¿Qué es la salud ambiental?

;No siempre lo vemos, pero nuestro entorno está dando forma a nuestra salud en cada momento de cada día. Dónde vivimos, qué comemos y cómo interactuamos con el mundo que nos rodea puede inclinar la balanza (a veces literalmente) entre saludable o no. Ahí es donde entran en juego los profesionales, las políticas y los programas de salud ambiental.

Si bien tendemos a pensar en la salud en términos de elecciones personales, como si hacemos ejercicio o nos vacunamos , muchas cosas externas pueden influir en nuestra salud, incluso si nos enfermamos o lesionamos. Los factores estresantes y las ventajas ambientales ayudan a dar forma a los tipos de elecciones que usted hace, o en algunos casos, a tomar las decisiones por usted.

Definición

Muchas personas a menudo piensan en la salud ambiental en términos de aire y agua limpios, pero las fuerzas ambientales naturales, incluidas cosas como el calentamiento global, son solo una pieza de un rompecabezas mayor.

La salud ambiental es el; ;campo de la salud pública que monitorea y aborda aquellos factores físicos, químicos y biológicos sobre los cuales podríamos no tener control directo, pero que pueden afectar nuestra salud de todos modos. Por ejemplo, si vive en un vecindario con aceras inseguras o aire contaminado, es difícil salir y hacer ejercicio. Del mismo modo, con qué se construyó su casa, qué insectos viven cerca y a qué alimentos tiene acceso puede afectar su salud y la de su familia.

En pocas palabras, la salud ambiental es el área de la salud pública que se ocupa de todas las diferentes formas en que el mundo que nos rodea puede afectar nuestro bienestar físico y mental.

Areas de Salud Ambiental

La salud ambiental es uno de los campos más grandes dentro de la salud pública debido a las innumerables formas en que las fuerzas externas pueden afectar la forma en que comemos, vivimos y crecemos. Estas fuerzas pueden ser para abordar nuestro entorno natural (como en el caso del agua limpia o el saneamiento), pero también pueden ser la consecuencia de las acciones de los seres humanos, incluidas las normas sociales.

Los objetivos de salud ambiental de Healthy People 2020 destacan seis áreas clave que abarcan las diversas formas en que la salud ambiental es crucial para la salud de las comunidades.

Calidad del aire

El aire no es negociable para los humanos. Lo necesitamos para sobrevivir, pero no siempre nos preocupamos por mantenerlo limpio, y eso puede tener un impacto significativo en nuestra salud.

La mala calidad del aire se ha relacionado con una amplia gama de problemas de salud, incluidos el SMSL, el cáncer de pulmón y la EPOC . La contaminación del aire también está relacionada con el bajo peso al nacer. Un estudio publicado en 2005 encontró que los bebés nacidos de mujeres embarazadas expuestas a altos niveles de ozono durante el segundo y tercer trimestre tenían más probabilidades de nacer con un peso al nacer más bajo que sus pares no expuestos. El efecto fue similar al observado en bebés cuyas madres fumaron durante el embarazo.

La Ley de Aire Limpio de 1970 buscó cambiar todo eso. Fue la primera vez que el gobierno federal asumió la responsabilidad de proteger la calidad del aire de todos los ciudadanos estadounidenses al regular las emisiones nocivas de cosas como automóviles y fábricas. La ley se expandió más tarde en 1990 para abordar la lluvia ácida y el agotamiento del ozono, y está funcionando. En su informe prospectivo de 2011, la Agencia de Protección Ambiental proyectó que la Ley de Aire Limpio evitaría más de 230,000 muertes prematuras para 2020.

Agua y sanitización

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, se estima que 780 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a agua potable segura, y 2.500 millones (o aproximadamente un tercio de la población de la Tierra) carecen de servicios de saneamiento adecuados como baños limpios. El impacto de esto es asombroso. Se estima que 2.200 niños mueren cada día en todo el mundo por enfermedades diarreicas relacionadas con el agua y el saneamiento inadecuados.

El simple acto de filtrar y clorar los sistemas de agua en los Estados Unidos ha resultado en disminuciones significativas en enfermedades que alguna vez fueron comunes como la fiebre tifoidea . Según una estimación, por cada $ 1 invertido en tecnologías de agua limpia, el país recupera $ 23 en ahorros de costos médicos y sociales asociados, y ese agua limpia fue responsable de la mayor parte de la disminución de la mortalidad infantil en el país.

Sustancias tóxicas y desechos peligrosos

La toxicología, es decir, el área de la ciencia dedicada a comprender cómo las sustancias químicas y las sustancias pueden afectar a las personas y sus alrededores, es un campo importante en la salud ambiental. Muchos de los materiales necesarios para avanzar en las industrias y la tecnología, como los metales pesados ​​o incluso algunos plásticos, también pueden dañar el cuerpo humano e incluso provocar afecciones médicas graves.

Uno de los ejemplos más recientes y altamente publicitados de este hecho es la crisis del agua de pedernal. Cuando se dio a conocer en 2015 que el agua potable en Flint, Michigan, estaba cargada de plomo, provocó una gran indignación y temor entre las familias. Si los niños beben o digieren plomo, puede provocar complicaciones de salud a largo plazo, incluido daño cerebral, y en el caso de Flint, fueron los niños económicamente desfavorecidos los más afectados.

Más del 40 por ciento de la población en Flint vive por debajo del umbral de pobreza, aproximadamente 2.8 veces la tasa de pobreza promedio nacional en los Estados Unidos. El condado donde reside la ciudad tiene un historial de mala salud, ocupando el puesto 81 de 82 condados de Michigan por resultados de salud. La crisis fue un excelente ejemplo de cómo los problemas de salud ambiental a menudo perjudican a aquellos cuyo estado de salud ya está en mayor riesgo.

