Inicio » Nutrición » Todo Lo Que Debes Saber Sobre Las Pastillas De Caldo

Todo Lo Que Debes Saber Sobre Las Pastillas De Caldo

Ha sido mucha la polémica que se formó con las conocidísimas pastillas de caldo que toda/o ama/o de casa, madres, abuelas y tías han usado al menos una vez en su vida y nosotros hemos podido disfrutar de ese aparente buen sabor, principalmente en las sopas.

Pero todo cambió hace unos años cuando comenzó a rodar una noticia que nos alarmó a todos en Internet. En ella nos contaban cuánto daño podían llegar a hacer estos cubitos de caldo a nuestra salud.

En aquellas noticias habían partes de verdad y otras que no nos quedaron muy claras, porque principalmente nos planteamos la siguiente pregunta: ¿Si son perjudiciales para la salud humana por qué las siguen comercializando?

Hoy en Salud Al Máximo, te explicamos todo lo que se esconde tras las pastillas de caldo industrializadas y te daremos alguna que otra alternativa natural si decides prescindir de ellas finalmente.

De Qué Están Formadas Las Pastillas De Caldo

Las pastillas de caldo, como el mismo concepto muestra, son pastillas deshidratas de caldo concentrado, que pueden ser de carne de pollo, de ternera o de verduras, entre otras más complejas.

Estas pastillas o cubos son industrializadas y sometidas a procesos químicos, y llevan años contribuyendo al buen funcionamiento de todas las cocinas del mundo entero, ya que al añadir estos cubos de caldo a diversas comidas potenciamos el sabor e incluso puedes llegar a hacer una sopa con relativa rapidez, y encima que esté buena y sepa bien.

Pero el problema llegó al mundo virtual, y por consiguiente a nosotros, cuando vimos cómo salió a la luz de qué estaban hechas estas pastillas, cuando alguien se decidió a investigar y lanzar la noticia a la web.

El compuesto principal de las pastillas o cubos de caldo es el Glutamato Monosódico, que a su vez lleva aditivos como son el E-621 y sal potenciadora, además del GMS o quinto sabor.

Qué Es El GMS y Cómo Nos Afecta A La Salud

El GMS ha dado mucho que hablar, principalmente en la JECFA que es una organización que está asociada a la FAO, y en la que ambas se encargan de regular la seguridad de los aditivos alimenticios en los alimentos que consumimos a diario.

Fue en 1997 cuando las campanas se tocaron por primera vez, cuando Yahng WH y algunos colaboradores de la Universidad de Ontario (Canadá) hicieron un estudio acerca del GMS tomando a 61 voluntarios.

En el estudio se llegó a la conclusión de que efectivamente hay personas que tienen cierta sensibilidad a este tipo de compuesto cuando lo consumen, llegando a padecer “el síndrome del restaurante chino”

Estudios Acerca Del GMS En Humanos

Lejos de tener más datos, a lo único que se llegó es a que ciertas personas tienen sensibilidad al compuesto, sin embargo, en los experimentos en ratones se mostraron resultados más perjudiciales, ya que la reacción de los animales no fue muy buena.

Entre los efectos adversos en ratones encontraron los siguientes:

  • Enrojecimiento
  • Mareos
  • Actividad cerebral parecida a dolor de cabeza en respuestas nerviosas
  • Reducción de la capacidad cognitiva y cerebral
  • Disminución de la hormona leptina
  • Daños neurológicos
  • Obesidad tras consumo prolongado
  • Esterilidad femenina
  • Efecto tóxico y precursor del cáncer

Conclusiones De Los Estudios Del Glutamato Monosódico

A pesar de los resultados en ratones, científicamente en el ser humano no está demostrado que sea tóxico ni precursor del cáncer, aunque sí puede dar “el síndrome de restaurante chino” al consumirlo en algunas personas.

Este síndrome incluyen síntomas de mareos, enrojecimiento de piel, dolor de cabeza y cansancio. Pero por este motivo, en la FAO y OMS no vieron ningún tipo de peligro en lo que a la salud humana se refiere, por lo cual la comercialización se sigue dando.

Marcas y Productos Con Glutamato Monosódico

  • Maggi
  • Gallina Blanca
  • Oxo
  • Knorr
  • Pastillas de Caldo
  • Sopas deshidratadas
  • Productos congelados salados

Alternativa natural

A pesar de que no presentan ningún tipo de peligro para la salud, supuestamente, y quieres tener una alternativa ecológica y natural, siempre puedes hacer estos cubos tú mismo desde casa, después de hacer un caldo congélalo en cubiteras y sácalos cuando los necesites, de este modo te asegurarás de que tú salud está completamente a salvo.

También puedes añadir especias en los cubitos y rellenarlos con aceite de oliva, mantequilla o cualquier otro aceite, luego lo congelas y tendrás unos estupendos cubitos naturales.

cubitos de caldo natural

Sólo tienes que darle un poco a la imaginación para hacerlos como más te guste.

Fuentes:

2 Comments

Haz click para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Faltaría saber a qué dosis comienzan a ser prejudiciales los cubitos de caldo y si lo son para absolutamente todas las personas o sólo para las sensibles al glutamato.