Inicio » Enfermedades » Enfermedades De La Piel » Hemangioma

Hemangioma

Los bebés e infantes en general cobran protagonismo en estos momentos gracias a la enfermedad benigna conocida como Hemangioma. La misma, puede ser bastante curiosa y común, pese a lo extraña que pueda llegar a sonar.

¿Conoces algo relacionado a esta enfermedad del hígado? Aquí podrás saber todo lo que engloba esta enfermedad para el organismo. No dejes de nutrir tus conocimientos ni de cuidarte acerca de este padecimiento en específico.

Características principales

Se conoce como Hemangioma a ese tipo particular de tumor que se forma gracias a los capilares sanguíneos. Básicamente es una acumulación excesiva o anormal de los vasos sanguíneos de una determinada zona. Suelen ser tumores benignos que aparecen en los niños en sus primeros años de edad.

Generalmente, estos tumores hacen acto de presencia en la cara y el cuero cabelludo del afectado. Además, no suele afectar de manera negativa el desarrollo y crecimiento del infante.

Es posible dividir esta enfermedad de la piel en diferentes fases:

  1. La fase de rápido crecimiento, donde se puede apreciar la mayor parte de la evolución del tumor.
  2. La fase de reposo.
  3. La fase de involución, donde desaparece este tumor de una vez por todas.

Entre las características físicas de esta patología tan particular se encuentra su forma plana y elevada. Esta protuberancia suelen tener bordes irregulares con tonalidades rojizas un tanto oscuras. Curiosamente, esta enfermedad suele relacionarse con la enfermedad hereditaria de Von Hippel-Lindau.

En aras de ampliar más los conocimientos relacionados, se puede mencionar los diferentes tipos que existen. Hay diferentes variantes que debes conocer. Entre estas se encuentra:

  • El Hemangioma Capilar, también conocido como Nevus o marca de fresa. Es el tumor más típico en aparecer durante la infancia y está compuesto de capilares. ¡Ya para los 9 años de vida este tumor suele desaparecer en su totalidad!
  • El Hemangioma plano, conocido también como Hemangioma oporto. Este tipo suele presentarse como manchas de color rojizo muy oscuro.
  • El Hemangioma cavernoso, típico también en los más pequeños de la casa. Éste, a diferencia del primero mencionado, tiende a persistir mucho más en el tiempo. Tiene un aspecto mucho más nodular e incluye muchos más componentes sanguíneos. Resulta difícil realizar una biopsia gracias a lo previamente mencionado.

De una manera un tanto aislada, se puede decir que existe un Hemangioma que afecta al hígado como tal. El mismo suele conocerse por el nombre de Hemangioma hepático y suele ser también un tumor benigno. Sumado a esto se puede decir que, todos suelen ser considerados como neoplasia de los vasos sanguíneos.

hemangioma

Síntomas característicos del Hemangioma

Son tumores que no traen consigo ningún síntoma que atente contra la salud del bebé. ¡No hay mucho de qué preocuparse por ese lado! No obstante, sí que se puede apreciar varios síntomas físicos sumamente resaltantes tales como:

  • Aparición de manchas de un color rojo muy intenso a los pocos días después del alumbramiento del bebé.
  • Dicha mancha puede llegar a convertirse en una llaga elevada de color rojo o purpura rojizo.
  • Suelen aumentar de tamaño a medida que pasan los primeros meses de vida del bebé. Luego de este tiempo suele disminuir de tamaño.

Básicamente estos son los únicos síntomas palpables. En el 50% de los casos de Hemangioma, el mismo suele desaparecer en su totalidad. En la otra mitad de los casos se suele notar que hubo Hemangioma en algún momento de la vida del pequeño. Sin embargo, como ya se ha dicho anteriormente, ¡no hay de qué preocuparse!

Suelen formarse y empezar su crecimiento hasta los primeros 6 meses de nacimiento. Curiosamente, estos tumores pueden llegar a aparecer en los ojos o en sus alrededores. También, pueden aparecer muy cerca de la nariz y los labios u orejas.

De ser así, esto sí que puede ocasionar serios problemas en el desarrollo del pequeño. ¡Sobre todo problemas relacionados con sus 5 sentidos! Usualmente se suele llegar a desarrollar Ambliopía o Glaucoma. Estas mismas suelen conllevar los siguientes síntomas:

  • Visión borrosa.
  • Pérdida auditiva.
  • Dificultad para respirar, lo cual puede traer consigo otros problemas respiratorios.
  • Obstrucción de los párpados.
  • Dolor e hinchazón de la zona afectada. Dicho dolor no deriva del tumor como tal, sino del lugar donde yace el mismo.

¡No hay que tomarse tan a la ligera este pequeño padecimiento infantil aunque en primera instancia sea inofensivo!

Principales causas

A ciencia cierta no se puede saber cuáles son las causas que originan la Hemangioma benigna en el organismo. Se sabe que son acumulaciones de vasos sanguíneos, pero no se puede especificar por qué llega a aparecer.

Hipótesis aseguran que puede llegar a ser hereditario, pero la falta de pruebas hace dudosa esta relación genética. ¡Cerca del 10% de los lactantes pueden llegar a padecer de esta enfermedad benigna!

Algunos estudios sugieren que la falta de proteínas específicas en el organismo del bebé hace posible la aparición de Hemangioma. Dichas proteínas no suelen estar presentes en el cuerpo de la madre durante todo el proceso de gestación. Aun así, ¡estos estudios no gozan de una gran base científica que los sustente!

En estos momentos se puede recalcar que, curiosamente, es más propensa en niñas que en niños. De hecho, la proporción de regularidad en Hemangiomas infantiles es de 3 a 1, siendo más recurrente en las hembras.

Siguiendo este mismo orden de ideas, se puede decir también que los bebés prematuros son propensos. Cosa que puede dar a entender que la falta de nutrientes tiene algo que ver.

Sea cual sea el caso, por los momentos es un misterio determinar cuándo un bebé tendrá o no. Esto, debido a que se desconoce las causas exactas que ocasionan esta peculiar enfermedad de la piel.

Tratamientos

Con todo lo anterior dicho queda preguntarse si existe alguna manera de tratarlos. Por supuesto que existen varias formas de tratarlos. Sin embargo, ya que este tumor suele desaparecer por sí solo, no hace falta un tratamiento como tal. Por consiguiente, ¡no incurras en someter a un niño a estos tratamientos si no es altamente necesario!

Los tratamientos que existen actualmente suelen ser los siguientes:

  • Tratamiento por esteroides: Cuando de Hemangiomas en el ojo se trata, este tratamiento resulta ser el más adecuado. El mismo, suele consistir en suministrar al cuerpo del pequeño drogas compuestas de esteroides. Estos compuestos hacen que los vasos sanguíneos de la Hemangioma bajen en tamaño. Estas drogas suelen administrarse por vía oral, aunque también pueden inyectarse o aplicarse superficialmente. Los escasos efectos secundarios de este tratamiento pueden incluir retrasos en el crecimiento físico y hasta cataratas o glaucoma.
  • Tratamiento con Propranolol: Este tratamiento, a diferencia del anterior, suele causar mucho menos efectos secundarios. Este medicamento suele aplicarse de manera tópica suponiendo que el Hemangioma sea delgado y reducido en tamaño. El Propranolol puede afectar la presión arterial y el ritmo cardíaco del bebé con Hemangioma. Por consiguiente, se debe suministrar este medicamento de manera medida y cuidadosa. ¡Puede incluir una breve estadía en el hospital y se suele administrar por vía oral o tópica!
  • Tratamiento con láser: Último tratamiento efectivo para borrarlos. Este tratamiento puede usarse tanto para eliminar como para prevenirlos a futuro. El láser es capaz de reducir el tamaño de los tumores y aclarar su color de manera notoria. Suele reservarse esta clase de cirugías para pequeños y definidos.

Si se puede apreciar que la Hemangioma desplaza al ojo o si este ejerce presión sobre el mismo, no lo pienses dos veces. Acude a estos tratamientos antes de que las consecuencias sean irreparables. También puedes acudir a tratarlos si los mismos comprometen la salud del pequeño. Son muy escasos estos casos pero, ¡sí que pueden ser posibles de observar

Diagnóstico y prevención del Hemangioma

El médico puede llegar a diagnosticarlos con solo observar la forma física del tumor benigno. ¡No se necesita llevar a cabo ningún tipo de examen extraordinario! Estos tumores suelen desarrollarse de manera tan rápida que muy pocas veces pueden confundirse con otro padecimiento infantil. ¡Son muy característicos en realidad!

En lo que respecta a la prevención, vale decir que no hay manera acertada de prevenir los Hemangiomas. Es un padecimiento que aún guarda varios misterios consigo.

Lo máximo que se puede hacer es mantener un embarazo bastante saludable a medida que el feto crezca. De esta manera, las probabilidades de que el bebé lo desarrolle pueden reducirse al menos un poco. Otra cosa que bien se puede y se debe hacer es acudir con el bebé a hacerse chequeos periódicos. Así se puede medir el desarrollo y también su proceso de involución.

Ten presente que este padecimiento suele dejar cicatrices en el cuerpo que afectarán la estética del pequeño mientras crezca. ¡Ello no implica que sea un padecimiento mortal como bien pudiste apreciar!

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.