Melanoma

Una de las más curiosas enfermedades de la piel que podrás encontrar es la que lleva por nombre Melanoma. Su inquietante patología y sus síntomas tan particulares seguro serán de interés para cualquiera.

Esta enfermedad o padecimiento, es considerado como el cáncer de piel más peligroso que existe. Aparecen cerca de 160.000 casos nuevos al año alrededor del mundo y resulta ser común en personas blancas. Hombres sobre todo.

Características principales del Melanoma

melanoma

En realidad se está haciendo referencia a una serie de tumores melánicos en el cuerpo. Estos mismos, son tumores originados por las células conocidas como melanocitos.

Células que se encargan de dar ese tono oscuro o esa pigmentación marrón a la piel. Siendo así, es lógico suponer que esta enfermedad se empiece a desarrollar en la capa más externa de la piel. ¡Esta capa lleva por nombre Epidermis!

Al ser un tumor de la piel, se puede entender que es una enfermedad cutánea. No obstante, existen otros dos tipos que se suelen desarrollar en órganos internos del cuerpo. Dichos tipos suelen ser: el Melanoma Uveal y el Melanoma Intestinal.

Usualmente, estos suelen aparecer en la piel como grandes manchas de color café en el cuerpo. ¡Muy similar a una quemadura severa! También, pueden verse en menor medida al tener una gran cantidad de lunares en todo el organismo.

De hecho, si se tienen más de 100 lunares en todo el cuerpo, deberías corroborar o vigilar que ninguno tenga un color diferente o una forma inusual con tu dermatólogo de confianza.

El Melanoma cutáneo es una enfermedad que puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. Su zona de mayor recurrencia, suele ser el pecho y el tronco en general, además de las piernas. Ya que es un tumor en la piel, lo más recomendable es que prestes debida atención a la misma.

El hecho de que tengas lunares no significa que necesariamente padezcas Melanomas malignos. Más bien, esto solo puede hacerte mucho más propenso a contraer esta enfermedad. ¡Mucho cuidado!

Síntomas del Melanoma cutáneo

A nivel de síntomas físicos, se puede decir que son pocos los que se pueden resaltar. En sus primeras etapas, puede pasar prácticamente inadvertido y sin que se sienta un malestar como tal. No obstante, ¡ello no indica que se deba tomar a la ligera este padecimiento!

A medida que va avanzando la enfermedad, empezarás a notar que los tumores de la piel son más grandes y recurrentes. Ello puede llevar a sentirse parcialmente débil o también que se sienta algo de ardor en la piel. ¡La picazón también suele ser un síntoma algo recurrente para esta enfermedad!

Las úlceras sanguinolentas y los tumores de la misma envergadura suelen ser prueba fehaciente. Estas mismas suelen acarrear debilidad corporal extrema y una falta parcial de movilidad corporal. Esto, por supuesto, entrando ya en aras del cáncer de piel como tal.

Curiosamente, existe una manera de detectar los síntomas básicos. Para ello, tendrás que valerte del llamado ABCDE de los síntomas del Melanoma, haciendo referencia a lo siguiente:

  • A de asimetría, cuando el tumor o la zona afectada tiene partes diferentes a nivel visual.
  • B de bordes, cuando se presenta irregularidad en los bordes del tumor, úlcera o lunar.
  • C de color, cuando ese tumor en específico no mantiene la misma tonalidad a lo largo del área.
  • D de diámetro, cuando esta mancha tiende a medir más de 6 milímetros de diámetro en total.
  • E de evolución, asociado al cambio físico que pueda llegar a tener ese lunar, úlcera o tumor.

Si sigues de cerca este ABCDE de síntomas, seguramente podrás detectarlo a tiempo.

 Causas

Se origina cuando los melanocitos actúan de manera irregular. Ello hace que haya irregularidades con la producción de melanina, lo cual trae consigo la tan hablada enfermedad. ¿Qué es lo que puede causar este padecimiento tan específico? Pues, la causa principal de este mal resulta ser la exposición a los rayos ultravioletas.

Así es, la exposición exagerada al sol es la mayor causa. Los rayos ultravioletas tienden a violentar el funcionamiento óptimo de nuestras células cutáneas. Además, estar expuestos a condiciones ambientales extremas (asociadas al calor) también es una causa del Melanoma.

