Inicio » Molusco Contagioso

Molusco Contagioso

El molusco contagioso es una infección de la piel relativamente común, caracterizado por pequeñas ampollas rosadas o blancas que varían en tamaño y pueden ser confundidas con pequeñas verrugas.

Aunque es más común en los niños, debido a que el sistema inmunológico no está desarrollado todavía plenamente, también puede afectar a los adultos, especialmente los que tienen un sistema inmune debilitado con ciertas enfermedades como el SIDA, o que han sido sometidos a un trasplante. La enfermedad generalmente se desarrolla donde la piel es más delgada.

Cómo se transmite y/o contagia

El molusco contagioso es causado por un virus de la familia de los poxvirus. Este se desarrolla en climas muy cálidos o húmedos, y la infección puede ocurrir de diferentes maneras.

El virus se puede contraer al tocar las lesiones de la piel de una persona infectada, o los objetos que también han sido utilizados por esa persona. Por ejemplo:

  • Ropa de cama;
  • Toallas.
  • Ropa interior.
  • La ropa.

El virus también se puede contraer a través del agua, por ejemplo en las piscinas y bañeras de hidromasaje si hay alguna persona que esté contagiada.

También es posible el contagio a través de las relaciones sexuales. Las lesiones en los genitales se ven igual que otras enfermedades, como el herpes genital, o incluso pequeñas verrugas. Esto podría terminar dificultando el tratamiento y diagnóstico del molusco contagioso, ya que muchas personas no buscan ayuda médica creyendo que se trata de algo leve.

Quién puede contagiarse

Todas las personas pueden contraer el molusco contagioso, pero algunos grupos son más propensos que otros.

Estos grupos son:

  • Niños de 1 a 10 años.
  • Personas que viven en climas tropicales.
  • Personas con el sistema inmunológico debilitado a causa del VIH, trasplante o tratamiento del cáncer.
  • Personas que tienen dermatitis atópica.
  • Personas que realizan deportes que tienen una gran cantidad de contacto.

Qué síntomas tiene

Cuando el virus infecta la piel, hay un período de incubación que dura alrededor de 2-8 semanas y, después de eso, los síntomas comienzan a aparecer.

Al ser una enfermedad de la piel, el síntoma más común son pequeños bultos con unas características específicas (como se puede ver en la imagen):

molusco contagioso

  • Son pequeños, tienen alrededor de 2 a 5 mm de diámetro.
  • Tiene un pequeño hueco en el centro.
  • Son inicialmente firmes, en forma de cúpula y el color es carne.
  • Por lo general son indoloro, pero pueden llegar a picar.
  • Pueden ser rojos e inflamarse.

Es importante destacar que las pequeñas protuberancias pueden ser “arrancadas” fácilmente cuando se rasca o se frota, facilitando la infección hacia otra parte del cuerpo. Algunos pueden contener pus, lo que termina haciéndolos más dolorosos y altamente infecciosos.

El molusco contagioso puede desarrollarse en grandes cantidades y en diferentes partes del cuerpo. Los lugares más comunes que suceden en los niños son:

  • Las manos.
  • Brazos.
  • Cara.
  • Cuello.
  • Pecho.
  • Región del estómago y el abdomen.

En los adultos con una vida sexual activa, cuando se infectan, los lugares más probables son:

  • La ingle, extendiéndose hacia el abdomen;
  • Órganos genitales;
  • En el interior de los muslos.

En algunos casos, la enfermedad puede desarrollarse en otros lugares, tales como:

  • Las palmas de las manos.
  • Las plantas de los pies.
  • Dentro de la boca.
  • En los párpados.

Incluso algunas personas pueden desarrollar eczema alrededor de las lesiones, se debe a la sensibilidad de la piel. Los niños con eczema atópico, donde la piel es particularmente más sensible a sustancias tales como ácaros o polen, son más vulnerables a desarrollar este síntoma.

El molusco contagioso desaparece después de un período de 12 a 18 meses y, aunque no deja cicatrices, pueden ocurrir en caso de que alguna de las vulvas se rompa debido al roce o a que la persona se rasque.

Diagnóstico

Por lo general, el diagnóstico se realiza de forma rápida y el médico puede saber y reconocer lo que es sólo con mirar las pequeñas bolsas o “verrugas” que salen en el cuerpo.

La mayoría de los casos de molusco contagioso no necesitan ser referidos a un especialista, al menos que responda a alguna de estas preguntas de forma afirmativa:

  • Si eres VIH positivo y tus síntomas son graves.
  • Si tu sistema inmunológico está debilitado debido a la quimioterapia.
  • Si tienes ampollas dolorosas en los párpados o cerca de los ojos.

