Inicio » Enfermedades » Enfermedades de la piel » Hidradenitis Supurativa

Hidradenitis Supurativa

La hidradenitis supurativa o hidrosadenitis (HS) es una enfermedad crónica, dolorosa, debilitante, con inflamación recurrente y con un impacto marcado en la calidad de vida de los enfermos, que afecta áreas del cuerpo con predominio de glándulas apocrinas.

La enfermedad se manifiesta en las fases agudas, por nódulos dolorosos, inflamados, recurrentes y, en las fases crónicas, con abscesos, tratamientos fístulosos, drenaje purulento con mal olor, con la posibilidad de cicatrices atróficas o hipertróficas .

En las mujeres las áreas más afectadas son las axilas, zonas inframamarias y áreas de la ingle, mientras que en el hombre las nalgas y la región perianal son las áreas más afectadas.

Los primeros síntomas ocurren generalmente después de la pubertad, en la segunda y tercera década de la vida, con una prevalencia creciente en las mujeres.

Se han realizado muchos progresos en relación con la aclaración de la etiopatología de esta enfermedad, en la medida en que, inicialmente, la HS era reconocida como una enfermedad de las glándulas apocrinas. Sin embargo, el paradigma ha cambiado, y la HS ahora es considerada como una enfermedad que resulta de la inflamación del folículo pilosebáceo terminal, asociado a un sistema inmune subyacente alterado.

hidradenitis supurativa fotos

No se considera una enfermedad infecciosa y las bacterias parecen tener en la etiología de la enfermedad un papel secundario, ya que no pueden proceder a la identificación de microorganismos específicos, siendo detectada presencia de microflora normal en las lesiones primarias.

Causa de la hidradenitis supurativa

La hidrosadenitis supurativa es causada por la inflamación de las glándulas sudoríparas apócrinas. Las lesiones se inician por la oclusión de los canales excretores de las glándulas con consecuente reacción inflamatoria.

La obliteración de los folículos pilosebáceos y la liberación de creatina y restos celulares para las capas más profundas de la piel también parecen estar implicadas.

Por último, se aislaron varios germenes, como el Staphylococcus aureus, Bacterioides spp. Y estreptococos anaeróbicos, que parecen ser responsables de la intensa inflamación y liberación de pus que caracterizan la hidrosadenitis supurativa.

No obstante, esta enfermedad, aun, no está bien estudiada, las causas son controvertidas y los expertos discrepan. Sin embargo, los indicadores potenciales se incluyen:

  • Después de la pubertad
  • Las mujeres son más propensas que los hombres
  • Predisposición genética
  • Glándula apocrina (sudor) o el pelo del folículo obstruidos
  • Sudor excesivo
  • Infección bacteriana
  • En algunas condiciones de deficiencia autoinmune
  • Disfunción de las hormonas androgénicas
  • Enfermedades genéticas que alteran la estructura de la célula

La investigación revela actualmente que la gente con HS tiene una tendencia a la obstrucción de las glándulas apócrinas, que pueden entonces infectarse con las bacterias existentes en la piel y el sistema inmune reacciona con la inflamación excesiva.

La hidradenitis supurativa no es contagiosa.

Etapas

HS se presenta en tres etapas (Clasificación de Hurley):

  • Algunos pequeñas zonas con una inflamación rara; puede ser confundida con el acné .
  • Las inflamaciones frecuentes restringen el movimiento y requieren una pequeña intervención.
  • Inflamación con zonas del tamaño de pelotas de golf, y a veces béisbol; Se convierten en cicatrices, incluyendo intervalos subcutáneos de la infección.

Síntomas

La hidradenitis supurativa se caracteriza por el surgimiento de lesiones inflamadas, dolorosas, como nódulos, que pueden evolucionar con apertura y drenaje de pus.

Estos nódulos tienden a persistir y ser reincidentes, de modo que una misma lesión puede inflamarse y desinflamarse varias veces en el mismo lugar. Con el tiempo, van surgiendo nuevas lesiones, al lado de las antiguas y, sobre estas más viejas, cicatrices.

Las lesiones pueden ser muy dolorosas y la constante eliminación de pus puede causar mal olor y manchar la ropa. Las cicatrices pueden dificultar el movimiento de los brazos y los muslos, por ejemplo. Raramente, las lesiones muy antiguas y persistentemente inflamadas pueden llevar al surgimiento de neoplasias malignas.

Tratamiento

El tratamiento de la hidradenitis varía de acuerdo con su gravedad. Generalmente incluye higiene adecuada de las áreas afectadas, como también evitar ropas apretadas y perder de peso, en el caso de obesos, y dejar el tabaco.

Los antibióticos en cremas, o incluso por vía oral, se utilizan en el tratamiento. En algunas mujeres, el uso de anticonceptivos hormonales puede ayudar.

Las lesiones crónicas asociadas a las cicatrices, a menudo, necesitan ser tratadas quirúrgicamente y, en casos más graves, se pueden utilizar medicamentos inmunosupresores.

Prevención

Varios estudios sugieren que la hidradenitis supurativa esté asociada a la obesidad y el tabaquismo, mientras que otros sugieren que una dieta muy rica en carbohidratos, azúcares y grasa animal podría también agravar la enfermedad.

De esta forma, mantener el peso adecuado y no fumar son formas importantes de intentar prevenir la enfermedad. Además, evitar el uso de ropa apretada y el sudor excesivo en estas áreas puede ser beneficioso.

Algunos estudios sugieren la depilación definitiva, con láser de alta potencia, para destruir los folículos pilosos de la región en la cual la inflamación se instala, puede ser benéfica.