El vínculo entre la fiebre del heno y el asma

¿Alguna vez se ha preguntado si su goteo nasal, estornudos y picazón en los ojos llorosos estaban relacionados con su asma? Resulta que su fiebre del heno, conocida como rinitis alérgica estacional por su médico, es un factor de riesgo significativo para el desarrollo de asma.

El asma y la fiebre del heno a menudo existen juntos. Hasta el 80% de los asmáticos tienen alguna forma de fiebre del heno.

¿Tiene síntomas de fiebre del heno?

Al igual que con los síntomas de asma , los síntomas de la fiebre del heno varían de persona a persona. Muchos pacientes informan síntomas asociados con sus ojos, garganta, oídos y sueño, además de secreción nasal.

Para diagnosticarlo formalmente, su médico querrá saber:

  • Estacional versus perenne: ¿Los síntomas ocurren con una estación particular o durante todo el año?
  • Frecuencia de síntomas: intermitente (menos de 4 días por semana y durante menos de 4 semanas al año) versus persistente (más de 4 días en una semana o más de 4 semanas en un año).

Algunos de los síntomas que usted y su médico pueden discutir incluyen:

  • Nariz: nariz tapada o con picazón, estornudos, dolor o presión facial y goteo posnasal que puede provocar tos o aclarar la garganta con frecuencia.
  • Ojos: ojos rojos y con picazón, sensación de cuerpo extraño o arenilla en los ojos, oscuridad debajo de los ojos e hinchazón (brillo alérgico).
  • Garganta y oídos: cambios en la voz y ronquera, dolor de garganta o picazón, congestión y estallido de los oídos.
  • Sueño: frecuentes despertares nocturnos, necesidad de respirar por la boca, cansancio diurno y dificultad para completar tareas o trabajo.

El diagnóstico preciso de la fiebre del heno es esencial

Para hacer un diagnóstico de fiebre del heno, su médico tomará una historia clínica, realizará un examen físico y posiblemente ordenará algunas pruebas.

Historial médico

Una discusión entre usted y su médico sobre los síntomas mencionados anteriormente y su experiencia con ellos es la piedra angular del diagnóstico de fiebre del heno.

Es probable que su médico también le pregunte sobre:

  • Cualquier alergia y afección cutánea, como erupciones cutáneas, urticaria y picazón en la piel o eccema ,
  • Síntomas alérgicos que ocurren en un momento o lugar en particular.
  • Antecedentes familiares de alergias.
  • Sibilancias
  • Falta de aliento
  • Opresión en el pecho
  • Tos crónica

Su médico también puede hacer preguntas para asegurarse de que su rinitis no tenga otra causa, como:

  • Sinusitis
  • Asma
  • Resfriado comun
  • Rinitis no alérgica
  • Rinitis atrófica
  • Rinitis medicamentosa
  • Uso de medicamentos (algunas píldoras anticonceptivas, medicamentos para la presión arterial y medicamentos psiquiátricos pueden ser los culpables)
  • Cambios hormonales por embarazo o hipotiroidismo.
  • Pólipo nasal

Examen físico

Su médico examinará varias partes diferentes de su cuerpo para ayudar a confirmar su diagnóstico de fiebre del heno y asegurarse de que algo más no esté causando sus síntomas.

El examen puede incluir:

  • Nariz: en busca de tejido nasal inflamado que puede verse pálido o azul, o por cualquier defecto anatómico como un tabique nasal desviado.
  • Ojos: buscando brillos alérgicos y para ver si los ojos están hinchados, llorosos o rojos.
  • Seno: el dolor o la sensibilidad sobre los senos pueden indicar una infección sinusal en lugar de fiebre del heno.
  • Boca: examinar la boca puede excluir afecciones como la amigdalitis y descubrir evidencia de respiración crónica en la boca.
  • Pecho y pulmones: en busca de signos de infección o asma.
  • Piel: en busca de otros signos de alergia, como urticaria o eczema.

Pruebas de diagnóstico

Si su médico sospecha un diagnóstico de fiebre del heno basado en su historial y examen físico, puede recomendarle un tratamiento o realizar pruebas de diagnóstico adicionales para confirmar el diagnóstico.

Las pruebas de diagnóstico adicionales en la fiebre del heno generalmente son útiles si:

  • El diagnóstico no está claro después del historial médico y el examen físico.
  • Los síntomas persisten a pesar del tratamiento adecuado, o no responde al tratamiento como su médico cree que debería.
  • Usted y su médico no pueden identificar posibles alérgenos en su hogar, oficina y entorno escolar.
  • La fiebre del heno parece estar relacionada con el trabajo.

Si su médico considera que podría beneficiarse de las pruebas para detectar la fiebre del heno, puede ordenar:

  • Nivel de IgE: este análisis de sangre no puede hacer un diagnóstico de fiebre del heno, pero los niveles elevados de IgE relacionados con alérgenos específicos pueden ayudar a hacer el diagnóstico.
  • Pruebas cutáneas: este método de prueba de alergia es una de las pruebas de diagnóstico más comunes utilizadas para detectar alergia a una sustancia en particular.

Tratamiento

Hay una gran cantidad de opciones de tratamiento para pacientes con fiebre del heno.

Se ha demostrado que el tratamiento de la fiebre del heno:

  • Mejora el control del asma
  • Disminuye la hiperreactividad de las vías respiratorias
  • Disminuye visitas a urgencias
  • Posiblemente prevenga el desarrollo de asma

Fuentes

  • American Academy of Allergy Asthma & Immunology.Diseases 101: Rhinitis and Sinusitis
  • Weber, RW. Allergic Rhinitis. Primary Care Clinics In Office Practice. Volume 35 (2008): 1-10.

Categorías