Inicio » Enfermedades » Dificultad para respirar tumbado: tratamientos y causas

Dificultad para respirar tumbado: tratamientos y causas

¿Qué es la Dificultad para Respirar Acostado?

La dificultad para respirar acostado es un problema preocupante, ya que puede ser un síntoma de alguna enfermedad grave. En general, se manifiesta cuando la persona sólo puede respirar correctamente cuando la cabeza está levantada, es decir, de pie o sentada. Por lo tanto, si le resulta difícil respirar acostado, debe notificárselo inmediatamente a su médico.

Existe una afección específica que causa dificultad para respirar tumbado, llamada disnea paroxística nocturna. Se define por la sensación de respiración acortada que despierta al paciente después de una o dos horas de sueño y se alivia cuando la persona se sienta o se levanta.

Causas

La dificultad para respirar acostado puede ser causada por varios problemas de salud, tales como:

  • Trastorno de pánico
  • Roncar
  • Infecciones respiratorias
  • Apnea del sueño
  • EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica)
  • Insuficiencia cardíaca, entre otros problemas cardiovasculares.

La obesidad también puede estar relacionada con el problema, ya que es un factor de riesgo para la apnea del sueño. Además, el exceso de peso comprime los pulmones y el abdomen, lo que aumenta esta dificultad.

Acostarse justo después de comer también puede causar este síntoma, ya que el estómago puede presionar el diafragma o incluso ser un efecto de la comida que se transporta a través del esófago.

En general, si la causa de la dificultad para respirar acostado es la apnea del sueño, usted también tendrá síntomas como:

  • Dificultad para dormir
  • Fatiga durante el día
  • Roncar
  • Dolores de cabeza al despertarse
  • Dolor de garganta al despertar.

Sin embargo, si la causa de la dificultad para acostarse es la EPOC, los síntomas que deben acompañar al problema son:

  • Tos crónica
  • Dificultad para respirar cuando está activo
  • Siseos o sibilancias en el pecho
  • Infecciones torácicas frecuentes, como bronquitis.

Finalmente, algunos medicamentos pueden causar dificultades respiratorias, como algunos analgésicos, relajantes musculares o medicamentos para la ansiedad.

Diagnóstico y exámenes

Buscar ayuda médica

Busque ayuda médica inmediata si experimenta los siguientes síntomas asociados con la dificultad para acostarse y respirar:

  • Dolor de pecho
  • Dolor en brazos y cuello u hombros
  • Fiebre
  • Respiración acelerada
  • Latidos cardíacos acelerados
  • Pulso bajo
  • Mareos al estar de pie o sentado.

El síntoma de la dificultad para respirar tumbado solo puede no siempre representar una emergencia médica. Aun así, es importante que informe a su médico lo antes posible, ya que esto ciertamente indica un problema que debe ser corregido.

En la cita con el médico

El especialista que puede diagnosticar problemas relacionados con la dificultad para respirar acostado es:

  • Médico generalista
  • Pulmonólogo

Estar preparado para la consulta puede facilitar el diagnóstico y optimizar el tiempo. De esta manera, usted puede llegar a la consulta con alguna información:

  • Una lista de todos los síntomas y cuánto tiempo han estado presentes
  • Historial médico, incluyendo otras condiciones que el paciente tiene y medicamentos o suplementos que el paciente toma regularmente
  • Si es posible, pídale a alguien que lo acompañe.

El médico probablemente le hará una serie de preguntas, tales como…:

  • ¿Cuándo comenzó el problema?
  • ¿Ha aumentado progresivamente la dificultad para acostarse?
  • ¿Cuántas almohadas usa para respirar cómodamente?
  • ¿Alguna vez has dormido sentado para mejorar el problema?
  • ¿Qué otros síntomas experimenta además de dificultad para respirar acostado?
  • ¿Comenzó el problema después de que usted comenzó a tomar algún medicamento específico? ¿Cuál es el problema?

También es importante llevar sus preguntas a la consulta escrita, empezando por la más importante. Esto asegura que usted obtendrá respuestas a todas las preguntas relevantes antes de que termine la consulta.

Diagnóstico de la dificultad para respirar acostado

Para diagnosticar la causa de su dificultad para respirar tumbado, el médico realizará un examen físico dirigido principalmente a la salud del corazón y de los pulmones, y le preguntará más acerca de sus otros síntomas y también acerca de su historial médico.

Algunos exámenes pueden ser necesarios, como:

  • Radiografía de tórax para la evaluación del corazón y los pulmones
  • Pruebas de función pulmonar
  • Ecocardiograma
  • ELECTROCARDIOGRAMA.

Tratamiento y cuidado

Tratamiento de la Dificultad para respirar acostado

El tratamiento de la dificultad para respirar tumbado variará según la causa del problema.

Cuando la causa de la dificultad para acostarse es una infección respiratoria, el médico probablemente recomendará el uso de antibióticos o antivirales. Pero algunos tipos de estas infecciones a menudo desaparecen por sí solos.

La dificultad para respirar acostado causada por la obesidad puede aliviarse durmiendo de lado en lugar de acostado boca abajo. Sin embargo, el médico ciertamente indicará la pérdida de peso.

Por otro lado, si la causa de la dificultad para acostarse es la EPOC, se puede remediar con el uso de inhaladores y medicamentos para problemas como la bronquitis.

Para aquellos que tienen apnea del sueño, el problema se puede resolver con el uso de dispositivos como la CPAP, que, cuando se utiliza durante el sueño, aumenta el flujo de aire de las vías respiratorias y mejora la respiración.

Cuando se trata de un trastorno de ansiedad que causa dificultad para respirar tumbado, el tratamiento directo del problema mejorará el síntoma. Es importante seguir el tratamiento indicado por el psiquiatra, que puede indicar medicación o psicoterapia.

Prevención

Prevención

La prevención varía según la causa. En general, la pérdida de peso es un factor importante para evitar la dificultad de respirar tumbado causada por la apnea del sueño o incluso por la compresión de los pulmones a la hora de acostarse. En el caso de la EPOC, la mejor manera de evitar el problema es no fumar.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.