Inicio » Enfermedades » Pericarditis: síntomas, tratamientos y causas

Pericarditis: síntomas, tratamientos y causas

¿Qué es la pericardita?

La pericarditis es una inflamación del pericardio, una especie de bolsa que rodea el corazón. El pericardio está formado por dos estructuras: el pericardio fibroso y el pericardio seroso, formado por dos láminas (parietal y visceral). Entre el pericardio fibroso y el pericardio seroso y entre estas dos láminas de pericardio seroso se forman espacios virtuales llenos de finas capas de líquido lubricante. La función del pericardio es mantener el corazón en su posición e impedir que se llene de sangre por encima de su capacidad.

Sinónimos

Inflamación pericárdica

Causas

Las causas de la pericarditis a menudo no se pueden determinar. En tales casos, la afección se denomina pericarditis idiopática.

Entre las principales causas conocidas de pericarditis se encuentran:

  • Infecciones con virus, hongos o bacterias
  • Enfermedades autoinmunes, como el lupus
  • Metástasis adyacentes de varios tipos de cáncer
  • Hipotiroidismo
  • Insuficiencia renal crónica
  • Fiebre reumática
  • Tuberculosis
  • Infarto de miocardio
  • Lesión o traumatismo torácico
  • Miocarditis
  • Radioterapia torácica, común en el tratamiento de varios tipos de cáncer
  • Efectos secundarios resultantes del uso de algunos medicamentos.

Síntomas

Síntomas de pericarditis

La pericarditis puede ser aguda o crónica, dependiendo de los síntomas que presente el paciente. La pericarditis aguda es la inflamación repentina del pericardio, que dura aproximadamente dos semanas en promedio. La forma crónica de esta enfermedad comienza gradualmente y persiste por más tiempo. Los principales signos y síntomas de la pericarditis son:

  • Dolor torácico agudo y continuo
  • Dificultad para respirar, especialmente a la hora de acostarse, que generalmente mejora cuando la persona se sienta y permanece con el pecho erguido
  • .

  • Ansiedad
  • Tos seca
  • Fatiga
  • Fiebre.

También puede haber fricción pericárdica resultante de la fricción entre las capas del pericardio. Además, el dolor, localizado en el centro o en el lado izquierdo del pecho, puede irradiarse al hombro izquierdo y al cuello.

Diagnóstico y exámenes

Buscar ayuda médica

Si experimenta dolor torácico severo, busque atención médica de emergencia.

Muchos de los signos y síntomas de la pericarditis son similares a los de otras enfermedades cardíacas y pulmonares. Cuanto antes se diagnostique la pericarditis, más rápido se iniciará el tratamiento y mayores serán las posibilidades de recuperación.

En la cita con el médico

Los especialistas que pueden diagnosticar la pericarditis son:

  • Médico generalista
  • Cardiólogo
  • Infectólogo.

Estar preparado para la consulta puede facilitar el diagnóstico y optimizar el tiempo. De esta manera, usted puede llegar a la consulta con alguna información:

  • Una lista de todos los síntomas y cuánto tiempo han estado presentes
  • Historial médico, incluyendo otras condiciones que el paciente tiene y medicamentos o suplementos que el paciente toma regularmente
  • Si es posible, pídale a alguien que lo acompañe.

El médico probablemente le hará una serie de preguntas, tales como…:

  • ¿Cuándo aparecieron los síntomas?
  • ¿Qué tan intensos son los síntomas?
  • ¿Con qué frecuencia siente los síntomas?
  • ¿Ha sido diagnosticado recientemente con alguna condición de salud? ¿Cuál de ellos?
  • ¿Está recibiendo tratamiento para algún tipo de problema de salud? ¿Qué es esto?
  • ¿Estás tomando algún tipo de medicación? ¿Cuál de ellos? ¿En qué dosis?
  • ¿Tiene problemas cardíacos?
  • ¿Tiene dolores en el pecho? ¿Qué tan intenso?
  • ¿Qué otros síntomas experimentó?

También es importante llevar sus preguntas a la consulta escrita, empezando por la más importante. Esto asegura que usted obtendrá respuestas a todas las preguntas relevantes antes de que termine la consulta. Para la pericarditis, algunas preguntas básicas incluyen:

  • ¿Cuánto dura normalmente el tratamiento?
  • ¿Es necesaria la cirugía?
  • ¿Cuánto dura la estancia en el hospital?
  • ¿Voy a tener que cortarme algunos de mis medicamentos?
  • ¿Estoy en riesgo de desarrollar otras enfermedades? ¿Cuáles?

El diagnóstico de la pericarditis suele comenzar con el médico, en el consultorio, interrogando al paciente sobre su historia clínica y mediante un examen físico general, en el que el especialista escucha atentamente los ruidos cardíacos y pulmonares.

No dude en hacer otras preguntas si surgen en el momento de la consulta.

Diagnóstico de pericarditis

El diagnóstico de la pericarditis suele comenzar con el médico, en el consultorio, interrogando al paciente sobre su historia clínica y mediante un examen físico general, en el que el especialista escucha atentamente los ruidos cardíacos y pulmonares.

Los principales exámenes utilizados para diagnosticar la pericarditis son…:

  • Imágenes por resonancia magnética torácica
  • Radiografía de tórax
  • Electrocardiograma
  • Ecocardiograma
  • Tomografía computarizada del corazón
  • La analítica está completa.

Tratamiento y cuidado

Tratamiento de pericarditis

Los casos más leves de pericarditis se tratan con antiinflamatorios y analgésicos, que ayudan a aliviar el dolor. Si el paciente no presenta complicaciones, puede realizar el tratamiento oral en casa, pero debe evitar esfuerzos.

Los pacientes con la forma más grave de pericarditis, derrame pericárdico o incluso aquellos con alguna otra enfermedad grave asociada deben ser hospitalizados para continuar con el tratamiento.

Dependiendo de las causas de la pericarditis, también deben tratarse individualmente.

Vivir juntos (pronóstico)

Viviendo juntos / Pronóstico

Para la mayoría de los casos leves de pericarditis, el reposo y el uso de medicamentos de venta libre, como los analgésicos, se pueden utilizar para aliviar el dolor causado por la enfermedad.

Además, mientras siga el tratamiento y no esté totalmente recuperado, evite cualquier tipo de actividad física, especialmente si los ejercicios requeridos son muy intensos.

Posibles complicaciones

Si no se trata adecuadamente, la pericarditis puede llevar a algunas complicaciones de salud, tales como:

Pericardite constritiva

Aunque es raro, algunas personas con pericarditis, particularmente aquellas con inflamación crónica, pueden desarrollar contracción, engrosamiento permanente y cicatrización del pericardio.

En estos casos, el pericardio pierde gran parte de su elasticidad e impide que el corazón funcione correctamente. Esta afección se denomina pericarditis constrictiva y con frecuencia lleva a que se presente hinchazón severa de las piernas y el abdomen, así como dificultad respiratoria y dificultad para respirar.

Taponamiento cardíaco

Cuando se acumula demasiado líquido en el pericardio, se puede desarrollar una afección peligrosa llamada taponamiento cardíaco.

Este exceso de líquido ejerce demasiada presión sobre el corazón y no le permite llenarse de sangre correctamente. Esto significa, por lo tanto, que menos sangre sale del corazón hacia el resto del cuerpo, lo que causa una caída drástica de la presión arterial. El taponamiento cardíaco puede ser mortal si no se trata rápidamente.

Prevención

Prevención

No se conocen formas de prevenir la pericarditis.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.