Enfermedades del hígado 101

Su hígado es un órgano importante que realiza cientos de tareas relacionadas con el metabolismo, el almacenamiento de energía y la desintoxicación de desechos. Le ayuda a digerir los alimentos, convertirlos en energía y almacenar la energía hasta que la necesite. También ayuda a filtrar sustancias tóxicas del torrente sanguíneo.

La enfermedad hepática es un término general que se refiere a cualquier condición que afecte su hígado. Estas condiciones pueden desarrollarse por diferentes razones, pero todas pueden dañar su hígado e impactar su función.

¿Cuáles son los síntomas generales?

Los síntomas de la enfermedad hepática varían, dependiendo de la causa subyacente. Sin embargo, hay algunos síntomas generales que pueden indicar algún tipo de enfermedad hepática.

Éstos incluyen:

  • piel y ojos amarillos, conocidos como ictericia
  • orina oscura
  • heces pálidas, con sangre o negras
  • tobillos, piernas o abdomen hinchados
  • náusea
  • vómitos
  • disminucion del apetito
  • fatiga continua
  • picazón en la piel
  • moretones con facilidad

¿Cuáles son algunos problemas hepáticos comunes?

Muchas afecciones pueden afectar su hígado. Aquí hay un vistazo a algunos de los principales.

Hepatitis

La hepatitis es una infección viral de su hígado. Causa inflamación y daño hepático, lo que dificulta que su hígado funcione como debería.

Todos los tipos de hepatitis son contagiosos, pero puede reducir su riesgo vacunándose para los tipos A y B o tomando otras medidas preventivas, como practicar sexo seguro y no compartir agujas.

Hay cinco tipos de hepatitis:

  • La hepatitis A generalmente se transmite a través del contacto con alimentos o agua contaminados. Los síntomas pueden desaparecer sin tratamiento, pero la recuperación puede llevar algunas semanas.
  • La hepatitis B puede ser aguda (a corto plazo) o crónica (a largo plazo). Se propaga a través de fluidos corporales, como sangre y semen. Si bien la hepatitis B es tratable, no hay cura para ella. El tratamiento temprano es clave para evitar complicaciones, por lo que es mejor hacerse exámenes regulares si está en riesgo.
  • La hepatitis C también puede ser aguda o crónica. A menudo se transmite a través del contacto con la sangre de alguien con hepatitis C. Si bien a menudo no causa síntomas en sus primeras etapas, puede provocar daño hepático permanente en sus etapas posteriores.
  • La hepatitis D es una forma grave de hepatitis que solo se desarrolla en personas con hepatitis B; no se puede contraer por sí sola. También puede ser agudo o crónico.
  • La hepatitis E generalmente es causada por beber agua contaminada. En general, desaparece por sí solo en unas pocas semanas sin complicaciones duraderas.

Enfermedad del hígado graso

La acumulación de grasa en el hígado puede conducir a la enfermedad del hígado graso .

Hay dos tipos de enfermedad del hígado graso:

  • enfermedad del hígado graso alcohólico, que es causada por el consumo excesivo de alcohol
  • enfermedad del hígado graso no alcohólico , causada por otros factores que los expertos todavía están tratando de entender

Si no se administran, ambos tipos de enfermedad del hígado graso pueden causar daño hepático y provocar cirrosis e insuficiencia hepática. La dieta y otros cambios en el estilo de vida a menudo pueden mejorar los síntomas y reducir el riesgo de complicaciones.

Condiciones autoinmunes

Las condiciones autoinmunes implican que su sistema inmunitario ataca por error a las células sanas de su cuerpo.

Varias afecciones autoinmunes implican que su sistema inmunitario ataque las células y su hígado, que incluyen:

  • Hepatitis autoinmune. Esta afección hace que su sistema inmunitario ataque su hígado y provoque inflamación. Si no se trata, puede provocar cirrosis e insuficiencia hepática.
  • Cirrosis biliar primaria (PBC). Esto resulta del daño a los conductos biliares en su hígado, causando una acumulación de bilis. PBC puede conducir a cirrosis eventual e insuficiencia hepática.
  • Colangitis esclerosante primaria. Esta condición inflamatoria causa daño gradual a los conductos biliares. Con el tiempo se bloquean, lo que provoca la acumulación de bilis en el hígado. Esto puede conducir a cirrosis o insuficiencia hepática.