Tratamiento y la curación

Hay algunos tratamientos disponibles para curar la infección más rápido, sin embargo, muchos médicos no los recomiendan, especialmente en los niños, debido a que:

  • La infección suele desaparecer de 6 a 12 meses sin dejar cicatrices;
  • La infección generalmente no causa síntomas, sólo pequeñas verrugas, por lo que no afecta las actividades diarias
  • El tratamiento puede ser doloroso y puede dejar cicatrices.
  • El tratamiento sólo se recomienda para adultos y niños mayores donde la enfermedad afecta a la calidad de vida del paciente.

Tratamientos tópicos

Hay varios tratamientos tópicos (cremas, lociones y ungüentos) que se pueden utilizar para tratar el molusco contagioso. Estos tratamientos suelen ser recomendados por un dermatólogo.

Otros tratamientos

Estos tratamientos pueden ser dolorosos y, a menudo no son recomendados para los niños. Deben ser realizados por un médico dermatólogo o médico de medicina general y nunca debe hacerse en casa.

Crioterapia

Este tipo de tratamiento consiste en congelar las verrugas con nitrógeno líquido de manera que se pueda quitar por sí sola.

Es posible que necesite varias sesiones para que el virus desaparezca por completo y hay que tomar un descanso de dos a tres semanas entre las sesiones.

Diatermia

Después de usar un anestésico local para adormecer la zona a tratar, este tratamiento utiliza calor para eliminar las verrugas causadas por la enfermedad. El médico o la enfermera utiliza un dispositivo de calor eléctrico para quemarlos.

Legrado

Este tratamiento elimina las manchas a través de un raspado de la piel, con un instrumento de metal delgado. El médico puede hacer uso de anestésicos locales para reducir el dolor.

¡Atención!

NUNCA se automedique o deje de usar un medicamento sin consultarlo con un médico. Sólo él puede saber qué medicamento, dosis y duración del tratamiento es el más adecuado para su caso específico.

La información contenida en este sitio tiene la única finalidad de informar, no pretende en modo alguno sustituir el consejo de un especialista o servir como una recomendación para cualquier tipo de tratamiento.

Cuidados después del tratamiento

Después del tratamiento, el paciente debe visitar al médico en unos 15 días a 2 meses para asegurarse de que el tratamiento fue efectivo y las lesiones han sido eliminadas.

¿Es posible que la enfermedad aparezca después del tratamiento?

Sí, puede haber un nuevo brote de la enfermedad, incluso si ya ha sido tratada. Sin embargo, si las lesiones se diagnostican de forma rápida el control de las mismas es mayor.

Complicaciones

El virus de la enfermedad por lo general desaparece por sí sola, sin tratamiento, y rara vez provoca otros problemas. Pero de vez en cuando, las complicaciones pueden ocurrir si se tiene el sistema inmunológico debilitado.

Las tres complicaciones más comunes que pueden ocurrir son:

  • Verrugas más grandes de lo normal – mayor de 5 mm de diámetro;
  • Tener más burbujas de lo normal, en algunos casos más de 100;
  • Tener más partes del cuerpo afectadas por el virus, como el pecho, los brazos y la cara.

Infección

En algunos casos, puede haber pequeñas verrugas que se infectan por bacterias, aunque esto es más probable que suceda con las personas que tienen eczema atópico o sistemas inmunes debilitados.

En este caso, se requerirá el uso de antibióticos para tratar la infección.

Cicatriz

Es posible que queden pequeños parches en su piel después de ser curado. Esto es más probable que ocurra en las áreas del cuerpo donde hay más tejido graso, por ejemplo, los muslos.

Problemas de los ojos

Si la región de los ojos también se vio afectada por el virus de la enfermedad, puede desarrollar algunos problemas oculares tales como, por ejemplo, queratitis y conjuntivitis.

Prevención

A pesar de que el virus del molusco contagioso es altamente transmisible, la mayoría de personas son resistentes a ella y no es susceptible a desarrollarla. Sin embargo, para ayudar a prevenir la propagación de la enfermedad, se pueden tomar algunas precauciones, tales como:

  • No comparta artículos personales: Esto incluye ropa, toallas, cepillos de pelo y otros artículos.
  • Lávese las manos: Mantener las manos siempre limpias, que puede ayudar a prevenir el virus.
  • Evitar tocar las partes infectadas: Tocar las partes infectadas y después de tocar otras partes del cuerpo, podría hacer que el virus se propague aún más.
  • Evitar tener relaciones sexuales: Si tiene la enfermedad cerca de las regiones interiores, sería conveniente abstenerse de tener relaciones sexuales durante un período hasta que la enfermedad desaparezca.
  • Cubrir los lugares donde se encuentran las verrugas: Use vendajes u otros apósitos para cubrir las zonas afectadas por el virus para evitar el contagio con otras personas. Sin embargo, dejar al aire el área cuando no se exponga al contacto.
  • Prevención en las piscinas: evitar compartir artículos personales tales como toallas, juguetes u otros equipos utilizados para la natación.
  • Prevención en el deporte: si estás infectado, no participar en deportes que requieran contacto, como el baloncesto o fútbol. También evitar compartir sus equipos, tales como cascos, guantes y pelotas.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *