Precauciones de ejercicio durante el tratamiento del cáncer de sangre

Los beneficios del ejercicio durante el tratamiento del cáncer están bien documentados. La actividad física regular puede ayudarlo a vencer la tristeza del tratamiento y controlar ciertos efectos secundarios como la fatiga y el dolor . Pero, los pacientes con cánceres de sangre y médula ósea como leucemia, linfoma y mieloma pueden tener preocupaciones únicas cuando se trata de ejercicio seguro y saludable. Aquí hay algunas cosas en las que debe pensar antes de comenzar o continuar con su programa de ejercicios.

Considere sus recuentos de células sanguíneas cuando planifique el ejercicio

Los cánceres de sangre y médula, así como sus tratamientos, pueden causar una disminución en la cantidad de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas sanas que tiene en su circulación. Estos recuentos celulares reducidos pueden hacer que su régimen de ejercicio sea riesgoso o incluso inseguro.

  • Bajos niveles de glóbulos blancos (neutropenia): cuando el recuento de glóbulos blancos es bajo, tiene una capacidad disminuida para combatir las infecciones. En este momento, debe evitar las multitudes y mantener su rutina de ejercicios más cerca de casa. Los gimnasios, las piscinas y los vestuarios aumentan el riesgo de exponerse a virus o bacterias que pueden enfermarlo. Si tiene fiebre, no se esfuerce para hacer ejercicio. Tómese un tiempo libre para ayudar a su cuerpo a sanar y recuperarse.
  • Nivel bajo de glóbulos rojos (anemia): los glóbulos rojos transportan oxígeno a sus órganos y tejidos. Cuando están bajos, es posible que no puedan mantenerse al día con la mayor demanda que se aplica a su cuerpo durante el ejercicio. Puede notar que se cansa mucho más fácilmente y puede tener dificultades para recuperar el aliento cuando se esfuerza. Durante los momentos en que tiene un recuento bajo de glóbulos rojos, debe retroceder en la intensidad de sus entrenamientos, o evitarlos por completo según el consejo de su médico.
  • Recuentos bajos de plaquetas (trombocitopenia): las plaquetas son responsables de formar coágulos en su cuerpo. Cuando disminuyen sus números , tiene más riesgo de sangrado y hematomas. Por esta razón, debe evitar actividades en las que pueda tener un alto riesgo de caídas o lesiones. Puedes elegir usar bandas de resistencia en lugar de pesos pesados ​​que podrías soltar. También debe mantenerse alejado de los deportes de contacto durante este tiempo.

    La seguridad es lo primero con el ejercicio durante el tratamiento del cáncer

    Además de los recuentos de células, los pacientes con cáncer de sangre y médula tienen algunos puntos de seguridad a tener en cuenta:

    • Si tiene un catéter venoso central (CVC) , deberá asegurarse de que esté bien asegurado antes de las actividades de ejercicio. El CVC tunelizado se puede meter en un sostén deportivo, o pegar con cinta adhesiva o sujetar a su cuerpo. El CVC periférico (líneas PICC) se debe pegar con cinta adhesiva o envolver de forma segura para evitar que se desalojen. Pregúntele a su equipo de atención médica sobre las limitaciones de actividad para su brazo PICC.
    • Los pacientes con CVC y aquellos que han recibido radioterapia también deben evitar la natación y los jacuzzis para evitar infecciones.
    • Los pacientes con mieloma tienen un mayor riesgo de fracturas y daños óseos. Debe evitar actividades de alto riesgo y aquellas con contacto corporal.
    • Haga ejercicio con un amigo, tanto para motivarlo como para mantenerse a salvo.
    • Siempre consulte con su profesional de la salud antes de comenzar cualquier programa de ejercicios.

    Ejercite las emergencias para estar al tanto

    Mantenga a su equipo de atención médica al tanto de sus actividades de ejercicio y sea monitoreado regularmente (asista a sus citas) para asegurarse de que no se ponga en riesgo con su programa. Sin embargo, hay momentos en que no puede esperar la próxima cita y necesita buscar atención médica más urgente.

    Obtenga ayuda inmediata si desarrolla:

    • Dolor en el pecho o palpitaciones
    • Cambios en su visión.
    • Mareo
    • Confusión
    • Dolor de pierna
    • Falta de aliento repentina
    • Dolor inusual en sus huesos o articulaciones.
    • Náuseas y vómitos repentinos
    • Desmayos
    • Moretones inusuales

    Fuentes

    • Coleman, E., Hall-Barrow, J., Coon, S., Stewart, C. “Facilitating Exercise Adherence for Patients with Multiple Myeloma” Clinical Journal of Oncology Nursing 2003. 7: 529-540.
    • Coon, S., Coleman, E. “Keep Moving: Patients with Myeloma Talk About Exercise and Fatigue” Oncology Nursing Forum 2004. 31: 1127-1135.
    • Hacker, E., Larson, J., Peace, D. “Exercise in Patients Receiving Hematopoietic Stem Cell Transplantation: Lessons Learned and Results From a Feasibility Study” Oncology Nursing Forum 2011. 38: 216-223.
    • Hacker, E. “Exercise and Quality of Life: Strengthening the Connections” Clinical Journal of Oncology Nursing 2009. 13: 31-39.
    • Hanna, L., Avila, P., Meteer, J., Nicholas, D., Kaminsky, L. “The Effects of a Comprehensive Exercise Program on Physical Function, Fatigue, and Mood in Patients with Various Types of Cancer” Oncology Nursing Forum 2008. 35: 461-469.
    • McLaughlin, T., Wittstein, E., White, T., Czaplinski, C., Gerard, S. “Moving to Wellness: A Pilot Examining a Nurse-Driven Exercise Program in Acutely Ill Patients with Cancer” Clinical Journal of Oncology Nursing2012. 16: E105-110.

    Categorías