Condiciones genéticas

Varias afecciones genéticas, que hereda de uno de sus padres, también pueden afectar su hígado:

  • La hemocromatosis hace que su cuerpo almacene más hierro del que necesita. Este hierro permanece en sus órganos, incluido su hígado. Esto puede provocar daños durante un largo período de tiempo si no se maneja.
  • La enfermedad de Wilson hace que su hígado absorba cobre en lugar de liberarlo en sus conductos biliares. Eventualmente, su hígado puede dañarse demasiado para almacenar más cobre, lo que le permite viajar a través del torrente sanguíneo y dañar otras partes de su cuerpo, incluido su cerebro.
  • La deficiencia de alfa-1 antitripsina (AT) ocurre cuando su hígado no puede producir suficiente antitripsina alfa-1, una proteína que ayuda a prevenir la descomposición de las enzimas en todo el cuerpo. Esta condición puede causar enfermedades pulmonares y hepáticas. No hay cura, pero el tratamiento puede ayudar.

Cáncer

Los cánceres de hígado se desarrollan primero en su hígado. Si el cáncer comienza en otra parte del cuerpo pero se extiende al hígado, se llama cáncer de hígado secundario.

El tipo más común de cáncer de hígado es el carcinoma hepatocelular . Tiende a desarrollarse como varios pequeños deportes de cáncer en el hígado, aunque también puede comenzar como un tumor único.

Las complicaciones de otras enfermedades del hígado, especialmente aquellas que no se tratan, pueden contribuir al desarrollo de cáncer de hígado.

Cirrosis

La cirrosis se refiere a la cicatrización que resulta de enfermedades hepáticas y otras causas de daño hepático, como el trastorno por consumo de alcohol. La fibrosis quística y la sífilis también pueden provocar daño hepático y, eventualmente, cirrosis.

Su hígado puede regenerarse en respuesta al daño, pero este proceso generalmente resulta en el desarrollo de tejido cicatricial. Mientras más tejido cicatricial se desarrolle, más difícil será que su hígado funcione correctamente.

En sus primeras etapas, la cirrosis a menudo es tratable al abordar la causa subyacente. Pero si no se gestiona, puede provocar otras complicaciones y poner en peligro la vida.

Insuficiencia hepática

La insuficiencia hepática crónica generalmente ocurre cuando una parte importante de su hígado está dañada y no puede funcionar correctamente. En general, la insuficiencia hepática relacionada con la enfermedad hepática y la cirrosis ocurre lentamente. Es posible que no tenga ningún síntoma al principio. Pero con el tiempo, puede comenzar a notar:

  • ictericia
  • Diarrea
  • Confusión
  • fatiga y debilidad
  • náusea

Es una condición grave que requiere un manejo continuo.

La insuficiencia hepática aguda, por otro lado, ocurre repentinamente, a menudo en respuesta a una sobredosis o envenenamiento.

¿Estoy en riesgo?

Ciertas cosas pueden aumentar la probabilidad de desarrollar ciertas enfermedades hepáticas. Uno de los más conocidos es el consumo excesivo de alcohol, que elCentros para el Control y la Prevención de Enfermedades Fuente de confianza

¿Cómo se diagnostican las enfermedades del hígado?

Si le preocupa que pueda tener una enfermedad hepática, es mejor hacer una cita con su proveedor de atención médica para reducir la causa de sus síntomas.

Comenzarán por revisar su historial médico y preguntar sobre cualquier historial familiar de problemas hepáticos. A continuación, es probable que le hagan algunas preguntas sobre sus síntomas, incluso cuándo comenzaron y si ciertas cosas los mejoran o empeoran.

Dependiendo de sus síntomas, es probable que se le pregunte sobre sus hábitos de bebida y alimentación. Asegúrese de informarles también sobre cualquier medicamento recetado o de venta libre que tome, incluidas las vitaminas y los suplementos.

Una vez que hayan recopilado toda esta información, pueden recomendar:

  • pruebas de función hepática
  • una prueba completa de recuento sanguíneo
  • Tomografías computarizadas, resonancias magnéticas o ultrasonidos para verificar si hay daño hepático o tumores
  • Una biopsia de hígado , que consiste en extraer una pequeña muestra de su hígado y examinarlo en busca de signos de daño o enfermedad.

