Plan de dieta de hipotiroidismo

El hipotiroidismo ocurre cuando los niveles de las dos hormonas tiroideas, triyodotironina (T3) y tiroxina (T4), son demasiado bajos. Aunque cambiar su dieta por sí solo no es suficiente para restaurar los niveles normales de la hormona tiroidea, evitar algunos alimentos y comer más de otros puede mejorar la absorción de estas hormonas por parte de su cuerpo.

Los alimentos que deben evitarse

Muchos alimentos y suplementos comunes contienen compuestos que interfieren con la función tiroidea. En general, es mejor evitar lo siguiente:

Soja

Los estudios sugieren que los fitoestrógenos en la soya y los alimentos ricos en soya pueden inhibir la actividad de una enzima que produce hormonas tiroideas. Un estudio encontró que las mujeres que consumían suplementos de soya tenían tres veces más probabilidades de desarrollar hipotiroidismo.

Alimentos ricos en yodo

Algunas formas de hipotiroidismo son causadas por la falta de suficiente yodo. En tales casos, usar sal yodada o alimentos enriquecidos con yodopuede ser beneficioso Fuente de confianza. Pero comer demasiado yodo puede tener el efecto contrario y suprimir la actividad de la glándula tiroides. Consulte con su médico antes de tomar suplementos.

Suplementos de hierro y calcio.

Tomar suplementos de hierro o calcio también puede cambiar la efectividad de muchos medicamentos para la tiroides.

Alimentos ricos en fibra

Aunque generalmente se recomienda una dieta alta en fibra, el consumo de demasiada fibra justo después de tomar medicamentos para la tiroides puede interferir con su absorción. Espere dos horas antes de comer una comida rica en fibra (una con más de aproximadamente 15 gramos de fibra).

Ciertas verduras

Las verduras crucíferas que son ricas en fibra, como el brócoli, el repollo, la espinaca, la col rizada y las coles de Bruselas, pueden inhibir la absorción de la medicación tiroidea. Puede ayudar reducir las cantidades de tales productos en la mañana justo después de tomar su medicamento.

La cafeína, el tabaco y el alcohol también pueden influir en la efectividad de la medicina tiroidea. Pídale consejos a su médico sobre cómo regular o reducir su consumo.

Alimentos para comer

Los alimentos ricos en nutrientes que mejoran su salud también pueden beneficiar a su glándula tiroides. Ciertos compuestos y suplementos también pueden ayudar. Éstos incluyen:

Frutas y verduras ricas en antioxidantes

Los arándanos, tomates, pimientos y otros alimentos ricos en antioxidantes pueden mejorar la salud general y beneficiar a la glándula tiroides. Comer alimentos ricos en vitaminas B, como los granos integrales, también puede ayudar.

Selenio

Se necesitan pequeñas cantidades de selenio para que las enzimas que producen las hormonas tiroideas funcionen correctamente. Comer alimentos ricos en selenio, como semillas de girasol o nueces de Brasil, puede ser beneficioso.

Tirosina

La glándula tiroides usa este aminoácido para producir T3 y T4. Buenas fuentes de tirosina son las carnes, los lácteos y las legumbres. Tomar un suplemento puede ayudar, pero consulte a su médico de antemano.

Planes de dieta y suplementos herbales.

El hipotiroidismo no tiene que impedir o limitar que siga un estilo de vida saludable. Las personas con hipotiroidismo pueden elegir ser vegetarianas, comer alimentos ricos en proteínas y evitar los ingredientes que pueden causar alergia.

También puede decidir usar medicamentos alternativos para el hipotiroidismo. Algunos extractos de plantas, como ashwagandha ( Withania somnifera ), coleo ( Coleus forskohlii ), gotu kola ( Centella asiatica ) y guggul ( Commiphora mukul ), pueden aliviar los síntomas de hipotiroidismo. Sin embargo, la evidencia para respaldar estas afirmaciones es limitada. Siempre hable con su médico antes de realizar cambios importantes en sus hábitos alimenticios o antes de tomar cualquier suplemento. Hacer que su médico revise periódicamente sus niveles de tiroides también puede proporcionarle información sobre cómo los cambios en su estilo de vida están afectando su tiroides y su metabolismo general.

5 fuentes

  • Kempkea, J., Hussain, H., Bhan, B. y Graves, L. (2015). Tratamiento de la malabsorción de tiroxina. Journal of Endocrinology and Metabolism, 5 (1-2), 192-195
    jofem.org/index.php/jofem/article/view/277/332
  • Sathyapalan, T.,
    Manuchehri, A. M., Thatcher, N. J., Rigby, A. S., Chapman, T., Kilpatrick,
    E. S., & Atkin, S. L. (2011). The Effect of soy phytoestrogen supplementation
    on thyroid status and cardiovascular risk markers in patients with subclinical
    hypothyroidism: a randomized, double-blind, crossover study.The
    Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 96(5). Retrieved
    from
    press.endocrine.org/doi/full/10.1210/jc.2010-2255
  • Schomburg, L. (2012).
    Selenium, selenoproteins and the thyroid gland: interactions in health and
    disease.Nature Reviews Endocrinology, 8, 160-171. Retrieved
    from
    nature.com/nrendo/journal/v8/n3/abs/nrendo.2011.174.html
  • Triggiani, V., Tafaro, E., Giagulli, VA, Sabbà, C., Resta, F., Licchelli, B., y Guastamacchia, E. (2009) Papel del yodo, selenio y otros micronutrientes en la función tiroidea y los trastornos [Resumen]. Trastornos endocrinos, metabólicos e inmunes: objetivos farmacológicos, 9 (3), 277-94. Recuperado de
    ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19594417
  • Yarnell, E. y Abascal, K. (2006). Medicina botánica para la regulación de la tiroides. Terapias alternativas y complementarias, 12 (3), 107-112 en línea.liebertpub.com / doi / abs / 10.1089 /
    act.2006.12.107
  • Categorías