A lo anterior dicho se le puede sumar, la exposición de la piel a sustancias dañinas para la misma. Un claro ejemplo de esto puede ser el jugo de limón, capaz de decolorar la piel excesivamente. Esto, por supuesto, si se usa este jugo sin cuidado y se deja en la piel sin lavarla ni tocarla.

La herencia también juega un rol importante en relación a las causas en tu organismo. Si algún familiar cercano como padre o madre lo ha padecido puede que seas propenso a la enfermedad.

Tratamientos

La buena noticia de todo este asunto es que es una enfermedad altamente tratable. Más si se diagnostica a tiempo. El tratamiento quirúrgico suele ser el método más usado para eliminar esta enfermedad de la piel de manera permanente.

¿En qué consiste este tratamiento? Simple, tan solo es una cirugía donde se extirpa todo el tumor o úlcera que está causando inconvenientes. Una vez retirado, se procede a analizar que no quede residuo de estas células y listo. Un tratamiento para el Melanoma altamente efectivo.

Sumado al tratamiento anterior, recientemente se ha agregado un tratamiento farmacológico para el Melanoma. Este mismo, es recomendado cuando se trata de una de las formas más malignas: El Melanoma asociado a la mutación del gen BRAF. Este medicamento suele encontrarse bajo el nombre de vemurafenib.

Lo anterior relatado solo tiene validez si esta enfermedad está en sus primeros pasos de crecimiento. Si resulta estar mucho más avanzada, puede que desarrolles cáncer de piel.

De ser así, los tratamientos tendrían que incluir quimioterapias, inmunoterapias y demás. No obstante, esta clase de tratamiento no asegura la eliminación total del Melanoma en fase terminal. Por ende, ¡es más recomendable prevenir esta enfermedad y no dejar que llegue a mayores!

Diagnóstico

Para diagnosticarlo, el médico se basta de una serie de exámenes bastante curiosos y particulares. Aunque, lo primero que se hace para diagnosticar esta enfermedad es ver si la piel presenta irregularidades. Manchas nuevas, lunares de gran tamaño o úlceras visualmente alarmantes cuentan como irregularidades palpables.

Pruebas preliminares y exámenes físicos son de lo que se valdrá tu médico de confianza para detectarlo. De obtener resultados positivos, se pasará a realizar una biopsia de piel para corroborar los ya obtenidos resultados. Hay toda una serie de biopsias diferentes que el médico te puede practicar.

Prevención

Con todo lo anterior dicho, es normal que sientas curiosidad acerca de la prevención. Es una enfermedad que puede llegar a aparecer en cualquier momento y sin previo aviso después de todo.

  • Ten mucho cuidado con tu piel si la misma resulta ser de tez muy clara. Recuerda que esta tonalidad en la piel refleja una baja cantidad de melanina en todo tu organismo. Es decir, eres más propenso a poder desarrollarlo.
  • Evita tanto como puedas estar expuesto al sol, ya que esto acelera el desarrollo. En dado caso de que tengas que estar expuesto, usa protector solar para mantenerte a salvo. ¡También se vale el uso de gorras, sombreros o cremas que protejan tu piel!
  • También se puedes llegar a desarrollar en los ojos, así que también se recomienda mantener los mismos protegidos. Más si tienes ojos claros.
  • Conoce tu cuerpo a la perfección y ubica todos aquellos lunares o manchas que puedas tener en tu piel. Si haces esto, ten la certeza de que te darás cuenta cuando puedas llegar a tener Melanoma. Usualmente estas manchas no suelen ser mortales para el cuerpo, no obstante, ¡nunca se sabe cuándo esto llegue a cambiar!
  • Asegúrate de que ningún familiar cercano padezca de esta enfermedad o de piel ultra sensible en general. ¡Recuerda que esta enfermedad puede ser hereditaria!, o al menos la tendencia a la misma.
  • Acude periódicamente a un dermatólogo y a cualquier otro médico que pueda chequearte eficientemente. ¡Así estarás prevenido y con el respaldo de un profesional en el área!

No dejes de tener presente que es una enfermedad que se propaga muy rápido por todo el cuerpo. Por ello, no dejes de cuidarte por nada ni de acudir ante un profesional si tienes alguna sospecha. Más vale prevenir que lamentar, ¿no te parece?

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.