Placenta previa: síntomas, tratamientos y causas

¿Qué es la vista previa de la placenta?

La placenta previa es la implantación de la placenta en la parte inferior de la cavidad uterina, cubriendo el orificio interno del cuello uterino (canal de parto) o cerca de él. La placenta es una estructura que proporciona alimento y oxígeno al bebé, además de eliminar los desechos en la sangre del feto.

Durante el embarazo, la placenta se mueve a medida que el útero se extiende y crece. En general, la placenta es más baja en las primeras etapas del embarazo, pero tiende a moverse hacia arriba a medida que avanza el embarazo. En el tercer trimestre, la placenta debe estar cerca de la parte superior del útero para que el cuello uterino tenga una ruta clara hacia el parto. Si la placenta está demasiado cerca de la abertura interna del cuello uterino, o si se implanta parcial o totalmente en el cuello uterino, ésta es una afección conocida como placenta previa o placenta baja, y puede aumentar el riesgo de hemorragia grave antes o durante el trabajo de parto.

Embarazo: paso a paso para un embarazo saludable

Tipos

Existen cuatro tipos de placenta previa. El tipo de placenta previa define el tratamiento más apropiado y si la madre debe someterse a una cesárea o puede elegir un parto normal. Es importante destacar que todos los tipos de placenta previa pueden causar sangrado intenso en algún momento, lo que implica la necesidad de una cesárea de emergencia.

Vista previa parcial de la placenta

La placenta cubre parcialmente la abertura del cuello uterino. En este caso, el parto vaginal todavía es posible, pero depende de qué tanto la placenta esté cubriendo la abertura del útero. Si es necesario, se realizará una cesárea.

Placenta baja

Este tipo comienza al principio del embarazo, con la placenta ya localizada más baja de lo normal. Sin embargo, el canal no está obstruido y existe la posibilidad de realizar partos vaginales.

Vista previa marginal

La placenta previa marginal ocurre cuando la parte inferior de la placenta toca los márgenes del orificio interno del cuello uterino. Cualquier superposición durante el parto puede causar sangrado menor. Sin embargo, los partos vaginales suelen ser seguros.

Vista previa completa

Este es el tipo más severo, con la placenta cubriendo todo el orificio interno del cuello uterino. Se recomienda una cesárea y, en casos graves, es posible que el bebé tenga que nacer prematuramente.

Causas

Cuando se produce la fecundación del óvulo, éste presenta dos regiones distintas, una que dará origen al embrión y otra que dará origen a la placenta. Normalmente, la placentación ocurre en la región del cuerpo o cerca del fondo de la cavidad uterina, por lo tanto lejos del orificio interno del cuello uterino. En algunos casos, esta implantación se produce en la parte inferior de la cavidad uterina, lo que puede predisponer a la aparición de placenta de inserción baja o incluso de la placenta previa.

No sabes exactamente qué causa la placenta previa. Sin embargo, se han asociado con tipos persistentes de placenta previa:

  • Cicatrices del revestimiento del útero, como las que se forman en las cirugías
  • Placentas grandes, como las que se forman en embarazos múltiples
  • Mujeres de 35 años o más durante el embarazo
  • Antecedentes personales de placenta previa.

Factores de riesgo

La placenta previa es mayor en personas que han tenido cirugías previas que involucran el útero, tales como:

  • Cesárea
  • Extirpación del mioma uterino
  • Dilatación y curetaje.

La placenta previa también es más común entre las mujeres que..:

  • Haber tenido un nacimiento antes
  • Sufrió de placenta previa en embarazos anteriores
  • Están generando más de un feto
  • 35 años de edad o más
  • Fumar
  • Usan cocaína.

Síntomas

Síntomas previos de la placenta

Es común que la placenta previa no presente ningún síntoma, siendo diagnosticada en exámenes de rutina. Sin embargo, puede haber algunas señales de advertencia, tales como:

  • Cólico
  • Sangrado que comienza, se detiene y vuelve a comenzar días o semanas después
  • Sangrado después de tener relaciones sexuales
  • Sangrado en el embarazo, especialmente en la segunda mitad.

Diagnóstico y exámenes

Buscar ayuda médica

Llame a su médico o busque atención médica de emergencia inmediatamente si usted:

  • Experimentar sangrado vaginal intenso durante el primer trimestre del embarazo
  • Tiene cualquier sangrado vaginal en el segundo o tercer trimestre.

En la cita con el médico

Si ha estado embarazada durante más de 12 semanas y presenta sangrado vaginal, concierte una cita con su ginecólogo. El médico puede recomendar atención médica urgente dependiendo de los síntomas, la historia clínica personal y el período de embarazo. Si sospecha de un problema, haga una cita y exprese su preocupación.

Estar preparado para la consulta puede facilitar el diagnóstico y optimizar el tiempo. De esta manera, usted puede llegar a la consulta con alguna información:

  • Una lista de todos los síntomas y cuánto tiempo han estado presentes
  • Historial médico, incluyendo otras condiciones que el paciente tiene y medicamentos o suplementos que el paciente toma regularmente
  • Si es posible, pídale a alguien que lo acompañe.

El médico probablemente le hará una serie de preguntas, tales como…:

  • ¿Cuándo ocurrió el sangrado vaginal?
  • ¿Ocurrió más de una vez?
  • ¿Qué tan grave es la hemorragia?
  • ¿Está acompañado de dolor o contracciones?
  • ¿Ha tenido alguna vez cirugía uterina, cesárea, extirpación del mioma o dilatación y legrado?
  • ¿Fumas? ¿Cuánto?
  • ¿A qué distancia vive del hospital?
  • ¿Cuánto tiempo se tardaría en llegar al hospital en caso de emergencia, incluido el tiempo para organizar el cuidado de los niños y el transporte?
  • ¿Hay alguien alrededor que pueda cuidarte si necesitas descansar?

También es importante llevar sus preguntas a la consulta escrita, empezando por la más importante. Esto asegura que usted obtendrá respuestas a todas las preguntas relevantes antes de que termine la consulta. Para la placenta previa, algunas preguntas básicas incluyen:

  • ¿Tengo placenta previa?
  • ¿Qué tratamiento recomienda?
  • ¿Qué cuidados debo tener durante el resto de mi embarazo?
  • ¿Debo hacer una restricción? ¿Por cuánto tiempo?
  • ¿Qué signos o síntomas debo tener en cuenta?
  • ¿Puedo tener un parto vaginal?
  • ¿Esta condición aumenta el riesgo de complicaciones en un embarazo futuro?

No dude en hacer otras preguntas si surgen en el momento de la consulta.

Diagnóstico previo de la placenta

La mayoría de los casos de placenta previa se diagnostican en el segundo trimestre del embarazo, durante una ecografía de rutina. Pero puede ser que la placenta previa se diagnostique después de un sangrado vaginal durante el embarazo, lo que requerirá un ultrasonido para la investigación. En algunas situaciones, la placenta previa sólo se descubre en un sangrado durante o cerca del parto.

No se realizará un examen pélvico a menos que se requiera una cesárea de emergencia. Un examen pélvico puede dañar la placenta y causar sangrado más severo.

Tratamiento y cuidado

Tratamiento previo de la placenta

El tipo de tratamiento dependerá:

  • La cantidad de sangrado
  • Cuánto afecta el problema a su salud y la salud de su bebé
  • Qué tan cerca está la fecha de entrega.

Si la placenta previa se descubre al comienzo del embarazo, las probabilidades de mejorar por su cuenta son altas. La posición de la placenta puede cambiar a medida que el útero crece. Por lo tanto, hasta el final del embarazo, la placenta puede estar en el lugar correcto.

Si el diagnóstico ocurre después de la vigésima semana de embarazo y no hay sangrado, se necesitará algún cuidado para evitar una visita de emergencia al hospital:

  • Evite todas las actividades extenuantes como correr o levantar pesas
  • .

  • No tengas relaciones sexuales ni te metas nada en la vagina
  • Busque ayuda médica de emergencia si hay algún sangrado vaginal.

Si hay algún sangrado, puede ser necesaria la hospitalización. Si la fecha prevista de parto está próxima, se puede realizar una cesárea de emergencia, ya que el parto vaginal podría alterar la placenta y causar hemorragia grave.

Si el sangrado puede retrasarse o detenerse, el personal médico puede retrasar el parto y vigilarla a usted y a su bebé de cerca. El doctor puede hacerlo:

  • Monitoreo cardiaco fetal para revisar la condición de su bebé
  • Amniocentesis para determinar si los pulmones del bebé están completamente “maduros”.

Puede que lo necesites:

  • Una transfusión de sangre si pierde demasiada sangre
  • Medicamentos esteroides, si no está cerca de su fecha probable de parto. Los medicamentos ayudan a acelerar el desarrollo pulmonar y a preparar a su bebé para el parto
  • .

  • Maniobras para retrasar o detener las contracciones si está en trabajo de parto prematuro.

Vivir juntos (pronóstico)

Viviendo juntos / Pronóstico

Obtenga más información sobre la placenta previa

Recolectar información sobre su condición puede ayudar a reducir el miedo. Hable con su médico, investigue un poco y conéctese con otras mujeres que ya han tenido placenta previa.

Prepárese para una cesárea

La placenta previa puede prevenir el parto normal. Recuerde que la salud de su bebé y la suya es más importante que el tipo de parto o su deseo de tener un parto vaginal.

Disfrute de su descanso

Ya que usted necesitará permanecer en reposo, trate de usar este tiempo para planear la llegada de su bebé. Lea más sobre el cuidado del recién nacido o utilice este tiempo para organizar sus finanzas, sus viejos álbumes de fotos o para ponerse al día con sus estudios.

Tenga cuidado

Haz cosas que te hagan feliz, como leer un buen libro o escuchar una canción que te guste. Llama a tus amigos para que te visiten o pídele ayuda a tu pareja con la tarea si la haces tú.

Posibles complicaciones

Si usted tiene placenta previa, necesitará seguimiento para reducir el riesgo de complicaciones, tales como:

  • Sangrado vaginal severo, que puede ocurrir durante el trabajo de parto o en las primeras horas después del trabajo de parto
  • .

  • Nacimiento prematuro, ya que el sangrado severo puede requerir una cesárea de emergencia.

Prevención

Prevención

Como se desconocen las causas de la placenta previa, no es posible prevenir el problema. Lo ideal es que usted reciba atención prenatal y notifique a su médico si nota cualquier cambio o sangrado durante el embarazo.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.