Inicio » Enfermedades » Incontinencia intestinal: tratamientos y causas

Incontinencia intestinal: tratamientos y causas

¿Qué es la incontinencia intestinal?

La incontinencia intestinal o incontinencia anal es la pérdida involuntaria de gases o heces por el ano, que ocurre en personas con desarrollo neuropsicomotor igual o superior a los cuatro años de edad. Es importante destacar que la pérdida esporádica e involuntaria de gases y heces en niños de hasta cuatro años de edad puede ocurrir de una manera fisiológica. El término incontinencia fecal significa pérdida involuntaria de heces y se ha utilizado como sinónimo de incontinencia anal.

La pérdida involuntaria de heces es una condición frecuente y representa un gran impacto negativo en la calidad de vida de sus portadores, comprometiendo su autoestima y llevando al aislamiento social, además de producir obviamente una importante limitación profesional. Los problemas psicosociales y económicos se presentan en todos los grupos de edad. En los niños, conducen a dificultades en las relaciones escolares; en los adultos jóvenes, a problemas para mantener las relaciones laborales y matrimoniales; y, en los ancianos, la aparición de incontinencia fecal suele ser la razón por la que los miembros de la familia buscan hospitalización u hogar de ancianos.

El síntoma va desde la pérdida de gas sola, una fuga ocasional de heces líquidas, hasta una completa falta de control sobre el ano, con pérdida de heces sólidas, es decir, cuando la pérdida es independiente de la consistencia de la materia fecal. La incontinencia anal es de siete a ocho veces más frecuente en mujeres, principalmente en personas con más de tres partos vaginales, y también en la población geriátrica (mayores de 70 años).

Aunque es una condición embarazosa, es importante buscar consejo médico y exponer los síntomas, ya que existen numerosos tratamientos disponibles para la incontinencia intestinal que pueden mejorar los síntomas y, en consecuencia, la calidad de vida.

Causas

En cuanto a su etiopatogénesis (Causa), es generalmente compleja ya que existen varios mecanismos y estructuras que participan y son responsables de la adecuada contención de las heces, que van desde: volumen y consistencia de las heces fecales, motilidad intestinal, factores cognitivos (Cerebro) normales, componente neurogénico intacto (nervios pélvicos), sensibilidad anorrectal normal, esfínteres anales normales entre otros.

La incontinencia anal puede ser congénita (malformación anorrectal o lumbosacra) o puede haber adquirido causa. Las principales causas de la incontinencia intestinal son:

Daño muscular

La lesión del esfínter anal puede dificultar la retención adecuada de las heces dentro del recto, causando pérdidas. Este daño suele ocurrir durante el parto vaginal, especialmente en casos de partos “difíciles” y prolongados. Y también cuando se realiza una episiotomía media o se utilizan fórceps. En estas situaciones, además de la lesión del esfínter anal (lesión muscular), podemos tener lesiones neurológicas (del nervio pudendo que inerva la pelvis), y también infección en el sitio de la episiotomía que conduce a la incontinencia anal.

Daño a los nervios

El daño al nervio pélvico (nervio pudendo y sus ramas) que detecta la presencia de heces dentro del recto y controla el funcionamiento adecuado del esfínter anal, también puede causar el síntoma. Típicamente, este daño se debe a algunas enfermedades, como la diabetes y la esclerosis múltiple, y a circunstancias como partos vaginales múltiples, lesión de la médula espinal o accidente cerebrovascular.

Estreñimiento

El estreñimiento intestinal crónico, con heces siempre “opacas” y rígidas, que suelen ser difíciles de eliminar, es otra causa de incontinencia fecal. En estos casos, para realizar una evacuación adecuada es necesario un gran esfuerzo durante mucho tiempo, lo que hace que, después de varios años, los músculos y los nervios se debiliten (estiramiento crónico), y no puedan contener las heces, provocando pérdidas involuntarias.

