Inicio » Enfermedades » Metástasis: qué es, síntomas y causas

Metástasis: qué es, síntomas y causas

¿Qué es la metástasis?

La metástasis ocurre cuando un tumor se disemina a otras partes del cuerpo.

Esto puede suceder con todos los tipos de cáncer. Sin embargo, un número de factores pueden hacer que las células cancerosas migren a otro órgano, tales como:

  • Tipo de cáncer
  • Tumor primario de grado
  • Tamaño y ubicación del tumor primario
  • Cuánto tiempo ha estado el cáncer primario en el cuerpo
  • Respuesta de tratamientos anteriores.

Muchas veces, al paciente se le diagnostica un cáncer que no es metastásico (es decir, que aún no ha migrado a otros órganos), pero, durante el tratamiento, existe la posibilidad de que las células tumorales abandonen el tejido original y se transporten a otra región del cuerpo.

El cáncer metastásico también puede aparecer muchos años después del diagnóstico del tumor primario. En otros casos, la enfermedad ya se ha propagado cuando se descubre. Sin embargo, es importante enfatizar que una persona con cáncer no siempre puede desarrollar metástasis.

Una metástasis puede ocurrir en cualquier área del cuerpo y es más común en los huesos (metástasis ósea), hígado (metástasis hepática), cerebro (metástasis cerebral) y pulmones (metástasis pulmonar).

Otros nombres: cáncer metastásico, tumor metastásico

Tipos

Según Manoel Carlos de Azevedo, oncólogo de BP – A Beneficência Portuguesa de São Paulo, las células cancerosas pueden diseminarse:

  • Corriente sanguínea: en este caso, la célula cancerosa puede viajar a cualquier parte del cuerpo, creando un tumor secundario (metástasis)
  • .

  • Vía de la corriente linfática: la metástasis ocurre en idiomas regionales, es decir, en sitios cercanos al tumor primario
  • .

  • Por invasión directa: el tumor primario invade un órgano vecino por su tamaño. “Por ejemplo, un tumor en el intestino puede crecer hasta el punto de llegar al riñón”, dice el médico.

Además, cada tipo de cáncer está predispuesto a desarrollar metástasis en ciertas regiones del cuerpo:

Cáncer de mama: hígado, pulmones y huesos;

Cáncer de pulmón: huesos, hígado, pleura (membrana que cubre los pulmones) y cerebro;

Cáncer de vejiga: ganglios linfáticos retroperitoneales (región abdominal), hígado y pulmones;

Cáncer de riñón: hígado y pulmones;

Cáncer colorrectal: ganglios linfáticos regionales (en el intestino) e hígado;

Melanoma: pulmones, cerebro e hígado;

Cáncer de ovarios: peritoneo (película que cubre los órganos intestinales), hígado y pulmones;

Cáncer de páncreas: hígado;

Cáncer de próstata: huesos;

Cáncer de estómago : ganglios linfáticos regionales, hígado y pulmones;

Cáncer de tiroides: huesos e hígado;

Cáncer en el útero: ganglios linfáticos regionales, hígado y peritoneo.

Causas

Independientemente de dónde se identifiquen las metástasis, las causas son siempre las mismas: “El crecimiento desordenado, desorientado y sin factores de control de cualquier tipo de tumor (primario)”, describe Manoel Carlos de Azevedo.

Todo depende, por lo tanto, de la capacidad de cada tumor para infiltrarse o diseminarse en otros órganos del cuerpo.

Factores de riesgo

El principal factor de riesgo para desarrollar una metástasis es tener cáncer en otro lugar. El estadio del tumor primario, así como su tratamiento, es lo que determina las posibilidades de desarrollar el tumor secundario.

El peligro radica en dejar que los tumores crezcan sin darse cuenta o sin hacer el seguimiento y tratamiento adecuados. También es importante recordar que cada tipo de cáncer está predispuesto a desarrollar ciertas metástasis en regiones del cuerpo.

“Sin embargo, los tumores que se encuentran a tiempo son altamente curables y tratables”, dijo Manoel Carlos de Azevedo.

Preguntas más frecuentes

¿Es posible tener un tumor metastásico sin tener un cáncer primario?

Sí, “Aunque todas las metástasis aparecen de un tumor primario, hay casos de pacientes que llegan al consultorio con metástasis múltiples y los médicos no pueden identificar el tumor primario. También hay registros de personas cuyo tumor primario dejó de enviar células al torrente sanguíneo y se sometió a un proceso de refracción incluso con metástasis en otros órganos”, dice Hézio Jadir Fernandes Junior, coordinador de Oncología Clínica del Hospital Leforte.

Síntomas

Síntomas de metástasis

Los síntomas de la metástasis pueden ser muy variados. Tiago Kenji, oncólogo del Hospital de Santa Paula, enumera los principales síntomas según los tipos más comunes de metástasis:

Metástasis en los huesos: dolores y fracturas;

Metástasis al hígado: indisposición, dolor abdominal e ictericia;

Metástasis a los pulmones: tos, falta de aliento y cansancio;

Metástasis cerebral: dolor de cabeza y déficit motor.

La metástasis a menudo puede ser asintomática y se manifiesta silenciosamente, dependiendo de la ubicación y el tamaño de cada órgano.

Un ejemplo de esto es cuando llega a una pequeña parte de la periferia del hígado, pasando desapercibida. “Cuando esta metástasis crece o toma porciones más grandes del órgano, ya es posible ver cambios en los exámenes”, dice Manoel Carlos de Azevedo.

Buscar ayuda médica

Si usted ya está en tratamiento para el cáncer, es importante hacer visitas regulares al médico para monitorear el progreso del tumor y prevenir la aparición de metástasis.

“Los síntomas (descritos anteriormente) que se presentan de manera recurrente o que no mejoran después del tratamiento inicial[del tumor primario] deben ser compartidos con el médico”, advierte Ciro Eduardo de Souza, oncólogo del Hospital Sirio-Libanés.

Diagnóstico y exámenes

Diagnóstico de metástasis

“Un buen análisis del paciente, con una secuencia cronológica del inicio de los síntomas -además de los exámenes físicos- es muy importante en la fase inicial del diagnóstico de la metástasis. Pero hay otras pruebas igualmente importantes para realizar en caso de sospecha: en general, son la tomografía computarizada, la resonancia magnética, la escintigrafía ósea y la PET-CT”, dice Ciro Eduardo de Souza.

El médico enumeró las pruebas más recomendadas de acuerdo con los tipos más comunes de metástasis:

Metástasis al hígado: ultrasonografía del abdomen superior, tomografía computarizada abdominal con contraste e imágenes por resonancia magnética;

Metástasis en los huesos: escintigrafía ósea y PET-CT. “La tomografía computarizada de la columna vertebral, los arcos costales, así como las resonancias magnéticas de un segmento específico también pueden ayudar en el diagnóstico de lesiones óseas secundarias”, agrega Ciro Eduardo de Souza;

.

Metástasis a los pulmones: radiografía de tórax y tomografía computarizada;

Metástasis cerebral: Tomografía computarizada yodada mejorada con contraste e imágenes por resonancia magnética cerebral.

“La biopsia[que consiste en tomar una muestra de tejido de la zona afectada] también puede ser necesaria para confirmar el diagnóstico de metástasis”, agrega Felipe Moraes, oncólogo de BP – A Beneficência Portuguesa de São Paulo.

Tratamiento y cuidado

Tratamiento de metástasis

Los tratamientos disponibles para la metástasis pueden variar de un caso a otro. “Se usan según el tumor primario, el origen del cáncer, y no donde se instaló la metástasis”, dice Felipe Moraes.

Los más comunes, según Hézio Jadir Fernandes Junior son:

Metástasis al hígado: quimioterapia;

Metástasis en los huesos: La quimioterapia, la terapia hormonal, la radioterapia o el uso de bifosfonatos son formas de interrumpir el proceso de pérdida ósea, es decir, actuar sobre la recalificación del hueso, buscando reducir el dolor y reducir posibles fracturas;

Metástasis a los pulmones: quimioterapia;

Metástasis cerebral: entre los vasos sanguíneos del cerebro se encuentra la barrera hematoencefálica (BHE), que impide que los fármacos quimioterapéuticos lleguen al cerebro. Por lo tanto, en este caso, el tratamiento más indicado es la radioterapia.

Cirugías de metástasis

La cirugía indicada para la extirpación de lesiones metastásicas se llama metástasisectomía, que tiene como objetivo proteger al paciente de las complicaciones causadas por ellas. “Pero no es tan frecuente que se operen las metástasis, esto sólo ocurre en situaciones muy específicas”, dice Felipe Moraes.

“En casos de metástasis hepáticas, se puede realizar una hepatectomía. En el caso de fracturas óseas, es posible extraer el hueso y colocar una prótesis, por ejemplo. En el pulmón, la toracotomía puede estar indicada, mientras que en el cerebro, la craneoterapia con resección de la metástasis.

Vivir juntos (pronóstico)

¿Existe una cura para la metástasis?

La respuesta es bastante variable. Una vez que el tumor se vuelve metastásico, la probabilidad de curación es mucho menor. Una sola célula que sobrevive al tratamiento puede propagarse y provocar nuevas lesiones en cualquier otro tejido del cuerpo.

“Sin embargo, hoy en día, con los avances en el área de la salud, vemos más y más casos de pacientes con metástasis cuyo tumor ha desaparecido desde el punto de vista del laboratorio después de someterse a quimioterapia o de usar medicamentos con medicamentos específicos”, dice Hézio Jadir Fernandes Junior.

Después del tratamiento inicial, el paciente debe tener un seguimiento clínico durante años para que el oncólogo pueda cuidar su salud y ayudarle a superar el cáncer.

Viviendo juntos / Pronóstico

Una vez diagnosticada la metástasis, el paciente debe escuchar y aceptar el consejo médico para obtener el tratamiento correcto y beneficiarse lo más posible de las formas de combatir la enfermedad.

En la vida cotidiana, al igual que en la de todas las personas, es importante adoptar hábitos alimenticios saludables, mantenerse activo con actividades físicas (siempre respetando las limitaciones de cada paciente) y evitar fumar y beber alcohol.

Posibles complicaciones

En general, la metástasis, cuando no se trata, puede crecer y destruir órganos.

“Cuando la metástasis está en los huesos, existe la posibilidad de fracturas que pueden ser múltiples, impidiendo la movilidad y, en consecuencia, provocando un dolor intenso”, dice Hézio Jadir Fernandes Junior.

En el hígado, si no se trata la metástasis, puede producirse una insuficiencia hepática, mientras que en el cerebro puede producirse un edema cerebral irreversible. En el pulmón, hay insuficiencia respiratoria.

Prevención

Prevención

Los exámenes preventivos para identificar el cáncer primario son fundamentales – después de todo, cuanto antes se identifique el tumor, mayores serán las posibilidades de evitar una metástasis.

Una vez descubierto el tumor primario, la prevención de la metástasis se realiza con tratamientos adyuvantes que actúan directamente sobre esta lesión, reduciendo las posibilidades de propagación del cáncer. A pesar de la atención preventiva, un porcentaje de pacientes puede desarrollar metástasis.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.