Inicio » Enfermedades » Halitosis: síntomas, tratamientos y causas

Halitosis: síntomas, tratamientos y causas

¿Qué es la Halitosis?

La halitosis es una alteración de la respiración que la hace desagradable y puede o no significar un cambio patológico. Es una señal de que está ocurriendo alguna disfunción orgánica (que requiere tratamiento) o fisiológica (que sólo requiere guía). La halitosis no sólo significa una enfermedad, sino también un cambio en las condiciones fisiológicas, como la halitosis matutina, que la mayoría de las personas tienen. La halitosis en general es un problema de salud con consecuencias sociales y económicas, morales y psicoafectivas tan graves que afecta, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), a aproximadamente el 40% de la población mundial. La halitosis también se conoce como mal aliento, mal aliento, mal aliento, mal olor en la boca.

La respiración está compuesta de aire exhalado después de la inspiración, lo que causa intercambio de gases fisiológicos, asociados con sustancias eliminadas por la vía pulmonar. Estas sustancias salen del intestino para el hígado, la bilis, la sangre y finalmente para los pulmones cuando se eliminan por exhalación.

Causas

La halitosis se asocia generalmente con caries y mala higiene bucal, pero puede tener otro origen, como respiratorio (sinusitis y amidalitis), digestivo (erupción gástrica, dispepsia, neoplasias y úlcera duodenal) y metabólico y sistémico (diabetes, enfermedades febriles, cambios hormonales, sequedad bucal, estrés).

Según el odontólogo Caio Martins, un estudio publicado en la revista Nature en 2017, apunta a una causa más que puede contribuir a la halitosis: la genética. Según los resultados de la investigación, hay personas que tienen una cierta alteración en un gen que produce la proteína SELENBP1, responsable de la eliminación del metano tiol, un compuesto que causa olores. Por lo tanto, los individuos que tienen esta mutación, no eliminan este compuesto correctamente y pueden tener cambios en la respiración.

Tipos

La halitosis fisiológica está relacionada con la disminución del flujo salival durante el sueño: hay un flujo mínimo de saliva durante el sueño. Así, se produce una putrefacción de las células epiteliales exfoliadas que permanecen retenidas durante este período provocando un olor desagradable, que desaparece después de la higiene bucal por la mañana, devolviendo el flujo salival a sus valores normales.

La halitosis inducida por medicamentos se debe al hecho de que algunos medicamentos pueden alterar el sentido del gusto y el olfato, como las sales de litio, la penicilina y la tiocarbamida, que causan halitosis subjetiva, o pueden ser excretados a través del pulmón. Algunos medicamentos antineoplásicos, antihistamínicos, anfetamínicos, tranquilizantes, diuréticos, fenotiaminas y otros medicamentos causan disminución del flujo salival causando mal aliento.

Halitosis imaginaria, halitofobia o halitosis psicosomática: se presenta en pacientes que presentan alteración del olfato y comienzan a creer que tienen halitosis, pero otras personas no detectan el hecho.

Hay otro tipo de halitosis que es temporal, transmitida por los alimentos. Esto puede ser causado por la ingestión de alimentos con ajo, cebollas, condimentos, ayuno prolongado, bebidas alcohólicas, porque el metabolismo de estos alimentos y bebidas produce ácidos y otros compuestos que son excretados a través de los pulmones.

Prevención

Prevención

Cualquiera que sea la causa de la halitosis, la higiene bucal es fundamental para el éxito del tratamiento, así como para la eliminación de su causa respectiva. Es imperativo que además del cepillado y el uso de la seda dental, se promueva la limpieza periódica de la lengua después de las comidas y a la hora de acostarse, evitando la acumulación de bacterias. Las consultas dentales deben ser estimuladas, especialmente cuando el paciente tiene varias restauraciones, prótesis fijas o adhesivas, ya que pueden ser con áreas que retienen restos de comida.

  • usar hilo dental y cepillarse bien los dientes, también limpiar la lengua, después de cualquier comida
  • cita regular con el dentista
  • realización de enjuagues con productos antisépticos
  • llevar una dieta equilibrada y evitar comer entre comidas
  • beber al menos dos litros de agua al día
  • controlando el estrés
  • evite el exceso de comidas grasosas, cigarrillos, café, frituras.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.