diario ayuda a evitar los calambres musculares.

Fresas y plátanos

Ingredientes:

  • 2 tazas de fresas;
  • 300 ml de agua;
  • 1 plátano pelado;
  • 1 cucharada de nueces o frutos secos.

Preparación:

Batir todos los ingredientes en una licuadora y endulzar al gusto con edulcorante, miel, azúcar moreno, etc.

Vinagre de manzana

Mezclar una cuchara de miel, una cuchara de vinagre de sidra de manzana y una cuchara (sopera) de lactato de calcio en medio vaso de agua y beber una vez al día.

Recomendaciones para evitar y prevenir los calambres

  • Asegúrate de tener una dieta saludable. La probabilidad de desarrollar calambres musculares puede reducirse cuando los alimentos de la dieta contienen vitamina B12, ácido fólico, vitamina E, niacina, calcio, magnesio y potasio.
  • Beber grandes cantidades de líquido antes, durante y después de la actividad física prolongada, sobre todo en verano. Se aconseja bebidas mineralizadas, agua y zumos a base de plátanos y albaricoques.
  • Llevar ropa cómoda. Si sientes que un calambre está a punto de suceder, se recomienda a aflojar la ropa ajustada para dar un poco de espacio a los músculos.
  • Ejercer a través de un programa adecuado de estiramiento. El estiramiento antes del ejercicio es importante para que los músculos estén menos tensos y tengan menos posibilidades de sufrir lesiones o calambres.
  • Evitar hacer ejercicio en temperaturas extremas, ya sea calor o frío.
  • Tomar un baño con agua caliente antes de acostarse puede favorecer la circulación en las piernas y reducir la incidencia de calambres nocturnos.
  • Practicar la relajación y técnicas de meditación ayudan a reducir el dolor asociado con los espasmos y dolores musculares.