Inicio » Embarazo » Exámenes En El Embarazo » Amniocentesis

Amniocentesis

Si buscas saber si el pequeño que crece en tu interior está bien, la amniocentesis es la mejor opción que posees. Esto, gracias a que resulta ser una de las pruebas prenatales más eficaces que existen hasta ahora. ¿Cómo se lleva a cabo esta prueba y en qué consiste realmente? Averigua a continuación la respuesta a esta y demás preguntas que rodean a la amniocentesis como tal. ¡Bienvenidos al mundo del embarazo!

Al líquido que rodea al bebé cuando este se encuentra en gestación se le conoce como líquido amniótico. El mismo, puede proveer mucha información relacionada al feto en crecimiento si se trata de determinar su estado de salud.

De allí a que se hagan esta clase de estudios tan necesarios como importantes. Conoce más sobre este tipo de prueba prenatal a continuación. ¡Sal de dudas de una vez por todas!

Características principales de la amniocentesis

El estudio amniótico del embarazo, también llamado amniocentesis, suele llevarse a cabo en el segundo trimestre del mismo. Esto, para poder detectar en primera instancia la presencia o ausencia de defectos genéticos y cromosómicos. Ello significa que esta es una prueba rutinaria que se le realiza a la embarazada por petición médica directa. ¡Simple y efectivo al mismo tiempo!

Entre las cosas que pueden determinar esta prueba a las embarazadas se tiene:

  • La cantidad de oxigeno que el feto está recibiendo por parte de la madre y de la placenta.
  • La necesidad de aplicar o no una transfusión intrauterina para que el bebé no sufra ninguna complicación en el proceso.
  • La presencia del conocido síndrome de Down en el feto, el cual aparece reflejado por el trinomio del par 21.
  • La cantidad correcta de cromosomas que un bebé debe poseer para ser catalogado como normal.
  • Si el bebé sufre o sufrirá algún tipo de enfermedad que afecte su metabolismo en los primeros días de vida.

¡Todo esto y mucho más es lo que refleja esta clase de prueba que cualquier mujer embarazada puede realizarse! Eso sí, esta prueba puede causar varias complicaciones en el embarazo y la gestación del bebé. Por ello, solo se recomienda hacer esa prueba cuando tu médico así te lo permita. Del resto, ¡no hace falta hacerla para saber que tu embarazo marcha bien!

Cómo se realiza la amniocentesis

Lo primero que se hace para llevar a cabo la amniocentesis es desprender una pequeña cantidad de líquido del útero. El mismo, es el que suele cubrir al bebé mientras se está formando en el interior de su madre. ¡De allí es que se desprenden todos los resultados!

amniocentesis

Para ser más precisos, los pasos que se siguen en esta clase de estudios en embarazadas son los siguientes:

  1. Realizar una ecografía del embarazo. Esto no es más que una prueba que usa ondas sonoras para saber dónde está el feto exactamente.
  2. Luego de esto, se procede a un medicamento que actúa como sedante sobre una parte del vientre. Dependiendo del caso, puede que en vez de untarlo haga falta inyectarlo directamente en el organismo.
  3. Acto seguido, el especialista procede a introducir una aguja afilada, larga y delgada a través del abdomen. Esta aguja llega hasta la matriz, donde extrae eficientemente el líquido amniótico ya mencionado. ¡Más fácil imposible!

Estos resultados de laboratorio suelen tardar aproximadamente 3 semanas para que sean procesados. Aunque, también puede tardar un par de días si se habla de un tipo muy particular de examen. ¡Todo depende!

En lo que respecta a la preparación, de lo único que debes cerciorarte es que tu vejiga esté llena. Hecho esto, ya solo tendrás que esperar a que te apliquen el estudio. En algunos casos, puede que necesiten tomarte una muestra de sangre para determinar el grupo sanguíneo al cual perteneces. En igual medida, también se puede necesitar determinar el factor Rh presente en tu organismo. ¡Todo sea para que nada salga mal en el examen!

Si se obtiene un resultado normal en la prueba, ello indica que no se encontraron defectos genéticos en el bebé. Sumado a eso, también indica que los niveles de bilirrubina y alfafetoproteína están como deberían. ¡No hay ningún problema con tu pequeño que no deja de crecer dentro de ti!

¿Por qué debes de hacerte el examen de amniocentesis?

Las dudas no pueden extinguirse en un 100% de las veces cuando se trata de estar embarazada. Es por ello que siempre es recomendable realizarse toda clase de exámenes que corroboren la buena salud. ¡La buena salud tanto tuya como la de tu pequeño! Por esta razón particular es que debes de hacerte el examen de amniocentesis.

Usualmente, el médico suele proponer este estudio cuando el feto corre riesgo de padecer anomalías congénitas. Dichos riesgos suelen encontrarse en mujeres que:

  • Exceden los 35 años de edad.
  • Obtuvieron un resultado alarmante en alguna otra prueba que demuestre que existe anomalías congénitas en el feto.
  • Han tenido bebés con problemas congénitos.
  • Poseen antecedentes familiares que gocen de uno que otro trastorno genético.

Si gozas de alguna de estas condiciones enlistadas y estás embarazada, tarde o temprano tendrás que hacerte el estudio. ¡Cuánto antes mejor!

¿Qué pasa si la amniocentesis arroja resultados anormales?

Los resultados anormales en la prueba amniocentesis indican que existen problemas genéticos en el feto. Esto significa que, por ejemplo, el feto es muy propenso a padecer de síndrome de Down una vez haya nacido. También pueden quedar en evidencia aquellas anomalías congénitas que comprometen al cerebro y a la columna. ¡Y así muchas otras anomalías más!

Ante un resultado poco favorable, no tienda a deprimirse y acuda inmediatamente a algún médico de confianza. Este mismo le indicará todo lo que puede hacer para sopesar estos infortunios de una manera adecuada.

¿La amniocentesis es una prueba precisa?

La exactitud de la amniocentesis es de un 99% en la mayoría de los casos. Ello refleja la efectividad en cuanto a los resultados que esta pueda arrojar. Con todo y esto, ello no significa que esta prueba muestre todos los problemas congénitos que el feto puede tener.

Hay aspectos que no muestran estos estudios, como es el caso del labio leporino o la fisura del paladar. Por tanto, no se puede depender solo de esta prueba para determinar si el feto está sano o no. Procura hacer la mayor cantidad de exámenes que puedas para garantizar la buena salud del bebé.

Ahora que ya conoces todo lo relacionado a la amniocentesis, ¿te animas a hacerte esta prueba?

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.