Inicio » Enfermedades » Melasma: qué es, síntomas, tratamientos y causas

Melasma: qué es, síntomas, tratamientos y causas

¿Qué es Melasma?

El melasma es la aparición de manchas oscuras en la piel, que generalmente aparecen en la cara, pero que pueden aparecer en otras áreas expuestas al sol, como los brazos y el cuello. Es más común en mujeres de entre 20 y 50 años, pero también puede afectar a los hombres. Cuando aparecen durante el embarazo, los parches se denominan cloasma gravídico.

Sinónimos

Cloasma gravitacional

Tipos

  • Melasma epidérmico: Cuando hay un aumento del depósito de pigmento a través de la epidermis (capa superficial de la piel).
  • Melasma dérmico: Se caracteriza por el depósito de melanina alrededor de los vasos superficiales y profundos.
  • Mixta: Cuando hay exceso de pigmento en la epidermis en ciertas áreas y en la dermis en otras regiones.

Todavía existen tres tipos comunes de patrones faciales de melasma, el malar (pómulos), centrofacial (frente, mejillas, por encima del labio, nariz y mentón) y mandibular, según la región en la que aparezca.

Causas

No hay una sola causa definida para el melasma, pero se sabe que se relaciona principalmente con la exposición al sol, pero también con el uso de anticonceptivos y otros medicamentos, factores hormonales, predisposición genética, algunas enfermedades (por ejemplo, hepatopatías) y el embarazo. La mayoría de las personas con melasma tienen antecedentes de exposición diaria o intermitente al sol, aunque también se sospecha que el calor es un factor subyacente. Es más común en las mujeres, aproximadamente el 90% de los casos, y aquellas con tonos de piel más oscuros son más propensas a tener la enfermedad.

Existen varios factores que pueden desencadenar la aparición del melasma, entre ellos:

  • Exposición al sol, ya que la luz ultravioleta estimula los melanocitos (que producen pigmentos de color de la piel, la melanina). Sólo una pequeña cantidad de exposición al sol puede hacer que el melasma regrese, incluso en una persona que lo haya tratado previamente, y esta es una de las principales razones por las que los casos aumentan en verano.
  • Cambios hormonales causados por el embarazo, el uso de píldoras anticonceptivas o repositores de hormonas, además de endocrinopatías, como enfermedades de la tiroides
  • Los productos cosméticos para el tratamiento de la piel que acaban irritándola pueden empeorar los episodios de melasma.

Factores de riesgo

Existen varios y diversos factores que aumentan el riesgo de que la persona contraiga melasma, entre ellos:

  • Ser mujer, porque representan aproximadamente el 90% de todos los casos conocidos de melasma
  • .

  • Tienen un tono de piel más oscuro, como africanos y afrodescendientes, indios, hispanos y asiáticos, porque son más propensos a contraer melasma porque tienen más melanocitos activos para la producción de melanina (pigmentación de la piel)
  • .

  • Estar embarazada también contribuye a los cambios hormonales
  • Algún familiar directo que haya tenido melasma
  • Altas temperaturas, exposición al sol y período estival.

Síntomas

Síntomas de Melasma

Los síntomas del melasma son el oscurecimiento de áreas de la piel expuestas al sol, principalmente en la cara. Los colores varían de acuerdo al tono de piel de la persona y la forma es irregular y usualmente simétrica, siendo la misma en ambos lados de la cara.

Diagnóstico y exámenes

Buscar ayuda médica

Si aparecen manchas en el área de la cara o el cuello, la persona debe buscar inmediatamente a un dermatólogo para verificar lo que está sucediendo. Aunque se trate de un caso recurrente de melasma, es importante consultar con el especialista el tipo y tratamiento adecuado para ese momento.

El melasma no es cancerígeno, pero los parches en la piel pueden tener varios significados.

En la cita con el médico

La aparición de manchas en la cara y el cuerpo es siempre importante para buscar un dermatólogo que lo revise. Estar preparado para la consulta puede facilitar el diagnóstico y optimizar el tiempo. De esta manera, usted ya puede llegar al consultorio del médico con alguna información:

  • Una lista con todas las manchas y cuánto tiempo han estado allí
  • Si ha tenido otros episodios de melasma, informe cuándo fue la primera vez y la fecha de los últimos tratamientos
  • Historial médico, incluyendo otras condiciones que tenga y medicamentos o suplementos que tome regularmente

El médico probablemente le hará una serie de preguntas, tales como…:

  • ¿Con qué frecuencia y por cuánto tiempo se expone al sol?
  • ¿Alguna vez usas protector solar? ¿Qué SPF?
  • ¿Ha tenido otros episodios de melasma antes? ¿Cómo se trató?
  • ¿Algún pariente cercano (padres y/o hermanos) ha tenido alguna vez melasma?
  • ¿Alguna vez has hecho o estás haciendo tratamientos hormonales?
  • ¿Usa píldoras anticonceptivas?
  • ¿Está embarazada o es sospechosa de estarlo?

Es importante llevar sus preguntas a la consulta escrita, comenzando por la más importante, ya que esto asegura que obtendrá respuestas a todas las preguntas relevantes antes de que termine la consulta. Y si tiene una nueva pregunta durante el servicio o tratamiento, no dude en preguntarle al profesional.

