Inicio » Enfermedades » Enfermedades De La Piel » Erisipela

Erisipela

No volverás a ver las infecciones de la misma manera cuando conozcas esta enfermedad llamada Erisipela. Repulsiva, bacteriana y capaz de atacar tanto a niños como adultos.

¿Qué clase de secretos esconde esta enfermedad de la piel tan particular? ¿Puede tratarse y curarse la Erisipela de alguna manera? ¿Cómo hago para determinar por cuenta propia si tengo Erisipela?

Principales características de la Erisipela

Es una fuerte infección aguda producto de una bacteria. Esta misma, recibe el nombre de streptococcus pyogene, un estreptococo que ataca a la dermis y los vasos linfáticos. Es decir que afecta la zona casi externa de la piel.

Hay que recordar que la piel se divide en capas, siendo la dermis una de las capas más exteriores.

Las principales características terminan siendo la inflamación excesiva de la zona afectada y una fuerte coloración rojiza. A eso se le suma su tendencia a aparecer en los pies o en el rostro de la persona afectada. A esto último se le conoce como Erisipela facial.

Usualmente los bordes de esta coloración rojiza de la piel suelen ser bien definidos y de variados tamaños. Además, este tipo de enfermedad cuenta como un tipo de celulitis muy particular.

¿Que qué es la celulitis? Pues simple, es un tipo de inflamación difusa del tejido conjuntivo. En términos generales, ¡es un hinchamiento excesivo de las células! La misma, puede producirse por bacterias como los estreptococos.

Curiosamente, la Erisipela infecciosa también puede llegar a desarrollarse por debajo de la hipodermis. Ello hace que la inflamación se torne mucho menos definida y de tonos mucho más rosados. En esta clase de casos se puede encontrar una bacteria muy diferente a la del estreptococo.

De lo anterior dicho se puede concluir que, mientras menos profundo se localice, más definida se hace.

erisipela
CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1105527

Diferencia entre la Erisipela y la celulitis

Aunque puedan ser muy parecidas, no es lo mismo una Erisipela a una celulitis. Su más grande diferencia, de hecho, radica en el hecho del lugar donde se aloja la bacteria infecciosa.

La bacteria causante se aloja, generalmente, en las capas de la piel mucho más cercanas al exterior. Ello indica que suele afectar la epidermis, una de las capas más superficiales de la dermis. Por su parte, la celulitis suele ser una infección mucho más profunda, llegando a atacar a la hipodermis. Los tejidos grasosos de la hipodermis para ser exactos.

Síntomas comunes de la Erisipela

Una vez abordado los temas de las características y aspectos de interés, toca hablar sobre sus síntomas. Y es que la verdad sea dicha, ¡esta es una enfermedad cutánea que puede reconocerse fácilmente por su sintomatología.

La Erisipela suele causar estos síntomas:

  • Dolor intenso en la zona donde se aloja la bacteria.
  • Hinchazón y ardor de la zona afectada por la Erisipela. ¡Sentirás que tu piel está ardiendo!
  • Sensación de calor en la zona afectada.
  • Sudoración excesiva.
  • Ampollas en la piel.
  • Fiebres elevadas.
  • Escalofríos constantes debidos a los cambios de temperaturas abruptos que atraviesa la piel afectada.
  • Úlceras cutáneas con bordes bien definidos.
  • Pérdida del apetito.
  • Vómitos.
  • Malestar general y sensación de debilidad.
  • Dolores fuertes de cabeza.

Realmente es una enfermedad de tener cuidado. Por suerte, los síntomas suelen durar muy poco en el tiempo si se sabe tratar debidamente. ¡Esto sabrás cómo hacerlo un poco más adelante! No obstante, si no se trata con suficiente cuidado, la bacteria podría causar acumulación de pus en la zona infectada.

Por si lo anterior dicho no fuera suficiente, también podría desarrollarse necrosis en la piel o una infección generalizada. ¡Esto podría llevar a la muerte si no se tiene el debido cuidado! Por consiguiente, de padecerse la enfermedad, se recomienda aprender tanto como sea posible.

Otro síntoma final resulta ser la sensación de estiramiento de la piel afectada. Ello se debe a la inflamación de los ganglios linfáticos y por tanto, resulta ser un síntoma realmente predecible. ¡Ya lo sabes!

Principales causas

A estas alturas del partido ya se debe conocer la causa principal. La infecciosa bacteria estreptococo. Si llegas a tener contacto con esta bacteria en una determinada zona probablemente te de Erisipela cutánea.