Casas y comunidades

Pasamos la mayor parte de nuestro tiempo en el hogar, el trabajo o la escuela, por lo que es importante que estos lugares estén seguros con riesgos mínimos, y que conduzcan a un estilo de vida saludable. Cuando un vecindario tiene mucha violencia, por ejemplo, es posible que las familias no salgan a hacer ejercicio. Cuando las carreteras no se mantienen adecuadamente, puede provocar más accidentes automovilísticos.

Un campo emergente en esta área de la salud ambiental es el del acceso a los alimentos. Muchos vecindarios en todo Estados Unidos no tienen tiendas de abarrotes de servicio completo cerca. En su ausencia, los residentes a menudo tienen que depender de tiendas de conveniencia, como las que se encuentran en las estaciones de servicio, para comprar sus alimentos. Esto puede ser costoso, pero lo más importante, puede significar menos o menos opciones de calidad para frutas y verduras frescas, una parte vital de una dieta saludable. Para las familias en estas áreas, puede ser una lucha tomar decisiones saludables, exacerbando especialmente las disparidades de salud existentes ;para las poblaciones minoritarias y de bajos ingresos.

En un esfuerzo por compensar el impacto de estos «desiertos alimentarios», los profesionales de la salud ambiental instan a las comunidades a establecer jardines públicos donde los residentes puedan cultivar y cosechar sus propios productos frescos, mejorar el acceso al transporte público a supermercados de servicio completo y mercados de agricultores, y cambiar las leyes de zonificación para incentivar a los minoristas a ofrecer opciones de alimentos más saludables .

Infraestructura y Vigilancia;

Una pieza principal de cualquier estrategia de salud pública es la información. Al comprender cuáles son los riesgos y dónde los profesionales de la salud ambiental pueden implementar mejor los recursos para prevenirlos o combatirlos. Esto incluye investigar y responder a enfermedades (un campo llamado; epidemiología) , así como detectar poblaciones en busca de peligros y establecer programas de vigilancia.

Las actividades de vigilancia implican salir y buscar problemas de salud particulares (vigilancia activa) o pedirles a profesionales de otros campos, como la medicina o la agricultura, que alerten a las agencias de salud ambiental cuando se encuentren con ellos (vigilancia pasiva).

Un ejemplo de esto en acción son las actividades de vigilancia y reducción de mosquitos. Estos programas prueban los mosquitos para ciertas cosas, incluida la presencia de infecciones peligrosas como; el virus del Zika , y también monitorean las poblaciones para garantizar que las medidas de control estén funcionando. Esta información puede ayudar a los funcionarios de salud a saber qué vigilar en los consultorios médicos, dirigir a los gobiernos locales sobre dónde y cómo rociar mejor los mosquitos, y alertar al público si una enfermedad transmitida por mosquitos se está propagando en el área.

Salud ambiental global

En las próximas décadas, los profesionales de la salud ambiental se preparan para un clima más cálido y húmedo que probablemente provocará o exacerbará las amenazas a nuestra salud pública en todo el mundo.

A medida que aumentan las temperaturas, por ejemplo, los mosquitos portadores de enfermedades pueden vivir en áreas que antes eran demasiado frías para sobrevivir, aumentando la cantidad de personas afectadas por enfermedades transmitidas por vectores como el dengue y la malaria . A medida que aumenta el nivel del mar, ciudades costeras enteras y naciones insulares corren el riesgo de inundarse, enviando potencialmente a millones de personas desplazadas a zonas abarrotadas donde las enfermedades pueden propagarse rápidamente.

A medida que los eventos climáticos extremos se vuelven más frecuentes, los funcionarios de salud anticipan más años como 2017, donde tormentas e inundaciones consecutivas en lugares como Houston, Florida y Puerto Rico destruyeron hogares, facilitaron la propagación de enfermedades y dejaron a millones sin electricidad.

Proteger la salud del planeta es fundamental para mejorar y mantener la salud de toda la población mundial. A pesar de que los resultados de salud han mejorado significativamente durante el siglo pasado, en naciones ricas como los Estados Unidos en particular, los peligros ambientales y las enfermedades infecciosas no conocen límites geopolíticos. La gente hoy viaja más lejos y con más frecuencia que nunca, y los conflictos en áreas como Siria, Afganistán y Sudán del Sur están causando que millones de personas huyan de sus hogares.

Estos aumentos en los movimientos transfronterizos y continentales tienen el potencial de amenazar los esfuerzos de prevención de enfermedades y sobreextender la infraestructura existente. Por eso es crucial que los países miren más allá de sus fronteras para mejorar la salud de la población mundial, no solo la suya.

Cómo puedes ayudar

A diferencia de la dieta y el ejercicio, muchos factores de salud ambiental no son algo que pueda manejarse exclusivamente a nivel individual. Combatir el riesgo que representan a menudo requiere leyes, políticas y programas a nivel local, federal e internacional.

No es realista, por ejemplo, que todos inspeccionen las cocinas de los restaurantes que frecuentan o que prueben el agua en busca de metales pesados. Es por eso que contamos con inspectores y toxicólogos de seguridad alimentaria capacitados y calificados que utilizan medidas rígidas y estandarizadas de detección e inspección para garantizar que nuestros alimentos y agua sean seguros para el consumo. Se necesita un esfuerzo integral y coordinado en un vasto sistema de salud ambiental para proteger la salud y la seguridad de las comunidades en todo el país y el mundo.

Dicho esto, hay muchas cosas que puede hacer para proteger la salud y seguridad ambiental de su comunidad y de todo el planeta. Puede ayudar a mejorar la calidad del aire montando su bicicleta, tomando transporte masivo o cambiando a teletrabajo en lugar de conducir un automóvil hacia

Fuentes

Categorías