Inicio » Enfermedades » Enfermedades De La Piel » Herpes Zóster (Culebrillas)

Herpes Zóster (Culebrillas)

Mucho misterio y desinformación está asociada con la enfermedad conocida como Herpes Zóster, también conocido como Culebrillas. ¿Qué complicaciones puede traer esta enfermedad de la piel? ¿Puede ser contagioso? ¿Cómo se deben tratar correctamente las culebrillas?

Si todas estas preguntas te aquejan actualmente, entonces has llegado al mejor lugar de la web para responderlas. No te despegues de aquí y sigue leyendo todo acerca de la culebrilla o Herpes Zóster.

Primeramente, se debe mencionar que es un doloroso sarpullido que provoca ampollas en la piel. Suele ser un padecimiento muy común a lo largo del mundo y hasta existe una vacuna contra la enfermedad.

Principales características del Herpes Zóster

Si hay algo curioso acerca de la Culebrilla, es que la misma es causada por el virus de la varicela. Es decir que esta enfermedad de la piel es propensa a aparecer después de haber padecido varicela en un principio. Ten presente que este virus puede alojarse dentro de tu cuerpo durante muchos años sin presentar síntomas de ningún tipo.

Entre los aspectos más característicos resalta su particular brote de sarpullido por todo el cuerpo. El mismo, suele incluir ampollas capaces de durar de 2 a 4 semanas dependiendo de la intensidad. Dichas ampollas suelen ser de un color rojo muy intenso en sus primeras etapas de formación.

Estas ampollas o erupciones, suelen romperse para abrir paso a pequeñas úlceras que a su vez se transforman en costras. Estas últimas se terminan cayendo luego de haber superado la enfermedad cutánea.

Curiosamente, las erupciones o ampollas previamente mencionadas aparecen días después de los primeros síntomas de las culebrillas. Ello es muestra del por qué esta enfermedad obtiene este nombre tan característico. ¡Pareciera que tuvieras culebrillas dentro de tu organismo!

Otro aspecto que también caracteriza a esta patología es su aparición en edades muy tardías. Esta clase de herpes es común que aparezca en personas mayores a los 55 años, además de  presentárseles otras complicaciones.

Ello no implica que cualquier persona, independientemente de la edad, pueda desarrollar Herpes Zóster. ¡Cualquier persona puede padecer esta enfermedad! Vale mencionar, que la erupción que desarrolla el herpes Zóster suele abarcar una amplia área de la columna.

Un aspecto resaltante de la Culebrilla, es que la misma no puede dar sin antes haber padecido Varicela. No importa en qué época o en qué momento se padeció la enfermedad, siempre y cuando haya aparecido. Esto se debe a que estas dos enfermedades comparten el mismo virus en común. ¡El virus varicella-zoster es el causante de todos los problemas!

herpes zóster

Síntomas

Ya conociendo las características típicas, toca ondear en el tema de sus síntomas más particulares. Los mismos, suelen resaltar por su constante incomodidad y agudo dolor corporal. Dichos síntomas del Herpes Zóster (culebrillas) son:

  • Hormigueo constante de un solo lado del cuerpo, seguido del ya mencionado dolor agudo.
  • Ardor excesivo en todo el cuerpo.
  • Fiebres elevadas y escalofríos.
  • Sensación constante de malestar general.
  • Dolor de cabeza y dolor en las articulaciones.
  • Dificultad para articular o mover alguno de los músculos de la cara.

En casos menos frecuentes, se pueden presentar esta otra tanda de síntomas un poco más serios:

  • Inflamación desmesurada de los ganglios linfáticos.
  • Caída de uno o ambos párpados.
  • Hipoacusia.
  • Pérdida del movimiento del ojo.
  • Problemas de visión.
  • Serios problemas en el sentido del gusto.

Por si estos síntomas de culebrillas no fueran poco, también puede llegar a desarrollar las siguientes complicaciones:

  • Otro ataque de Culebrilla después de haber terminado este ataque.
  • Ceguera, ocasionada si es muy recurrente en el área de los ojos.
  • Sordera.
  • Infección en la sangre, generalmente vista en las personas con un sistema inmunológico muy débil.
  • Otras Enfermedades de la piel que se originen por infecciones cutáneas.
  • El Síndrome de Ramsay Hunt, solo visto si la culebrilla afecta en demasía a los nervios de la cara.

Como puedes apreciar, padecer culebrillas puede tornarse tortuoso y altamente molesto si no se trata adecuadamente. Más, considerando que es una enfermedad que se aloja en tu organismo sin que sea perceptible por cuenta propia. ¡Mucho cuidado con la culebrilla!

Causas

Como bien se dijo, es causado por el virus varicella-zoster, también conocido como virus VVZ. ¡No hay más causantes de esta particular enfermedad! Dicho virus suele reactivarse después de un tiempo dentro del cuerpo para hacer estragos una vez más en el mismo.