Pero, de ser esto cierto, ¿cómo se puede entrar en contacto con esta bacteria? Simple, ello se puede llevar a cabo con cualquier lesión leve que reciba la piel. Ello significa que existen varios factores de riesgo para contraer Erisipela, los cuales son:

  1. Los cortes simples en la piel.
  2. Cualquier otro tipo de erupción de la piel como la varicela.
  3. El pie de atleta.
  4. Las picaduras de mosquitos.
  5. Lesiones en las uñas, siendo la más frecuente de todas las uñas encarnadas.
  6. Quemaduras.
  7. Mordidas superficiales o severas de cualquier animal.
  8. Colocarse o implantarse piercings en el cuerpo.
  9. Espinillas, sobre todo si se dejan abiertas o si se sacan.
  10. Los eczemas.

En términos simples, cualquier cosa que violente la piel de una u otra manera es una causa potencial.

Sumado a todo lo anterior, existen otros factores de riesgos ajenos a la piel que pueden influir en la aparición. Dichos factores que pueden causar son:

  • El sobrepeso o la obesidad.
  • La Diabetes.
  • El uso de corticoides.
  • El padecimiento de edema crónico (sea cual sea su causa original).

Entre los tipos de bacterias que causan Erisipela se encuentran:

  • Streptococcus.
  • Staphylococcus.
  • Haemophilus influenzae.
  • Yersinia enterocolitica.
  • Streptococcus pneumoniae.
  • Pasteurella multocida.
  • Klebsiella pneumoniae.

Nombres extraños sin duda, pero aun así, son nombres con los cuales se conocen a estas bacterias portadoras de Erisipela.

Tratamientos

La primera medida de tratamiento, termina siendo el reposo inmediato del afectado. Si se trata de una Erisipela en la pierna, el tratamiento ideal sería reposar con la misma pierna elevada.

De esta forma se puede reducir el edema y el dolor de la enfermedad! Luego de esto, el tratamiento estándar comienza. Dicho tratamiento consiste en aplicar al paciente analgésicos y antibióticos por igual. Ello puede ayudar a frenar la bacteria causante.

De acuerdo a lo que recete el médico que atiende el caso, puede administrarse estos medicamentos vía oral. También puede hacerse por vía intravenosa, aunque esto se suele hacer cuando el brote es muy grande. Todo depende de la gravedad del caso.

Generalmente, tratar la Erisipela tradicional suele durar un máximo de 14 días. Aunque, este tiempo puede variar dependiendo del tipo de infección.

La penicilina G resulta ser el tratamiento más usado cuando, siendo eficaz en muchos casos. Por desgracia, el uso de penicilina no garantiza la completa eliminación.

Esta enfermedad puede llegar a complicarse un poco, siendo un caso de esto el nuevo brote de Erisipela. Resulta ser una enfermedad en la piel que tiende a residir luego de padecerse por primera vez.

De hecho, existe un 30% de probabilidades de desarrollarla nuevamente antes de los tres años de su primera aparición. Esta probabilidad aumenta si se toma en cuenta los factores de riesgo previamente mencionados.

Aunque parezca difícil de creer, los tratamientos naturales contra la Erisipela sí existen y son funcionales. Estos tratamientos suelen incluir los siguientes ingredientes:

  • Aloe Vera.
  • Caléndula.
  • Sauco.
  • Infusiones de cualquier tipo.

No dejes de probar usando tópicamente estos alimentos para tratar la Erisipela. También puedes consumirlos y ver si realmente dan buenos resultados.

Pese a lo que pueda parecer, no es una enfermedad contagiosa en lo absoluto. ¡A menos que consideres contagio la transmisión de la bacteria! Además, esta enfermedad suele ser muy poco frecuente en los niños, aunque efectivamente puede llegar a atacarlos. La Erisipela es más recurrente en adultos mayores a los 40 años de edad.

Prevención de la Erisipela

Ya que es una enfermedad más que todo externa, es muy posible llegar a prevenirla. Lo primero a considerar es mantener una piel sana y bien cuidada. De esta manera no llegará a lesionarse con tanta facilidad.

Sumado a esto, también resulta un excelente método de prevención el no estar muy expuesto a la bacteria del estreptococo. ¡Por mucha inmunidad que tengas es probable que te contagies de esta u otra enfermedad parecida!

Aspirar bien los muebles y  mantener un entorno aseado y limpio también contribuye a la prevención. ¡Más si resulta que alguien dentro del hogar padece de esta enfermedad!

Como ya se dijo, a menos que tengas contacto directo con la bacteria, esta enfermedad no suele ser contagiosa. Aun así, ¡hay que tomar sus previsiones!

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.