Inicio » Bienestar » Dolor en la Nuca – ¿Qué puede ser?

Dolor en la Nuca – ¿Qué puede ser?

Dolor en la Nuca - ¿Qué puede ser?

El dolor de espalda es un tipo de dolor más común de lo que usted cree. El dolor en el cuello y el cuello puede tener muchas causas, desde problemas de postura hasta condiciones de salud que necesitan ser tratadas.

Aquí descubrirá cuál puede ser la causa de su dolor de cuello y cómo proceder con el diagnóstico y tratamiento de este problema.

Dolor de cuello

Es una afección en la cual la persona siente un dolor en la parte posterior del cuello. Por esta razón, a menudo también se le puede llamar dolor de cuello. Nuestro cuello es la parte superior de nuestra columna vertebral conocida como columna cervical.

Es una región con muchos músculos que soportan la columna vertebral y que también se conecta con otras partes del cuerpo como la espalda, los brazos, los hombros, las orejas, las mandíbulas y la parte inferior de la cabeza.

El dolor puede ser el resultado de un problema en el cuello o en cualquiera de las estructuras cercanas. Por lo tanto, muchas pueden ser las causas del dolor que se siente en esta región.

Cuál puede ser la causa del dolor de cuello

Debido a que el cuello es una parte del cuerpo que soporta todo el peso de la cabeza y está conectado con las articulaciones y músculos de los hombros y la espalda, una lesión o problema en cualquiera de estas regiones puede causar dolor y restringir el movimiento. Las principales causas de dolor en el cuello y el cuello incluyen:

– Mala postura

Mantener una mala postura en la vida diaria tiene malas consecuencias para nuestro cuerpo y nuestro bienestar diario. Además del dolor de espalda, una postura inadecuada puede afectar el cuello y el área del cuello.

No sólo la mala postura al sentarse durante un largo día de trabajo o la forma en que se sienta en el sofá o se acuesta en la cama para dormir pueden ser las causas del dolor, sino también una postura inadecuada al realizar ejercicios físicos. Levantar pesas o usar una sobrecarga demasiado alta puede causar tensión y daño a los músculos del cuello o a los músculos cercanos al cuello.

– Dolor de cabeza

Algunos tipos de dolores de cabeza afectan la región del cuello, especialmente las migrañas. Las migrañas, las cefaleas tensionales o el dolor relacionado con el estrés pueden provocar no sólo dolor de cabeza en la nuca, sino también otros síntomas como náuseas y vómitos.

– Tensión o tensión muscular

Como ya se ha mencionado, una sobrecarga de entrenamiento puede causar problemas musculares en el cuello. Los músculos del cuello pueden sobrecargarse o estirarse demasiado mientras se realizan movimientos en el entrenamiento o en la práctica de un deporte. Además, los músculos cercanos, como los músculos de la cara, la espalda o los hombros, pueden tensarse con ciertas actividades. Esta tensión muscular termina forzando al cuello a trabajar más duro, causando dolor de espalda.

Las personas que pasan muchas horas al día inclinándose sobre un portátil o usando un teléfono móvil pueden sufrir de tensión muscular. Incluso leer un libro con una mala postura puede causar tensión en los músculos del cuello.

– Lesión en el cuello

El dolor en la nuca también puede ser el resultado de una lesión. Es una de las causas más comunes de dolor de cuello o de cuello y puede ser causada por una caída, trauma, golpe, lesión o lesión deportiva. Los accidentes automovilísticos y de motocicleta también suelen causar lesiones (conocidas como lesiones por latigazos) en el cuello debido al impacto durante una colisión, por ejemplo.

– Lesión a otras estructuras

Es posible que las lesiones en áreas cercanas a la nuca, como los hombros, la parte superior de la espalda o los brazos, también puedan provocar dolor de cuello. En tales casos, además del dolor de cuello, la persona puede sentir una cierta rigidez en los hombros o la espalda y el dolor sentido en estas áreas se irradia al cuello. Algunos tipos de lesiones o fracturas óseas cerca del cuello pueden causar dolor de cuello, que debe ser reportado rápidamente a su médico.

Otras lesiones como el traumatismo de la articulación temporomandibular o de la mandíbula pueden causar dolor de cuello cuando se estiran los músculos o ligamentos. Además, las lesiones durante los procedimientos dentales o el tratamiento del oído pueden causar tensión en los músculos del cuello y causar dolor en la región.

– Condiciones reumáticas

Los problemas reumáticos pueden hacer que el cuello sea más vulnerable, resultando en mucha rigidez muscular y dolor. Las afecciones de salud como la artritis reumatoide, la polimialgia reumática, la osteoartritis y otros trastornos que afectan el tejido conectivo pueden causar dolor de cuello si los músculos y tejidos del cuello o los sitios cercanos se ven afectados.

La osteoartritis, por ejemplo, es una condición que causa el deterioro del cartílago entre los huesos, causando la formación de esporas óseas que deterioran el movimiento de la articulación y producen dolor. Incluso si las articulaciones del cuello no están directamente afectadas, las articulaciones inflamadas cercanas pueden irradiar el dolor a la nuca.

Además, la fibromialgia, una afección que causa dolor en varias partes del cuerpo, también puede causar dolor intenso en el cuello.

– Condiciones degenerativas

En algunos casos, la degeneración puede ocurrir en el cuello o en las vértebras de la columna vertebral, lo que conduce a condiciones degenerativas en las articulaciones, como la espondilosis cervical. Problemas como éste están relacionados con el envejecimiento y el desgaste de las articulaciones vertebrales.

También hay otras condiciones como la hernia discal cervical, espondilitis anquilosante y otras formas de artritis que pueden ser la causa del dolor de cuello. Algunos cambios degenerativos en las articulaciones de la mandíbula también pueden causar dolor de cuello.

– Condiciones congénitas

Algunas afecciones congénitas pueden afectar la posición del cuello o de los hombros, provocando dolor de cuello. Además, estas afecciones pueden hacer que el cuello sea más vulnerable a lesiones o problemas de degeneración temprana.

Algunos ejemplos incluyen la tortícolis que se caracteriza por una inclinación del cuello que causa mucho dolor o problemas como cifosis o escoliosis que son cambios en la curvatura de la columna vertebral que pueden afectar el movimiento y causar dolor. Vale la pena recordar que la tortícolis no siempre es causada por una condición congénita, sino que también puede ser el resultado de una tensión muscular excesiva en el área del cuello.

– Condiciones neurológicas o nerviosas

Los problemas de salud graves que afectan al cerebro incluyen hemorragia subaracnoidea, problemas vasculares, aneurisma cerebral y tumor cerebral o cervical.

Además, otras afecciones que afectan a los nervios, como la degeneración nerviosa, las infecciones que afectan a los nervios o las neuropatías que causan irritación en las raíces nerviosas cerca del cuello, pueden desencadenar el dolor de cuello. Esto incluye discos herniados o espolones óseos en las vértebras del cuello, que terminan presionando los nervios y causando dolor.

– Infecciones

Ciertos tipos de infecciones pueden afectar la columna cervical y causar dolor de cuello. La meningitis, por ejemplo, es una infección que afecta tanto al cerebro como a la columna vertebral y cuyos síntomas principales son dolor en el cuello, rigidez en el cuello y fiebre alta. La tuberculosis de la columna vertebral es otra afección que puede causar dolor de cuello.

Otra posible infección que causa dolor en el cuello son las paperas, una infección viral de las glándulas de la garganta. En los casos de infección, la fiebre casi siempre está presente y es un síntoma que nunca debe ser ignorado.

– Otras enfermedades como el cáncer, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares

Además de los problemas que afectan al cerebro, otras condiciones de salud pueden causar dolor en el cuello. Tales afecciones incluyen problemas cardíacos como angina, ataque cardíaco o accidente cerebrovascular, y afecciones que afectan la garganta, como el cáncer laríngeo.

La hipertensión también puede causar tensión en el cuello debido al aumento de la presión de los vasos sanguíneos. Otros problemas como ciertos tipos de cáncer también pueden causar dolor en la nuca.

– Estilo de vida y cambios hormonales

Su estilo de vida y el estrés diario pueden ser la causa de su dolor de espalda. El estrés y la tensión pueden tensar sus músculos. Además, el sueño insuficiente, la deficiencia nutricional y un estilo de vida sedentario pueden dañar al cuerpo en su conjunto y debilitar los músculos del cuello, lo que aumenta el riesgo de rigidez muscular, degeneración y lesiones.

En algunos casos, las mujeres menopáusicas que pasan por varios cambios hormonales experimentan dolor y tensión en el cuello.

Principales síntomas de dolor de cuello

El dolor en la nuca puede ser agudo o crónico. Los síntomas varían mucho de una persona a otra y se pueden observar otros signos de dolor junto con el dolor, como por ejemplo

  • Dolor de huesos, articulaciones y músculos;
  • Rigidez muscular;
  • Espasmos musculares;
  • Dolor en el cuello y regiones cercanas a la nuca;
  • Hormigueo o entumecimiento en las manos debido a problemas nerviosos;
  • Sensación de ardor o debilidad en las manos;
  • Sensibilidad al frío;
  • Dificultad para mover la cabeza;
  • Dolor intenso y persistente;
  • Vértigo;
  • Náuseas y vómitos;
  • Dolor de cabeza;
  • Fatiga;
  • Sudor.