Diagnóstico del Melasma

El dermatólogo suele hacer el diagnóstico de melasma reconociendo su típica aparición de manchas en la cara. También se puede utilizar una luz negra (lámpara de Wood) para ayudar en el diagnóstico. Es más común que se diagnostique un tipo mixto de melasma y rara vez se requiere una biopsia de piel para descartar otras causas de hiperpigmentación en el lugar.

Tratamiento y cuidado

Tratamiento de Melasma

Los tratamientos para el melasma varían, pero es importante que el paciente esté siempre protegido contra los rayos ultravioleta y la luz visible, además de los procedimientos para el blanqueamiento y el uso de medicamentos tópicos y/o orales.

Para iniciar el tratamiento es necesario cuidar la protección contra los rayos solares y, para ello, es necesario aplicar un buen protector solar con un factor mínimo de protección (FPS) de 30 en las zonas expuestas del cuerpo. Es importante que el paciente dé preferencia a aquellos que ofrecen protección contra los rayos ultravioletas A (UVA) y B (UVB). El filtro ayuda a estabilizar los beneficios del tratamiento.

Para ayudar a eliminar las manchas, se pueden utilizar cremas blanqueadoras a base de hidroquinona, ácido glicólico, ácido retinoico, ácido azelaico, entre otras sustancias, y los resultados tardan aproximadamente dos meses en aparecer. El método no funciona en todos los pacientes e incluso si los resultados aparecen más rápidamente, se necesita tiempo para estabilizar la afección y evitar que una exposición mínima al sol haga que los síntomas vuelvan a aparecer. El tratamiento será constante y continuo.

Todavía es posible que el paciente y el dermatólogo elijan tratar la enfermedad con el uso de peeling, que puede aclarar la piel gradualmente y a menudo más rápidamente que las cremas. Sin embargo, es bueno prestar atención a la profundidad del procedimiento, recordando que los más superficiales son más seguros que los profundos y el dermatólogo puede decir cuál es la forma más apropiada para cada caso.

También existe la posibilidad de utilizar el láser u otras formas de energía lumínica para ayudar en el proceso, pero el profesional debe ser reconocido en la técnica y debe ser el más adecuado para el caso. Si no es la más recomendada o no se aplica correctamente, el procedimiento puede generar aún más manchas en la piel del paciente.

Si después de iniciar el tratamiento de melasma el paciente nota que la piel se ha oscurecido, está irritada o ha presentado algún otro problema, debe contactar con el dermatólogo lo antes posible.

Medicamentos para Melasma

Los medicamentos más comúnmente usados para tratar el melasma son:

  • Acetónido de fluocinolona + hidroquinona + tretinoína
  • Suavicida.

Sólo un médico puede decirle qué medicamento es mejor para usted, así como la dosis correcta y la duración del tratamiento. Siempre siga las instrucciones de su médico cuidadosamente y NUNCA se automedique. No deje de usar el medicamento sin consultar primero con un médico y, si lo toma más de una vez o en cantidades mucho mayores de las prescritas, siga las instrucciones que aparecen en el prospecto.

Vivir juntos (pronóstico)

Viviendo juntos / Pronóstico

Aunque el melasma puede ser una enfermedad crónica con períodos que aparecen y otros que desaparecen, el pronóstico para la mayoría de los casos es bueno. A medida que se desarrolla lentamente, el blanqueamiento también tiende a ser lento, siempre basado en la estabilización de los beneficios ya logrados.

En la gran mayoría de los casos que no tuvieron éxito en el tratamiento, la razón fue porque el paciente continuó exponiéndose al sol sin el cuidado adecuado o en exceso.

Tratando correctamente y tomando todo el cuidado diario es posible que los episodios de melasma no se repitan, aunque la enfermedad todavía no tiene cura.

Posibles complicaciones

Si se trata correctamente, con el dermatólogo, el melasma no presenta complicaciones relacionadas con la enfermedad, aunque puede tardar un tiempo en desaparecer y puede ser una enfermedad recurrente (crónica).

¿Se cura el Melasma?

Después de la aparición del melasma, el paciente puede esperar que le tome unos meses para comenzar a retroceder, e incluso después del aligeramiento es necesario continuar con un tratamiento de mantenimiento recomendado por el dermatólogo. Aún así, como todavía no hay cura para el melasma, las manchas pueden volver a la piel después de algún tiempo.

Lo más importante en el caso del melasma es evitar la exposición al sol y usar siempre buenos protectores solares con un mínimo de SPF 30. A medida que la piel se vuelve más sensible, es bueno prestar atención a la calidad de las cremas y el maquillaje que se usará a partir de entonces, ya que las irritaciones también pueden interferir con el melasma.

También puede ser necesario revisar el uso de hormonas como repositorios o para el control de la natalidad. Es importante seguir las recomendaciones médicas caso por caso; además, la enfermedad no trae mayores complicaciones a la vida del paciente.

Prevención

Prevención

El uso diario de protector solar es importante para todas las personas, pero para aquellos que se sabe que tienen una tendencia a adquirir melasma o que se ajustan a los factores de riesgo, el cuidado debe ser aún mayor. La prevención principal es evitar la exposición al sol y usar siempre un buen protector solar en la cara y otras áreas expuestas. La aplicación debe realizarse varias veces al día para evitar el estímulo a la producción de pigmentos. Si la persona ya ha presentado los síntomas o se sabe que tiene una gran tendencia a desarrollar melasma, todavía puede hablar con los médicos para, si es posible, evitar las píldoras anticonceptivas y el reemplazo hormonal.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.