Nadie sabe las razones exactas por las cuales se puede reactivar este virus latente en el organismo.

Las probabilidades de padecer culebrillas aumentan en gran medida si:

  • Se tiene una edad avanzada (más de 55 años de edad).
  • Si se padeció varicela antes del primer año de edad.
  • Si el sistema inmunológico se encuentra debilitado debido a algún medicamento o enfermedad en particular.
  • Si un adulto o una persona en general tiene contacto directo con la erupción del Herpes Zóster. De hecho, esta es la única manera de “contagiar” el Herpes Zóster a otra persona que no lo esté padeciendo. Si tienes contacto con estas erupciones y no has tenido varicela, es probable que la padezcas en vez de culebrilla. ¡Más si no estás vacunado contra esta enfermedad!

Básicamente, el virus vuelve a surgir del cuerpo si se presenta una gran alteración en el sistema inmunológico. De manera específica, si se presenta alteración en la inmunidad mediada por las células. ¡Simple pero verídico!

Ondeando en las causas del Herpes Zóster, vale la pena mencionar su nula relación con propiedades o eventos de índole esotérica. ¡Esta no es una enfermedad que contraes por hechizos o cosas por el estilo! Como bien se mencionó, esta enfermedad se encuentra latente en todas aquellas personas que padecieron de varicela en algún momento. Aunque aún no se pueda predecir cuándo se reactivará el virus, ello no indica que deba tratarse como enfermedad extraordinaria. ¡Ya lo sabes!

Tratamientos

Aunque sea una enfermedad latente en el cuerpo humano, ello no implica que no pueda tratarse. Muy por el contrario, este padecimiento puede ser altamente tratado para disminuir sus efectos tan nocivos para las personas.

El primer tratamiento a mencionar, tendría que ser la vacuna contra la Varicela que existe actualmente. Esto, por supuesto, considerando que ya no la tienes puesta con antelación. Esta es una vacuna que se suele ponerse en los primero años de edad.

Curiosamente, existe otra vacuna para las culebrillas que se suele colocar en las personas mayores de edad. De esta forma, se pueden disminuir los efectos de esta enfermedad.

En términos generales, el tratamiento consiste en ingerir medicamentos antivirales. Los mismos, son capaces de disminuir el dolor y prevenir futuras complicaciones. Dichos medicamentos son más efectivos si se empiezan a ingerir en las primeras 72 horas de la enfermedad. Dichos medicamentos suelen dárseles al cuerpo por medio de pastillas o por vía intravenosa.

Otros medicamentos capaces de tratar la culebrilla son:

  • Los antihistamínicos.
  • Los antialérgicos.
  • Medicamentos que incluyan Capsaicina.

Se recomienda reposar acostado hasta que la fiebre disminuya. También se puede utilizar compresas de agua fría para disminuir el dolor corporal.

Esta enfermedad suele durar un máximo de 3 semanas, con probabilidades muy bajas de re-aparecimiento. Sin embargo, si esto llegase a pasar, lo más sensato es acudir ante un médico especialista.Evita la automedicación y acude ante un profesional.

Diagnóstico

Para lo que respecta a diagnósticos, se puede decir que no requiere de pruebas exhaustivas. En contados casos el médico que está chequeándote necesitará de exámenes para determinar si realmente padeces la enfermedad.

Lo que sí es probable es que te pidan o te pregunten acerca de tu historia clínica. ¡Más si eres una persona mayor a los 50 años de edad!

Por demás, el diagnóstico del Herpes Zóster suele ser rutinario y nada fantástico de mencionar. ¡Solo queda cuidarse tanto como sea posible para no agravar esta enfermedad!

Cómo prevenir el Herpes Zóster

Al ser una enfermedad latente dentro de las personas, es muy poco lo que se puede hacer para prevenirla. ¡Si ya te ha dado varicela lo mejor que puedes hacer es mantener tu sistema inmunológico en óptimas condiciones!

Comer de manera saludable, hacer ejercicio constantemente y prestar atención al cuerpo puede salvarte de las Culebrillas. Mantener la piel debidamente aseada también es una forma de prevenir el Herpes Zóster efectivamente. ¡Mantener una buena higiene es de vital importancia para tratar esta enfermedad!

En este mismo orden de ideas, procura no estar en contacto directo con personas que padezcan culebrillas. ¡Menos si estas se encuentran en sus primeras fases! No es que sea una enfermedad contagiosa, pero las probabilidades de padecerla de esta manera son mayores.

Si eres una persona mayor, vacunarte contra esta enfermedad es una buena forma de prevenirla también. Cosa que aplica de igual manera para los niños y jóvenes que no poseen su vacuna contra la varicela. ¡Ya lo sabes!

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario