Lipoma

Acumular grasa en el cuerpo cobra tintes mucho más interesantes y preocupantes cuando se habla del Lipoma. Esto, porque resulta ser una enfermedad que no parece tener una causa aparente para que se desarrolle.

¿De qué trata este padecimiento tan particular del cuerpo? ¿Existe alguna manera de contrarrestarlo? ¿Puedes llegar a tener complicaciones en tu salud por el simple hecho de tener Lipomas en el cuerpo?

Características principales del Lipoma

Como bien se infirió, no es más que un bulto compuesto en su mayoría por células de grasa. Usualmente se encuentra por debajo de los hombros, el cuello o la espalda y son de crecimiento lento pero constante.

Curiosamente, a la aparición múltiple de Lipomas en el cuerpo se le conoce como Lipomatosis. Estos mismos, pueden llegar a convertirse en cáncer si no son tratados de manera efectiva. ¡Aunque esto no suele pasar muy a menudo!

Las células que los forman son las mismas que constituyen el tejido adiposo del organismo. Por ello, es normal que esta acumulación se lleve a cabo por debajo de la piel de manera asintomática. Aunque suelen aparecer en la parte superior del cuerpo, en general pueden propagarse por todo el organismo.

Suelen ser blandos al tacto, de forma redondeada y no ocasionan ningún dolor en todo su desarrollo. Pueden llegar a incomodar bastante si están situados en zonas cercanas a las articulaciones.

Generalmente suelen medir apenas un centímetro de diámetro, llegando a extremos de alcanzar hasta los 6 centímetros. Además de ello, estos bultos de grasa pueden trasladarse cuando se les toca. Esto último, debido a su adherencia a los planos más profundos de la piel.

lipomas

Actualmente existen dos tipos que valen la pena su mención, siendo estos los que se explican a continuación:

  1. Los Lipomas cutáneos o Lipomas Superficiales: El cual se forma cuando la acumulación de células se hace en los tejidos blandos superficiales. Son estos los que suelen localizarse en la espalda, cuellos y hombros, siendo también frecuente que aparezcan en los muslos.
  2. Los Lipomas profundos: El origen de estos suele ser interóseo, intramuscular o intermuscular. Son un poco más firmes y duros que los anteriores mencionados y también son menos frecuentes. Estos bultos suelen estar ubicados en las manos, pies, lengua y hasta las encías.

A estos dos tipos se le puede agregar otros tipos particulares tales como:

  • Los Fibrolipomas
  • Los Mixolipomas.
  • Los Condroides.
  • Los Miolipomas.
  • Los Lipoblastoma.
  • Los Hibernoma.
  • Angiomiolipoma.
  • Los Lipomas de células de huso.

Vale aclarar que todos estos previamente listados, al tener patologías particulares, no se explicarán a profundidad. Aquí solo se hablará de los dos tipos principalmente mencionados.

Síntomas particulares del Lipoma

Aunque puedan llegar a asustar visualmente, lo cierto es que los Lipomas suelen ser asintóticos en su totalidad. Ello quiere decir que no presentan ningún tipo de síntoma en sus primeras etapas de desarrollo. Del mismo modo, ¡puede llegar a desaparecer sin previo aviso del cuerpo!

Pese a lo anterior dicho, es cierto que puede llegar a convertirse en algo mucho más agravante. Tal es el caso de la Lipomatosis, Lipomas múltiples que pueden llegar a aparecer por doquier. Estos a su vez pueden pasar a formar lo que se conoce como Adiposis, derivado de los múltiples Lipomas que yacen en tu organismo. Esta enfermedad puede traer consigo los siguientes síntomas:

  • Entumecimiento del cuerpo.
  • Fatiga excesiva y crónica.
  • Malestar general.
  • Hinchazón desmesurada de las zonas afectadas.

Como bien se dijo, no presentan síntomas tales como dolor en la zona o exceso de hinchazón. De ser así, lo más recomendable es que asistas ante un especialista para que pueda examinar ese bulto de grasa. ¡Puede que se trate de un Liposarcoma!, tumor canceroso que puede poner en grave riesgo tu vida.

¿Qué es lo que causa la aparición de un Lipoma?

Anteriormente se ha asomado que parece surgir sin ningún tipo de causa particular. Esto es cierto en la mayoría de los casos, desarrollándose sin el previo conocimiento de la persona.

Estudios afirman que pueden ser hereditarios, teniendo más probabilidades de desarrollarlo si algún familiar padece estos bultos. Del mismo modo, también se pueden asociar al acné excesivo que una persona puede poseer. Por ello no es de extrañar que aparezcan en la adolescencia!

Entre los factores de riesgo que pueden proliferar la presencia de Lipomas en el cuerpo se encuentra:

  • El sobrepeso, lo cual suele traer consigo acumulación de grasas en todo el organismo.
  • Los golpes fuertes propiciados en las zonas de la espalda y los hombros.
  • Consumir de manera desmedida grandes cantidades de alcohol.
  • Condiciones médicas específicas tales como enfermedades del hígado o altos niveles de glucosa en la sangre.
  • Tener una edad promedio entre los 40 y los 60 años.

Básicamente, las probabilidades de padecer de Lipomas son muy escasas y están muy vinculadas al estilo de vida que lleves.

Tratamientos para el Lipoma

Ya que suelen ser asintóticos y muy poco molestos, es normal que no necesiten de ningún tratamiento.

No obstante, esta clase de cúmulos celulares suelen verse estéticamente mal en el cuerpo humano. Además, en raras pero verídicas ocasiones pueden llegar a desarrollar dolores y molestias a nivel corporal. En esos casos sí hace falta tratarlos.

En lo que se refiere a los tratamientos, generalmente se suele utilizar procedimientos quirúrgicos y externos al organismo. En otras palabras, se suele extirpar. Entre estos procedimientos para tratarlos se puede encontrar:

  1. Las liposucciones, procedimiento que consiste en aspirar la grasa dentro del Lipoma. Esto se suele llevar a cabo haciendo una pequeña incisión en la zona afectada.
  2. Las extirpaciones quirúrgicas, la técnica más común cuando se trata de eliminarlos. En primera instancia se hace una pequeña incisión en la piel luego de haberla sedado correctamente. Acto seguido, se procede a operar la zona afectada de manera sencilla y casi indolora. ¡Esta operación no suele durar más de una hora y es la más efectiva para erradicar el Lipoma!
  3. Las ampollas de corticoide, una sustancia particular que se inyecta para disminuir su tamaño. Este método es un tanto incierto y no suele funcionar de manera perfecta en la mayoría de los casos.

Pese a lo que pueda parecer, el tratamiento puede desencadenar otro tipo de consecuencias nocivas y peligrosas. No suelen ser comunes estas consecuencias, pero ciertamente existe un factor de riesgo latente ante estos tratamientos. Las complicaciones suelen ser las siguientes:

  • Que la herida del Lipoma llegue a infectarse después de la cirugía.
  • Que se llegue a provocar una embolia grasa.
  • Que, gracias a la cirugía, se lesionen gravemente los vasos sanguíneos del cuerpo. ¡Esto puede comprometer el tejido vascular!
  • Que el Lipoma quede mal extirpado o tratado, trayendo consigo deformaciones en la piel.
  • Que empiecen a proliferar Seromas en el cuerpo.
  • Que se produzca un caso severo de equimosis.
  • Que el Lipoma extirpado no cicatrice correctamente, llegando a comprometer la estética de la piel.

Dicho lo anterior, vale la pena mencionar que no es de extrañar la incidencia de Lipomas una vez extirpado. Pueden llegar a aparecer en el mismo lugar o inclusive desarrollarse en otro lugar nuevo.

Es por este motivo, que el procedimiento quirúrgico es el más eficaz cuando de borrar Lipomas se trata. ¡Las probabilidades de incidencia son mucho más bajas que con los otros dos métodos mencionados! Aun así, no deja de ser riesgoso someter al cuerpo ante esta clase de proceso o tratamiento.

Lo más recomendable es someterse a estos procedimientos solo si la situación lo requiere. Si no hace falta quitarlos, ¿para qué correr riesgos entonces?

Diagnóstico

Sea que se trate de un Lipoma ordinario o de algo mucho peor, no deja de ser necesario diagnosticarlo. De esta forma se está seguro que ese bulto graso no es nocivo para la salud.

El especialista que te atenderá, seguramente te hará pruebas físicas y preguntas relacionadas a tu historial clínico. Además, es más que probable que te realice una biopsia para cerciorarse que este bulto no es cancerígeno. ¡Las ecografías también suelen ser comunes!

Todo este compendio de pruebas puede llegar a confirmar o no que el bulto se trata de un Lipoma ordinario. De ser así, ya queda de tu parte notificarle al especialista si deseas la extracción del mismo de manera inmediata.

No dejes de acudir ante un profesional. Después de todo, por cuenta propia uno no puede determinar si se trata de algo mucho más grave o no.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.