Pie diabético: síntomas, tratamientos y causas

¿Qué es el Pie Diabético?

El pie diabético es una complicación de la Diabetes mellitus y ocurre cuando un área lesionada o infectada en los pies desarrolla una úlcera (herida). Puede ocurrir cuando la circulación sanguínea es deficiente y los niveles de glucosa en la sangre están mal controlados. Cualquier lesión en los pies debe ser tratada rápidamente para evitar complicaciones que podrían llevar a la amputación de la extremidad afectada.

La diabetes es un síndrome metabólico de origen múltiple que resulta de la falta de insulina y/o de la incapacidad de la insulina para ejercer adecuadamente sus efectos, causando un aumento de la glucosa (azúcar) en la sangre.

La diabetes ocurre porque el páncreas no es capaz de producir la hormona insulina en cantidad suficiente para satisfacer las necesidades del cuerpo, o porque esta hormona no es capaz de actuar adecuadamente (resistencia a la insulina). La insulina promueve una reducción de la glucosa en la sangre al permitir que el azúcar que está presente en la sangre penetre en las células para ser utilizada como fuente de energía. Por lo tanto, si hay una falta de esta hormona, o incluso si no actúa correctamente, habrá un aumento de la glucosa en la sangre y, en consecuencia, de la diabetes.

Síntomas del pie diabético

En cualquier momento en que un paciente diabético, la mayoría de las veces mal controlado, nota una anomalía en su pie, ya sea de sensación, temperatura, color, deformidad de los huesos o tejidos del pie de esta región, presencia de inflamación o infección, nos enfrentamos a la posibilidad de un pie diabético.

Los síntomas más frecuentes son hormigueo y sensación de ardor (que normalmente mejora con el ejercicio). La disminución de la sensibilidad puede presentarse como lesiones traumáticas indoloras, a veces el diabético se lastima y no se da cuenta y esta lesión puede aumentar e infectarse, o por informes, como perder el zapato sin darse cuenta.

Factores de riesgo

Sabemos que algunos diabéticos tienen una mayor tendencia a desarrollar problemas en los pies. Pero algunos factores implicarán un mayor riesgo: altos niveles de glucosa y hemoglobina glicosilada, lo que indica un mal control de la enfermedad, predisponen a más complicaciones.

La falta de cuidado de los pies también causa problemas. Es importante que los diabéticos presten mucha atención cuando se corten las uñas de los pies, las mantengan calientes y protegidas en todo momento y elijan zapatos cómodos.

Prevención

Prevención

Los pies deben ser inspeccionados diariamente para detectar pequeñas heridas, ampollas, áreas rojizas, cambios en las uñas, prominencias óseas y cambios en la forma de los pies. La inspección debe incluir necesariamente la planta de los pies. Esta inspección a menudo requiere el uso de un espejo. En los casos en los que hay un problema de visión, es importante contar con la ayuda de otra persona.

pie diabético

Se debe tener especial cuidado al elegir el zapato, que debe ser suave, ligero y con forma de pie.

Evite caminar descalzo o en sandalias y zapatillas; en presencia de “entumecimiento” en los pies debe mantenerse un control periódico con el ortopedista.

Exámenes frecuentes

Muchas personas que tienen pies diabéticos no se molestan en hacerse examinar los pies anualmente. La endocrinóloga Hermelinda Pedrosa advierte que este es el principal error de quienes quieren evitar el problema. Al igual que los exámenes de los ojos, los riñones y el corazón, los pacientes con diabetes necesitan hacerse exámenes de los pies por lo menos cada seis meses.

No deje que su pie se quede quieto

Realizar movimientos circulares con los pies cada 15 minutos ayuda a mantener una buena circulación sanguínea en las extremidades inferiores, mejorando la oxigenación de esta zona del cuerpo. Incluso si esto no previene la neuropatía diabética, disminuye las probabilidades de isquemia y trombosis, dos problemas que se asocian comúnmente con el pie diabético.

Agua a la temperatura correcta

La temperatura del agua durante el baño, especialmente en las bañeras, no debe superar los 35°C, ya que las temperaturas más altas pueden provocar ligeras quemaduras que, en el caso de las personas con diabetes, pueden favorecer la aparición de úlceras en los pies. No es necesario caminar con un termómetro, pero es necesario medir la temperatura con otra parte del cuerpo, como el codo o las manos. Tampoco está indicada el agua muy fría, ya que reduce aún más la circulación y puede causar molestias en las extremidades del cuerpo de los diabéticos.

Zapatos adecuados

Usar zapatos que dejan el pie sin aliento nunca es bueno, pero es aún más peligroso para las personas con diabetes.

Los zapatos que causan un desequilibrio en los pies tampoco están indicados, ya que la concentración de demasiado peso en unos pocos lugares de los pies puede causar úlceras por presión.

Siempre caminar en sandalias y zapatillas, aunque provoque aireación en los pies, no está indicado, ya que este tipo de calzado no protege los dedos de golpes y lesiones. Federico dice que, en general, la primera parte afectada son los dedos. Por lo tanto, los zapatos que protegen esta área son más indicados y es esencial observar constantemente si los dedos están lesionados.

Evite caminar descalzo

Los pacientes con diabetes deben evitar caminar completamente descalzos, incluso cuando están en casa. Siempre tenga un par de zapatos alrededor, especialmente al lado de la cama y en la puerta del baño, protege los pies de arañazos, topadas y otras lesiones que podrían llevar a la formación de una úlcera.

No remoje los pies

La famosa escaldadura de pie no es adecuada para personas con pie diabético. Este hábito deja la piel muy frágil y quebradiza, facilitando las infecciones causadas por hongos, como los sabañones y las micosis, que pueden convertirse en lesiones más graves. No secar bien los pies, principalmente entre los dedos, es también un mal hábito que aumenta las posibilidades de proliferación de hongos.

Cuidado de las uñas

Aunque las úlceras también se pueden manifestar en las plantas y los lados de los pies, los dedos son la parte de mayor riesgo y, por lo tanto, el cuidado al cortar las uñas es esencial.

Según el experto, el principal cuidado es no cortar las esquinas de las uñas de forma redondeada. Este hábito muy común aumenta las posibilidades de que la uña se enclave, un problema que puede llegar a convertirse en una úlcera. También es importante lijar las uñas con cuidado, para que no se rasquen los dedos cuando empiecen a crecer.

Además, en muchos casos, se aconseja que el paciente no se corte sus propias uñas, dejando esta tarea a una enfermera o podólogo especializado en pies diabéticos.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.