Embolia pulmonar

¿Qué es la embolia pulmonar?

Una embolia pulmonar es la obstrucción de una o más arterias que irrigan el pulmón. Esta obstrucción es causada con mayor frecuencia por un coágulo de sangre (flebitis o trombosis venosa) que viaja a los pulmones desde otra parte del cuerpo, muy a menudo desde las piernas.

La embolia pulmonar puede ocurrir en personas sanas.

Una embolia pulmonar puede ser extremadamente peligrosa para la salud. El tratamiento rápido con fármacos anticoagulantes puede reducir significativamente el riesgo de muerte.

Causas de la embolia pulmonar

Un coágulo de sangre que se forma en una vena profunda de una pierna, pelvis o brazo se denomina trombosis venosa profunda. Cuando este coágulo o parte de él viaja a través del torrente sanguíneo hasta los pulmones, puede causar un bloqueo de la circulación pulmonar, lo que se denomina embolia pulmonar.

Ocasionalmente, la embolia pulmonar puede ser causada por grasa de la médula ósea de hueso roto, burbujas de aire o células tumorales.

¿Cómo se diagnostica?

En las personas con enfermedad pulmonar o cardiovascular, puede ser difícil identificar la presencia de embolia pulmonar. Una serie de pruebas, incluyendo análisis de sangre, radiografías de tórax, gammagrafías de tórax, gammagrafías de los pulmones o tomografías computarizadas de los pulmones, pueden ayudar a identificar la causa de los síntomas.

Síntomas de embolia pulmonar

  • Dolor torácico severo, que puede parecerse a los síntomas de un ataque cardíaco y persiste a pesar del reposo.
  • Falta repentina de aliento, dificultad para respirar o sibilancias, que pueden ocurrir en reposo o durante el ejercicio.
  • Tos, a veces acompañada de esputo teñido de sangre.
  • Sudoración excesiva (diaforesis).
  • Hinchazón generalmente en una pierna.
  • Pulso débil, irregular o muy rápido (taquicardia).
  • Una coloración azul alrededor de la boca.
  • Mareos o síncope (pérdida del conocimiento).

Complicaciones de Possble

Cuando el coágulo sanguíneo es grande, puede bloquear el flujo sanguíneo a los pulmones. Una embolia pulmonar puede conducir a:

  • Muerte.
  • Daño permanente al pulmón afectado.
  • Bajo nivel de oxígeno en la sangre.
  • Daño a otros órganos por falta de oxigenación.

Personas con riesgo de embolia pulmonar

Las personas mayores tienen mayor riesgo de desarrollar coágulos debido a:

– la degradación de las válvulas de las venas de las extremidades inferiores, que aseguran una circulación sanguínea adecuada en estas venas.

– deshidratación, que puede engrosar la sangre y causar coágulos.

– otros problemas médicos, como enfermedades cardiovasculares, cáncer, cirugía o artroplastia (reemplazo de articulaciones). Mujeres y hombres que ya han desarrollado coágulos sanguíneos o trombosis venosa profunda (flebitis).

Personas cuyo miembro de la familia ya ha desarrollado coágulos sanguíneos. Una enfermedad hereditaria puede causar ciertos trastornos de coagulación sanguínea.

Prevenir la embolia

¿Por qué prevenir?

La mayoría de las personas se recuperan de una embolia pulmonar. Sin embargo, la embolia pulmonar puede ser extremadamente peligrosa y puede llevar a la muerte si no se controla inmediatamente.

¿Podemos prevenir?

La prevención de la formación de coágulos sanguíneos, principalmente en las piernas, sigue siendo una de las principales medidas para evitar la embolia pulmonar.

Medidas preventivas básicas

La inactividad prolongada puede provocar coágulos de sangre en las piernas.

  • Manténgase activo: camine un poco todos los días.
  • Cuando tenga que sentarse o acostarse por largos períodos de tiempo, haga ejercicios en el lugar, como estirarse, agacharse y dar vueltas con los tobillos. Presione sus pies contra una superficie rígida. Apunta con los dedos de los pies.
  • En viajes largos (avión, coche), levántese cada dos horas, camine un poco y beba agua.
  • Incluso después de la cirugía, no se quede en la cama. Tanto como sea posible, levántate y camina.
  • Mantenga ambas piernas sin cruzar y ambos pies en el suelo.
  • Evite usar calcetines o medias ajustadas.
  • En algunos casos, como en el caso de las venas varicosas, use medias de soporte que ayuden a la circulación y al movimiento de los fluidos.
  • Beba mucho líquido. La deshidratación promueve el desarrollo de coágulos sanguíneos. El agua es el mejor líquido para evitar la deshidratación. Evite el alcohol y las bebidas que contengan cafeína.

Las personas que ingresan al hospital por ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, complicaciones del cáncer o quemaduras pueden estar en riesgo de coagulación.

El tratamiento anticoagulante, como una inyección de heparina, se puede administrar como medida preventiva.

Medidas para prevenir las recurrencias

En algunas personas con riesgo de complicaciones o recurrencia de embolia pulmonar, se puede colocar un filtro en la vena cava inferior. Este filtro impide que los coágulos formados en las venas de las extremidades inferiores progresen al corazón y a los pulmones.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.