Inicio » Enfermedades » Faringitis: síntomas, tratamientos y causas

Faringitis: síntomas, tratamientos y causas

¿Qué es la Faringitis?

La faringitis es una inflamación que generalmente causa dolor, irritación, picazón e incomodidad en la región faríngea – la parte superior de la garganta, que conecta la nariz y la boca con la laringe y el esófago.

La faringitis es uno de los varios trastornos que pueden afectar la región de la garganta, así como la laringitis y la amigdalitis. Los síntomas son más comunes en invierno, cuando el aire seco y una gran cantidad de personas en el interior facilitan la entrada de virus y bacterias a las vías respiratorias.

Tipos

Faringitis viral

La faringitis viral es el tipo más común de faringitis y es causada por una infección viral en la faringe. Para esta manifestación de la enfermedad, el tratamiento se puede realizar en el hogar con medicamentos y cuidados sencillos.

Faringitis bacteriana

Causada por una infección bacteriana, la manifestación más común de esta forma de la enfermedad es la faringitis estreptocócica causada por bacterias Streptococcus pyogenes , más conocido como estreptococo del grupo A. La faringitis bacteriana requiere un tratamiento más específico con antibióticos.

Causas

La faringitis viral suele aparecer en casos de infecciones causadas por virus, como el resfriado común, la gripe y la mononucleosis. La faringitis también puede ocurrir en personas con enfermedades de transmisión sexual (ITS), como la gonorrea. Otros factores como las alergias, el clima seco, la contaminación, la distensión de los músculos de la garganta y otros problemas aún más graves, como los tumores y la infección por VIH, también pueden provocar faringitis.

Factores de riesgo

Cualquier persona puede desarrollar faringitis, pero algunos factores externos y comportamientos de riesgo pueden contribuir a la aparición del trastorno. Ver:

Minoría

Los niños y adolescentes tienen más probabilidades de desarrollar faringitis. La faringitis estreptocócica, por ejemplo, es responsable del 20% al 30% de la faringitis en niños y del 5% al 15% de los casos en adultos.

Exposición al humo del cigarrillo

Ser fumador o estar expuesto al humo del cigarrillo también son factores que contribuyen a la aparición de los síntomas. Fumar puede causar complicaciones aún más graves en la garganta, como el cáncer.

Alergias

Ser alérgico al polvo, moho y pelo de mascotas también puede contribuir al desarrollo de la faringitis.

Exposición a componentes químicos

Vivir en grandes ciudades, donde la tasa de contaminación es más alta, también se considera un factor de riesgo. El aire contaminado es una mezcla de partículas que conduce a la inflamación de las vías respiratorias, reduciendo las defensas.

Infecciones respiratorias crónicas

El moco de la nariz causado por infecciones respiratorias consideradas crónicas, como el asma y el enfisema pulmonar, puede irritar la garganta y causar la enfermedad.

Vaya a su casa

Vivir, trabajar o estudiar en interiores, por ejemplo, donde hay grandes multitudes de personas, puede facilitar la entrada de virus y bacterias que causan la faringitis en las vías respiratorias.

Baja inmunidad

Tener una baja resistencia inmunológica hace que una persona sea susceptible a varias enfermedades en general. Las causas comunes de la baja inmunidad son la infección por VIH, la diabetes, el estrés, la fatiga y una dieta deficiente.

Síntomas

Síntomas de Faringitis

Los síntomas de la faringitis son fáciles de identificar, pero también son fáciles de confundir con los síntomas de otras inflamaciones que afectan a la garganta, como la laringitis y la amigdalitis. El dolor de garganta es el síntoma principal, pero también se pueden mencionar otros:

  • Dificultades para tragar o hablar
  • Garganta seca
  • Una voz ronca y apagada.