Pérdida de capacidad de almacenamiento (pérdida de cumplimiento)

El recto generalmente se dilata para acomodar las heces y los gases, pero si tiene cicatrices (fibrosis) o se ha endurecido debido a inflamación, cirugía previa, radioterapia (para el cáncer de próstata, recto o útero) u otros factores, es posible que no pueda “estirarse” lo suficiente para acomodar las heces, causando que el gas o el exceso de heces se escape.

Cirugías anales y rectales

Las lesiones yatrogénicas del esfínter durante cirugías anales y rectales también pueden causar incontinencia anal. Las cirugías para tratar la enfermedad hemorroidal, las fisuras anales y las fístulas anales, cuando se realizan con una técnica inadecuada, pueden causar el seccionamiento parcial o total de los músculos y nervios anales, llevando a la incontinencia. Algunas operaciones en el recto, especialmente las que implican su extirpación (protectomía), pueden causar diversos grados de incontinencia fecal, que puede ser temporal o permanente. En esta situación, los principales mecanismos son: pérdida del reservorio rectal, daño muscular y alteración de la sensibilidad rectal (daño neurogénico).

Senilidad

En los ancianos hay debilidad de los músculos anorrectales y pélvicos asociada al daño del nervio pudendo (neuropatía), provocando alteración de la sensibilidad rectal (percepción de heces en el recto), provocando pérdidas fecales sin que se note y también dificultad en la contracción del esfínter anal. Además, otros factores como el uso crónico de laxantes que hacen líquidas las heces y la formación de un fecaloma en el recto (torta fecal grande y endurecida) que provoca una gran distensión de la ampolla rectal con pérdidas involuntarias, también son responsables de este síntoma.

Diarrea

La diarrea es una de las causas más frecuentes de incontinencia fecal, ya que cuando la torta fecal es líquida es más difícil de contener que cuando tiene la textura habitual (semisólida). La diarrea, por lo tanto, puede causar el síntoma, pero también puede empeorar si la persona ya tiene una condición preexistente de debilidad de los músculos pélvicos y anales.

Causas psicógenas

La incontinencia fecal psicógena o encopresa es la pérdida fecal involuntaria que ocurre en niños mayores de cuatro años de edad sin lesiones en el esfínter. Es hasta cuatro veces más frecuente en los hombres. Esta incontinencia fecal está motivada por trastornos emocionales, y algunos factores contribuyen a su aparición: ansiedad, estrés personal o familiar, preocupación excesiva por la evacuación, uso de laxantes, trastornos de atención, antecedentes de abuso sexual, entre otros. Sus portadores suelen ser retenedores crónicos de heces, con gran dilatación del recto y escapes fecales presentes por desbordamiento (incontinencia fecal paradójica).

Condiciones adversas

La incontinencia fecal también puede ocurrir en casos de prolapso rectal, uso de medicamentos que aceleran el tránsito intestinal, enfermedad intestinal inflamatoria (rectocolitis ulcerosa y enfermedad de Crohn), tumores del canal anal, síndrome del intestino irritable (forma diarreica), fístula recto-vaginal, entre otros.

Diagnóstico y exámenes

Buscar ayuda médica

Busque ayuda médica si no puede contener las heces o si nota que a veces se le escapan. El síntoma es común y puede perturbar enormemente la calidad de vida si no se trata, por lo que, como niño, adulto o anciano, es importante comunicar al médico la existencia del síntoma.