¿Cómo son tratados?

Muchas enfermedades hepáticas son crónicas, lo que significa que duran años y es posible que nunca desaparezcan. Pero incluso las enfermedades hepáticas crónicas generalmente se pueden controlar.

Para algunas personas, los cambios en el estilo de vida son suficientes para mantener los síntomas a raya. Estos pueden incluir:

  • alcohol limitante
  • mantener un peso saludable
  • bebiendo más agua
  • Adoptar una dieta saludable para el hígado que incluya mucha fibra y reduzca la grasa, el azúcar y la sal.

Dependiendo de la afección hepática específica que tenga, su proveedor de atención médica puede recomendarle otros cambios en la dieta. Por ejemplo, las personas que viven con la enfermedad de Wilson deben limitar los alimentos que contienen cobre, incluidos los mariscos, los hongos y las nueces.

Dependiendo de la afección que afecte a su hígado, también puede necesitar tratamiento médico, como:

  • medicamentos antivirales para tratar la hepatitis
  • esteroides para reducir la inflamación del hígado
  • medicación para la presión arterial
  • antibióticos
  • medicamentos para atacar síntomas específicos, como picazón en la piel
  • vitaminas y suplementos para mejorar la salud del hígado

En algunos casos, es posible que necesite cirugía para extirpar todo o parte de su hígado. En general, un trasplante de hígado solo se realiza cuando otras opciones han fallado.

¿Cuál es la perspectiva?

Muchas enfermedades del hígado son manejables si las detecta temprano. Sin tratamiento, sin embargo, pueden causar daños permanentes. Si tiene algún síntoma de un problema hepático o está en riesgo de desarrollar uno, asegúrese de consultar con su proveedor de atención médica para chequeos y pruebas de rutina, si es necesario.

15 fuentes

  • Alcohol y salud pública: preguntas frecuentes. (2018) 
    cdc.gov/alcohol/faqs.htm
  • Deficiencia de alfa-1 antitripsina. (Dakota del Norte). 
    liverfoundation.org/for-patients/about-the-liver/diseases-of-the-liver/alpha-1-antitrypsin-deficiency
  • Hepatitis autoinmune. (Dakota del Norte). 
    liverfoundation.org/for-patients/about-the-liver/diseases-of-the-liver/autoimmune-hepatitis
  • Chronic liver disease and cirrhosis. (2016). 
    cdc.gov/nchs/fastats/liver-disease.htm
  • Cirrhosis. (2018). 
    niddk.nih.gov/health-information/liver-disease/cirrhosis/all-content
  • Diagnosing hepatitis C. (n.d.). 
    liverfoundation.org/for-patients/about-the-liver/diseases-of-the-liver/hepatitis-c/diagnosing-hepatitis-c
  • Hemochromatosis. (n.d.). 
    liverfoundation.org/for-patients/about-the-liver/diseases-of-the-liver/hemochromatosis
  • Liberal R, et al. (2016). Cirrhosis and autoimmune liver disease: Current understanding. DOI:
    4254/wjh.v8.i28.1157
  • Liver cancer. (n.d.). 
    cancer.org/cancer/liver-cancer.html
  • Liver disease diets. (n.d.). 
    liverfoundation.org/for-patients/about-the-liver/health-wellness/nutrition
  • McCullough A, y col. (2017) Enfermedad del hígado graso: conozca los hechos. 
    my.clevelandclinic.org/health/transcripts/4909_fatty-liver-disease-get-the-facts
  • Colangitis biliar primaria. (Dakota del Norte). 
    niddk.nih.gov/health-information/liver-disease/primary-biliary-cholangitis
  • Colangitis esclerosante primaria. (Dakota del Norte). 
    liverfoundation.org/for-patients/about-the-liver/diseases-of-the-liver/primary-sclerosing-cholangitis
  • Rizza S. (2013). El ABC de la hepatitis: el experto de Mayo Clinic explica los tipos, la prevención [Comunicado de prensa]. 
    newsnetwork.mayoclinic.org/discussion/the-abcs-of-hepatitis-mayo-clinic-expert-explains-types-prevention
  • Enfermedad de Wilson. (2014) 
    ghr.nlm.nih.gov/condition/wilson-disease
  • Categorías