Los síntomas son similares tanto en la faringitis viral como en la bacteriana. En ambos casos, la mucosa que recubre la faringe puede estar ligera o intensamente inflamada y cubierta con hachas blancas o pus. La fiebre, la inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello y un recuento alto de glóbulos blancos son típicos de la faringitis viral y bacteriana, aunque estos síntomas pueden ser más evidentes en forma bacteriana.

¿Cuándo encontrar un médico?

La Academia de Otorrinolaringología de los Estados Unidos sugiere que se comunique con un médico cuando comiencen a aparecer los siguientes síntomas:

  • Dolor de garganta fuerte y persistente durante más de una semana
  • Dificultades para respirar, tragar y abrir la boca
  • Dolor de cara
  • Dolor de oídos
  • Fiebre alta
  • Dolor de garganta recurrente
  • Nódulos en el cuello
  • Voz áspera durante más de dos semanas

Diagnóstico y exámenes

En la cita con el médico

Cuando se trata de hablar con el médico, es muy importante aclarar cualquier duda.

  • Escríbalo y hágale preguntas al médico. Averigüe sobre las pruebas que se necesitarán, cómo es el tratamiento, cuáles son los efectos secundarios, cuál es la expectativa de recuperación, etc.
  • Describa los síntomas y especifique cuándo surgieron.
  • Proporcione información sobre su historial médico y especifique qué medicamentos está tomando y qué problemas de salud ha tenido recientemente.
  • También trate de describir las posibles causas de la infección, como un amigo o familiar que haya tenido dolor de garganta durante algún tiempo.

¿Qué esperar del médico?

A los médicos les gusta hacer preguntas. De hecho, lo hacen porque necesitan tanta información como sea posible para hacer el diagnóstico. Por eso siempre es bueno estar preparado para responder a las preguntas que el médico le hará. Ver ejemplos:

  • ¿Cuándo empezaste a sentir los síntomas?
  • ¿Cuál es la posible razón por la que comenzó a sentir los síntomas? ¿Hay alguna otra causa posible?
  • Entre los síntomas, ¿también tenía fiebre?
  • ¿Tiene problemas para respirar?
  • ¿Tiene problemas para tragar?
  • ¿Hay algo que ayude a aliviar los síntomas?
  • ¿Ha tenido estos síntomas antes?
  • ¿Fumas?
  • ¿Tiene alergias? ¿Toma medicamentos para la alergia?
  • ¿Tiene alguna alergia a algún medicamento en particular?

Recuerde: la atención no debe ser sólo en el consultorio del médico. En casa es importante descansar y comer adecuadamente, tratando de comer alimentos más ligeros que no causen más daño a la garganta. El uso de medicamentos que no requieren prescripción médica también es una alternativa para aliviar las molestias.

Diagnóstico de faringitis

El dolor de garganta, la dificultad para tragar y la fiebre no son síntomas exclusivos de la faringitis, por lo que el médico debe realizar procedimientos específicos para hacer el diagnóstico. En la primera, aplicada tanto en niños como en adultos, el médico utiliza un instrumento para analizar la garganta y, eventualmente, también los oídos y las vías respiratorias. Es un examen físico, en el cual el especialista también puede querer evaluar los latidos del corazón del paciente.

Otra prueba que el médico puede realizar es también muy simple. Con la ayuda de un instrumento delgado, similar a un hisopo de algodón, tomará muestras de secreción del interior de la garganta del paciente enfermo para enviarlas a un laboratorio especializado en enfermedades causadas por la bacteria estreptococo, que causa la faringitis bacteriana. Los resultados salen en pocos minutos. Si el resultado es positivo, entonces el paciente es diagnosticado con faringitis bacteriana. Si es negativo, la faringitis es viral.

El diagnóstico también se puede realizar mediante otros dos procedimientos: CBC y pruebas de alergenos. El primero produce un recuento completo de los diferentes tipos de células presentes en la sangre del paciente enfermo. Dependiendo del resultado, es posible saber si la faringitis fue causada por virus o bacterias.

