Inicio » Enfermedades » Enfermedades de transmisión sexual (ETS)

-Enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) (antes enfermedades venéreas) son aquellas que pueden ser adquiridas durante el contacto sexual.

Se clasifican como:

  • Obligatoriamente de transmisión sexual.
  • Frecuentemente transmitida por contacto sexual.
  • Finalmente transmitida por contacto sexual.

La no utilización del preservativo es la principal causa de contagio.

enfermedades de transmision sexualidad

Síntomas

Hay varios síntomas que deben llamar tu atención ante la posible presencia de una enfermedad de transmisión sexual (ETS). Es importante señalar, sin embargo, que algunas ETS no tienen síntomas, por lo que es importante mantener una rutina regular de seguimiento médico, con los exámenes indicados por el/los especialistas.

En primer lugar, tener relaciones sexuales sin protección (preservativo) significa exponerse a infecciones de transmisión sexual.

Si por cualquier acción pones peligro tu salud y sospechas de un posible contagio o infección, acude rápidamente a tu médico a fin de realizar las pruebas pertinentes. Un diagnóstico precoz puede marcar la diferencia en el tratamiento de enfermedades.

El Ministerio de Salud ha enumerado una serie de síntomas que pueden estar relacionados con diferentes enfermedades de transmisión sexual. Un diagnóstico preciso, sin embargo, sólo se puede hacer mediante la consulta de un médico.

Principales síntomas de una ETS

Picor, escozón, dolor al orinar, mal olor, dolor durante el coito, necesidad constante de orinar, color amarillento, gris o blanco en el flujo vaginal; presencia de llagas en el área genital, pequeñas “berrugas” o bultitos en la zona genital, dolor en la parte baja del vientre (mujeres), etc..

Éstos son los síntomas más comunes de una ETS, por lo tanto, si sufres alguno de ellos es extremadamente importante acudir al médico a fin de dictaminar el tipo de infección.

Diagnóstico

Un diagnóstico fiable de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) sólo puede hacerse después de la realización de las pruebas específicas prescritas por el médico.

Cómo las enfermedades de transmisión sexual son una preocupación importante en las vidas de las personas, puede ser tentador buscar en Internet (en caso de sospecha) algunas respuestas o fotos para algunos de los síntomas expuestos más arriba. Sin embargo, el exceso de información que se ofrece en Internet puede confundir más que ayudar a entender lo que te está pasando. Por lo tanto, busca siempre una atención médica adecuada antes de sacar conclusiones.

El diagnóstico precoz de cualquier enfermedad puede marcar la diferencia en el tratamiento. Así que no tengas miedo de acudir a la consulta de tu médico y explicarle tu situación.

Prevención

Cuando se trata de la prevención de enfermedades de transmisión sexual (ETS), hay dos estrategias principales:

  • La primera es la prevención de la infección, que básicamente es hacer un uso correcto de los condones o preservativos masculinos o femeninos en todo contacto sexual, además de tener una buena educación sexual e información.
  • La segunda táctica se refiere a las personas ya infectadas, que deben ser diagnosticadas y recibir una orientación adecuada, evitando la complicación de la enfermedad y su transmisión a sus parejas. Este punto es muy importante, ya que una vez diagnosticada una enfermedad, debe ser tratada con el fin de minimizar sus efectos.

Tratamiento

Todas las ETS tienen un tipo específico de tratamiento, a menudo dependiendo del tipo de infección que sea y del tipo de sexo (hombre o mujer). Pueden ser causadas por bacterias, hongos o virus, y muchas de ellas no tienen síntomas. Por lo tanto, es esencial llevar a cabo pruebas de rutina, además del uso de condones para prevenir el contagio.

Con el fin de romper la cadena de transmisión de enfermedades sexuales, es importante involucrar a tu pareja sexual durante el tratamiento, incluso si no tiene síntomas presentes.

Tipos de enfermedades de transmisión sexual: