Inicio » Enfermedades » Hemorroidectomía: la cirugía trata las hemorroides

Hemorroidectomía: la cirugía trata las hemorroides

¿Qué es?

La hemorroidectomía es la cirugía para el tratamiento de las hemorroides. Para ello, existen técnicas de resección, grapado y desarterialización.

Indicaciones

La hemorroidectomía trata los síntomas causados por la enfermedad hemorroidal. El tratamiento quirúrgico suele estar indicado en las siguientes situaciones:

  • Fracaso del tratamiento clínico
  • Hemorroides internas, en las que el vendaje elástico no es suficiente o está contraindicado
  • Hemorroides externas con trombosis recurrente
  • Prolapso que genera síntomas que interfieren con la calidad de vida
  • Sangrado persistente y anémico
  • Necrosis
  • Hinchazón acentuada por evacuaciones
  • Dolor crónico
  • Búsqueda de mejoras estéticas.

Contraindicaciones

Las contraindicaciones para la hemorroidectomía son:

  • Absceso
  • Gangrena local extensa
  • Estenosis anal
  • Incontinencia fecal (relativa)
  • Enfermedad de Crohn anal (relativa)
  • Inmunosupresión severa
  • Contraindicaciones del orden anestésico y trastornos de la coagulación.

Exámenes preoperatorios

Los pacientes menores de 40 años sin comorbilidades sólo necesitan análisis de sangre. Por lo general, se solicita un electrocardiograma para los pacientes mayores de 40 años de edad. Las radiografías de tórax y otras pruebas se solicitan de acuerdo a la necesidad. En la mayoría de los casos, es necesaria una sigmoidoscopia.

Preparación de exámenes

Un período de recuperación de 5 a 15 días debe estar disponible caso por caso. El ayuno es de 8 horas para los alimentos sólidos y de 4 horas para el agua. Es necesaria una consulta previa con el anestesiólogo. Se recomienda que realice la cirugía con un profesional especializado y calificado (coloproctólogo). Algunos médicos orientan la realización de un enema de flota por vía rectal algunas horas antes del procedimiento.

Cómo se hace

El método más comúnmente utilizado es la resección (extracción) de los pezones hemorroidales. La posición del paciente en la mesa de operaciones puede ser en posición boca abajo o en posición ginecológica. Algunos profesionales usan escalpelos eléctricos, otros usan el escalpelo común. El cierre (sutura) o no del anoderma es también la preferencia del cirujano.

Actualmente existe también la técnica HPP (resección de la mucosa del recto distal con suspensión de hemorroides por grapado). Se utiliza una grapadora que promueve una sutura mecánica con grapas metálicas. Esta técnica está indicada para prolapsos grandes, con compromiso de gran parte de la circunferencia del ano. Tiene la ventaja de ser menos doloroso.

Las hemorroides guiadas por Doppler (DDH) están indicadas sólo para las hemorroides internas, y aún carece de más experiencia en cuanto a sus resultados. El procedimiento se realiza con un anuscopio, que es un tallo flexible de un centímetro de grosor que contiene un ultrasonido (Doppler), para ayudar al cirujano a identificar la arteria. A través del Doppler, el cirujano puede observar las arterias del paciente a través de una pantalla. Luego se liga la arteria afectada, reduciendo el flujo sanguíneo en la hemorroide.

Tipo de anestesia

La anestesia puede ser local con sedación o locoreginal (anestesia espinal).

¿Qué médico realiza la cirugía?

La hemorroidectomía es realizada por el coloproctólogo.

¿Duración del procedimiento?

Unos 30 minutos de cirugía.

Recuperación del paciente

Esto depende en gran medida de la cantidad que sea necesario eliminar de las hemorroides. Las hemorroides extensas son más dolorosas y la recuperación más lenta. La calidad del cirujano y su técnica aplicada también marcan una gran diferencia. Cuando está bien indicada, la técnica PPH implica beneficios para una recuperación rápida y menos dolor que las técnicas tradicionales. Normalmente toma de 5 a 15 días para una buena recuperación. La curación completa toma aproximadamente 30 días. Los analgésicos potentes y los facilitadores de evacuación están indicados en el postoperatorio.

Riesgos

Técnicas convencionales

  • Estenosis
  • Sangrado
  • Incontinencia fecal
  • Abscesos
  • Riesgos anestésicos
  • ectropión mucoso
  • Fístula anal
  • Plicomas
  • Grietas residuales.

Son muy raros cuando la cirugía es realizada por un profesional calificado.

PPH:

  • Infecciones
  • Dolor
  • Urgencia fecal
  • Estenosis
  • Fístula recto-vaginal
  • Recurrencias.

Precauciones

Es conveniente tratar la mayor cantidad posible de las afecciones clínicas locales asociadas, como dermatitis perianal, fisuras, estreñimiento, etc. La orientación adecuada en el postoperatorio, para que el paciente esté seguro y con comprensión de las instrucciones, es fundamental. Infórmese sobre los antecedentes académicos y las recomendaciones del cirujano coloproctólogo que elija para su cirugía.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.