Si el médico sospecha que la causa fue una alergia, puede remitirlo a un alergólogo que ordenará pruebas específicas.

Tratamiento y cuidado

Tratamiento de la faringitis

La faringitis viral generalmente no requiere mucho cuidado o tratamiento específico. Además, la inflamación desaparece de cinco a siete días en promedio.

Sin embargo, para la faringitis bacteriana, es necesario consultar a un médico para saber también cuál es el mejor tratamiento disponible para cada caso. Generalmente, se realiza en base a antibióticos y analgésicos.

Medicamentos para la faringitis

Los medicamentos más comúnmente usados para tratar la faringitis son:

  • Androfloxina
  • Arflex
  • Astro
  • Azitromicina
  • Benalet
  • Bi Profenid
  • Broncho-Vaxom
  • Cecloro
  • Cefaclor
  • Cefadroxila
  • Cefalexina
  • Cetoprofeno
  • Ceftriaxona disódica
  • Ceftriaxona sódica
  • Cefanaxil
  • Claritromicina
  • Clindamin-C
  • Clindamicina
  • Diclofenac colestiramina
  • Diclofenaco Resinado
  • Doxiciclina
  • Eritromicina
  • Hexomedina
  • Ibuprofeno
  • Nimesulida
  • Paracetamol.

Sólo un médico puede decirle qué medicamento es mejor para usted, así como la dosis correcta y la duración del tratamiento. Siempre siga las instrucciones de su médico cuidadosamente y NUNCA se automedique. No deje de usar el medicamento sin consultar primero con un médico y, si lo toma más de una vez o en cantidades mucho mayores de las prescritas, siga las instrucciones que aparecen en el prospecto.

Vivir juntos (pronóstico)

Viviendo juntos / Pronóstico

Independientemente de la causa de la faringitis, el cuidado simple que se puede tomar en casa ayuda a aliviar los síntomas y acelerar la recuperación. Vea lo que puede hacer para llevarse bien con esta inflamación:

  • Resto . Duerme mucho y guarda tu voz
  • Beber demasiado líquido . Usted necesita mantener su garganta húmeda para evitar la deshidratación y mitigar las molestias causadas por la faringitis.
  • Prefiero los calientes . Los alimentos y bebidas calientes pueden aliviar el dolor de garganta.
  • Agua salada . Haga gárgaras con una solución líquida de agua y sal. Cinco gramos de sal para un vaso de agua son suficientes. Esta medida también ayuda a aliviar la incomodidad.
  • Evitar el aire seco . Use humidificadores de aire para facilitar la respiración. El aire seco puede causar más irritación en la garganta dañada.
  • Deshacerse del cigarrillo . Si usted fuma, es bueno dejar de fumar. Fumar puede dañar aún más la inflamación. Si usted no fuma, pero vive con fumadores, trate de evitar el humo.

Prevención

Prevención

Los gérmenes que causan inflamaciones virales y bacterianas, como la faringitis, son contagiosos y algunas medidas sencillas pueden prevenir la infección:

  • Lávese bien las manos, especialmente después de usar el baño, comer, estornudar o toser. Las manos son la puerta a muchas enfermedades, así que siempre es bueno estar limpio con ellas.
  • Evite compartir vasos y alimentos.
  • Si estornuda o tose, tenga cuidado de no contaminar el aire. Usa un pañuelo de papel.
  • Use alcohol-gel para desinfectarse las manos.
  • Evite tocarse la boca al usar teléfonos públicos o fuentes para beber.
  • Limpie los teléfonos, el control remoto y los teclados de las computadoras con frecuencia.
  • Evite el contacto muy cercano con personas que estén enfermas.
  • Trate de no salir de la casa en días muy secos. La tasa de contaminación en estas ocasiones suele ser más alta.
  • Use una máscara para la limpieza. Esto evita que inhale partículas de polvo.
  • Humedezca su casa. Evite el aire seco.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.