Inyecciones epidurales de esteroides para el dolor de espalda

Una inyección epidural de esteroides es un tipo de inyección en la que se administra cortisona a la sección más externa de la columna vertebral, llamada espacio epidural. Se usa para tratar el dolor del nervio irradiado desde la parte baja de la espalda, la parte media de la espalda o el cuello.

La cortisona es un tipo de esteroide producido naturalmente por la glándula suprarrenal que se libera en momentos de estrés. El esteroide suprime el sistema inmune y, al hacerlo, reduce la inflamación y el dolor asociado. Si bien la cortisona natural es de acción relativamente corta, el tipo utilizado para una inyección epidural es artificial y puede durar desde una semana hasta meses.

A diferencia de una inyección de cortisona sistémica administrada en el torrente sanguíneo, se administra una inyección epidural en o cerca de las fuentes del dolor nervioso, proporcionando un alivio específico. Por lo general, se usa para tratar el dolor asociado con la compresión de la raíz nerviosa en la columna vertebral, como la causada por una hernia de disco , espolón óseo , fractura por compresión , rotura anular , enfermedad degenerativa del disco o estenosis espinal .

Propósito y Técnicas

Las inyecciones epidurales de esteroides no se usan para tratar el dolor muscular de espalda sino para aliviar el dolor nervioso causado por la compresión del nervio espinal. Se puede usar para tratar el dolor que se irradia desde el cuello al brazo (radiculopatía cervical), la parte media de la espalda al tórax (radiculopatía torácica) o la parte baja de la espalda a la pierna (conocida como radiculopatía ciática o lumbar). Un «nervio pellizcado» es el término comúnmente utilizado para describir la afección.

Si bien una inyección epidural de esteroides a menudo se usa aisladamente, es más efectiva cuando se combina con un programa integral de rehabilitación para reducir la necesidad de futuras inyecciones. Las inyecciones epidurales solo están destinadas a proporcionar alivio a corto plazo, a menudo para retrasar la cirugía de la columna vertebral o para ayudar en la recuperación después de la cirugía de la columna vertebral.

Tradicionalmente, los disparos se administraron sin ningún equipo especial. Hoy en día, se puede usar una técnica de rayos X en tiempo real, llamada fluoroscopia , para identificar la ubicación exacta de la raíz nerviosa comprimida y garantizar que la aguja se coloque correctamente en el espacio epidural. Una tomografía computarizada (TC) , que también utiliza radiación ionizante de rayos X, también se puede utilizar para este propósito. Existen diferentes tipos de inyección epidural caracterizados por su ubicación:

  • Las inyecciones cervicales se administran en la región del cuello.
  • Las inyecciones torácicas se administran en la columna vertebral media.
  • Las inyecciones lumbares se administran en la columna baja.

Las inyecciones epidurales también se pueden describir por la trayectoria de la aguja. Las inyecciones colocadas entre los huesos espinales de la columna vertebral, llamadas lámina , se denominan inyecciones epidurales interlaminares. Las inyecciones transforaminales son aquellas que ingresan a la columna en una dirección diagonal a lo largo del camino de la raíz nerviosa.

Las inyecciones epidurales de esteroides pueden ser administradas por anestesiólogos , cirujanos ortopédicos , neurólogos , radiólogos intervencionistas , especialistas en manejo del dolor y otros profesionales médicos capacitados en la técnica.

Riesgos y complicaciones

Las inyecciones epidurales de esteroides son relativamente seguras con un bajo riesgo de complicaciones. Uno de los riesgos más comunes es la punción accidental del tejido que rodea la médula espinal llamada duramadre.

Si esto sucede, el líquido puede filtrarse y causar un dolor de cabeza espinal . Según su nombre, el dolor de cabeza es el síntoma central. La lesión generalmente se trata con reposo en cama y / o un procedimiento conocido como parche de sangre en el que se inyecta sangre sobre el orificio para formar un sello a medida que se coagula.

Si la aguja toca la médula espinal o la raíz nerviosa, puede causar lesiones neurológicas a corto plazo que se manifiestan con entumecimiento u hormigueo en las extremidades durante horas o días. Con el advenimiento de las inyecciones guiadas por rayos X, la incidencia de esto se ha reducido drásticamente.

Las reacciones alérgicas son raras (en la región de 0.3 a 0.5 por ciento) pero pueden requerir intervención de emergencia si experimenta sibilancias, dificultad para respirar, urticaria, hinchazón facial, respiración rápida y frecuencia cardíaca irregular. La infección también es poco común.

Cómo se realiza la inyección

Una inyección epidural requiere un poco más de tiempo de preparación y recuperación que una inyección tradicional dada la delicadeza del procedimiento y la necesidad de un anestésico local .

Prueba previa

En términos generales, se le permitirá tener una comida pequeña varias horas antes del procedimiento y puede continuar tomando sus medicamentos normales. Las únicas excepciones serían los anticoagulantes (anticoagulantes) o los medicamentos antiinflamatorios (como la aspirina o el ibuprofeno) que pueden causar sangrado. Su médico le dirá cuándo suspender estos medicamentos.

Una vez que haya llegado a su cita, se le pedirá que se quite parte o la totalidad de su ropa dependiendo de dónde se vaya a entregar la vacuna. Se proporcionará una bata de hospital para cambiarse.

A lo largo de la prueba

Después de cambiarse, lo llevarán a la sala de imágenes donde se colocará una línea intravenosa (IV) en una de sus venas. Se pueden administrar medicamentos para ayudarlo a relajarse.

Luego, se lo colocaría en la máquina de rayos X sobre una almohadilla para ayudar a abrir los espacios entre los huesos de la columna vertebral. En otros casos, sería colocado en una posición sentada con el cuello o la espalda inclinada hacia adelante. La piel se limpiará con un hisopo antibacteriano y se inyectará con un anestésico local para adormecer el área.

Una vez completamente insensible, el médico insertará la aguja a través de la piel hacia la columna vertebral. Se puede inyectar una pequeña cantidad de tinte para verificar la posición de la aguja en la radiografía. Finalmente, la cortisona se administrará en el espacio epidural mezclado con un anestésico suave.

Post-prueba

Una vez completada, se retirarían la aguja y la línea IV y se vendarían las heridas punzantes. Debería permanecer en la sala de recuperación durante aproximadamente una hora. Si sus signos vitales se verifican, un amigo puede llevarlo a su casa. No se le permitirá conducir usted mismo.

No es raro sentirse somnoliento después del procedimiento o experimentar un leve hormigueo o entumecimiento en las piernas. Estos síntomas deberían desaparecer al final del día. Llame a su médico si persisten o empeoran.

Por otro lado, busque atención de emergencia si experimenta signos de infección o alergia, como fiebre alta, escalofríos, urticaria, problemas respiratorios, náuseas, vómitos o dolor intenso.

Consejos

Las inyecciones epidurales de esteroides son efectivas para proporcionar alivio a corto plazo del dolor radicular agudo o crónico intenso. Se usan en condiciones muy específicas y generalmente se evitan si el dolor se puede tratar con fisioterapia o formas de terapia menos invasivas.

Si cree que califica para una inyección epidural, reúnase con un especialista en ortopedia que pueda aconsejarle si es una opción adecuada o si hay alternativas que pueden ser igual de efectivas o más duraderas.

Categorías