Diagnóstico

Puede haber muchas causas de dolor de espalda en la nuca, por lo que la evaluación médica es esencial. Además del médico generalista, los médicos especialistas como reumatólogos, neurocirujanos, cirujanos ortopédicos o fisioterapeutas pueden ayudar con un diagnóstico más preciso. El médico puede ordenar pruebas tales como:

  • Análisis de sangre: se utiliza para detectar afecciones inflamatorias, trastornos autoinmunes, infecciones u otros problemas de salud.
  • Exámenes de imagen: como las radiografías de la región pueden ayudar a encontrar fracturas; las tomografías computarizadas pueden ayudar a detectar problemas óseos; las imágenes por resonancia magnética son útiles para detectar daños en el tejido del cuello. Además, todas estas pruebas son útiles para diagnosticar problemas más graves como tumores o trastornos nerviosos en el cuerpo.

Tratamiento

El tratamiento debe depender de la causa del dolor y de su intensidad. La mayoría de los médicos indican el uso de medicamentos antiinflamatorios, analgésicos o relajantes musculares.

En algunos casos, puede ser necesario utilizar medicamentos para el control del estrés, la regeneración de los nervios o suplementos para superar las deficiencias nutricionales.

En casos de infecciones bacterianas, el uso de antibióticos es indispensable. Si la causa del dolor es la hipertensión, se debe realizar el control de la afección con medicamentos antihipertensivos.

Las lesiones deben ser tratadas con compresas de hielo al principio para evitar que la inflamación se propague. Las compresas tibias se deben usar sólo para afecciones musculares crónicas o después de los primeros días de dolor.

La fisioterapia y la actividad física pueden ayudar a fortalecer los músculos alrededor del cuello y prevenir nuevos dolores y aliviar los ya existentes.

Tiempo para encontrar un médico

En la mayoría de los casos, el dolor de cuello es algo parecido y relacionado con una tensión muscular que no suele durar mucho tiempo. Sin embargo, el dolor de cuello prolongado es un dolor que merece atención y puede tener varios significados. Por lo tanto, no dude en buscar ayuda médica si nota síntomas más graves como:

  • Debilidad repentina, temblores o entumecimiento en los brazos o manos;
  • Fiebre alta e hipersensibilidad a la luz o al ruido;
  • Incapacidad para mover el cuello;
  • Dolor repentino e intenso en la nuca acompañado de rigidez muscular, náuseas y vómitos;
  • Dolor de cuello que no desaparece;
  • Lesión en la cabeza o dolor de cabeza muy fuerte.

Estos síntomas pueden plantear un riesgo grave para la salud y deben ser revisados por un profesional de la salud lo antes posible para evitar complicaciones y comenzar el tratamiento adecuado lo antes posible.

Cómo prevenir el dolor de cuello

Algunos consejos prácticos sobre cómo evitar el dolor de cuello son:

  • Mantener una buena postura: mantener los hombros alineados y la cabeza centrada en la columna vertebral son buenas medidas preventivas para evitar la tensión muscular;
  • Tomar descansos: al viajar largas distancias en la misma posición o al trabajar durante muchas horas en una computadora, es interesante que usted tome descansos periódicos para levantarse y estirar su cuerpo para relajar un poco sus músculos y articulaciones;
  • Ajuste la mesa, la silla y la computadora: cuando trabaje con una computadora, debe colocar el monitor a la altura de los ojos y ajustar la silla para que los pies toquen el piso y las rodillas estén justo debajo de la línea de la cadera;
  • Postura al usar el teléfono: Además de cuidar su postura al escribir un mensaje o al mover el teléfono, es importante que preste atención a su postura al responder una llamada. Evite colgar el dispositivo entre el cuello y el hombro. En su lugar, sostenga el dispositivo mientras mantiene una buena postura;
  • Evite cargar demasiado peso: Llevar una bolsa muy llena allí y aquí puede sobrecargar los hombros y el cuello. El problema es aún peor si se usa una bolsa muy pesada que se lleva en uno solo de los hombros. Opte por mochilas que distribuyan el peso sobre el cuerpo o use bolsas más ligeras;
  • Dormir en una posición adecuada: al dormir, la postura también debe ser observada. Lo ideal es dormir con la cabeza y el cuello alineados. Es posible utilizar una pequeña y cómoda almohada debajo del cuello y otra debajo de las piernas para relajar los músculos de la columna vertebral.

Aunque existen causas más graves de dolor en la nuca, la gran mayoría de las personas que sufren de este dolor son aquellas que adoptan una mala postura y malos hábitos diarios. Corrija sus errores y evite el dolor!

Referencias adicionales:

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.