En la cita con el médico

Los especialistas que pueden diagnosticar la incontinencia intestinal son:

  • Médico generalista
  • Gastroenterólogo
  • Coloproctólogo

Estar preparado para la consulta puede facilitar el diagnóstico y optimizar el tiempo. De esta manera, usted puede llegar a la consulta con alguna información:

  • Una lista de todos los síntomas y cuánto tiempo han estado presentes
  • Su historial médico, incluyendo cualquier otra condición que tenga y cualquier medicamento, vitamina o suplemento que tome regularmente

El médico probablemente le hará una serie de preguntas, tales como…:

  • ¿Sus síntomas son ocasionales o continuos?
  • ¿Qué tan grave es el síntoma?
  • ¿Evita algún tipo de actividad debido a la incontinencia intestinal?
  • ¿Hay algo que mejore los síntomas? ¿Qué? ¿Y peor?
  • ¿Suele tener diarrea o se le ha acumulado el intestino (estreñimiento) anteriormente?
  • ¿También tiene incontinencia urinaria?
  • ¿Cuáles son sus otras condiciones de salud? ¿Ha tenido algún tratamiento recientemente?

Llevar sus preguntas al consultorio del médico le ayuda a salir de allí con todas las preguntas contestadas y comenzar el tratamiento correctamente. Por lo tanto, tome nota de sus dudas, empezando por la más importante, hasta la consulta. Algunas preguntas importantes para la incontinencia intestinal son:

  • ¿Qué pruebas necesito hacer para diagnosticar la causa de mi sÃntoma?
  • ¿Cuál es el tratamiento más apropiado para mi caso?
  • ¿Necesito seguir una dieta diferente? ¿Restringir algunos alimentos?

No dude en hacer otras preguntas si surgen en el momento de la consulta.

Tratamiento y cuidado

Tratamiento de la incontinencia intestinal

El tratamiento de la incontinencia fecal es muy diverso, y se basará en la causa del problema y su correcto diagnóstico. Para aclarar el diagnóstico con precisión, será necesario examinar la región anal y vaginal para visualizar la presencia de residuos fecales, cicatrices y debilidad de los músculos (ano suelto). Pueden ser necesarios otros exámenes para evaluar la sensibilidad y contractilidad de los músculos del suelo pélvico, como la electromanometría, la electromiografía, la electromiografía y la ultrasonografía anal.

Existen varios tipos de tratamiento para la incontinencia anal, que dependerán de la gravedad de los síntomas, la presencia o ausencia de sección del esfínter anal, la presencia de enfermedades asociadas y la edad y las condiciones clínicas del paciente.

Las opciones de tratamiento incluyen:

  • Modificaciones de la dieta
  • Suspensión de laxantes y/o uso de medicamentos para el resfriado
  • Ejercicios pélvicos orientados (biorretroalimentación)
  • Uso de tapones o rellenos anales
  • Electroestimulación
  • Incluso reparando cirugías de músculos lesionados.

¿Qué especialista debo buscar?

El coloproctólogo es el médico especialista en el tratamiento de enfermedades localizadas en los intestinos y en la región anorrectal. Es el profesional con experiencia para aclarar el diagnóstico e indicar el tratamiento más adecuado y moderno para su síntoma, que puede ser con medidas clínicas o con operaciones. En Brasil, tenemos la Sociedad Brasileña de Coloproctología (SBCP) que agrupa a todos los médicos de esta especialidad y que puede ser consultada.

Medicamentos para la incontinencia intestinal

La incontinencia intestinal puede tener varias causas, por lo que el tratamiento varía según el diagnóstico establecido por el médico. Por lo tanto, sólo un especialista cualificado puede decirle qué medicamento es mejor para usted, así como la dosis correcta y la duración del tratamiento. Los medicamentos más comunes en el tratamiento de la incontinencia intestinal son:

  • Bromuro de Pinavério 100mg
  • Bromuro de Pinavério 50mg
  • Muvinlax

Sólo un médico puede decirle qué medicamento es mejor para usted, así como la dosis correcta y la duración del tratamiento. Siempre siga las instrucciones de su médico cuidadosamente y NUNCA se automedique. No deje de usar el medicamento sin consultar primero con un médico y, si lo toma más de una vez o en cantidades mucho mayores de las prescritas, siga las instrucciones que aparecen en el prospecto.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.