Inicio » Dietas Para Bajar De Peso y Adelgazar » Dieta De La Avena

Dieta De La Avena

El tema de elegir una dieta ideal es algo complicado, e independientemente del objetivo que se quiera conseguir, es importante que los alimentos se incorporen de la mejor forma en nuestro menú, sobre todo los productos integrales y naturales.

De todos ellos podemos destacar la avena, y se puede encontrar en granos o incluso en forma de harina, lo que ofrece un mejor proceso para la digestión.

Beneficios de la avena

Es interesante saber que introducir la avena en tu dieta no sólo puede ayudarte a perder peso, sino también a que puedas obtener una mejor calidad de vida. Los copos de avena pueden ayudarte a mantener un peso saludable y también a disminuir los niveles de colesterol en sangre.

Hay estudios que demuestran los beneficios que tiene la avena para la salud, entre ellos reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer.

La avena es rica en fibras solubles, ayudando a tener más sensación de saciedad durante más tiempo después de las comidas. También ayuda al buen funcionamiento de la flora intestinal.

La dieta de la avena también puede ayudar a reducir los niveles de colesterol LDL, no afecta los niveles de colesterol HDL y fue utilizada para demostrar su eficacia como alternativa a medicamentos para reducir el colesterol malo.

Hay quienes afirman que la avena se puede convertir en un problema para la dieta, ya que es una fuente de hidratos de carbono, pero hay que destacar que estos se caracterizan por ser de bajo índice glucémico, lo que ayuda a equilibrar los niveles de azúcar en la sangre.

Además de estas aportaciones, la avena también contienen fitonutrientes, como los lignanos, que son beneficiosos para la salud del corazón.

Cómo hacer la dieta de la avena

dieta de la avena

Esta dieta consiste en sustituir una o incluso dos comidas al día con avena. Esto puede ser muy beneficioso para tu salud, especialmente cuando se consume de una manera controlada, ya que proporcionará que disfrutes mejor de las propiedades de los alimentos.

El método más sencillo para llevar la dieta a la práctica es la variando la cantidad consumida a lo largo de tres etapas.

Fase 1

En la primera semana se recomienda consumir sólo la avena. Se puede comer ½ taza de harina de avena en cada comida. Ten en cuenta que puedes combinar la harina con leche desnatada.

Al consumir la harina de avena se ayuda a tener un proceso de digestión más rápido.

La ingesta de calorías recomendada durante los primeros siete días será de 900 a 1200 calorías al día.

Fase 2

En los próximos 30 días se debe mantener el consumo de ½ taza de avena, y a partir de entonces, se puede consumir tres veces al día, pero siempre manteniendo la dieta regular.

En esta fase se recomienda priorizar el consumo de harina de avena, lo que ayudará a que las comidas sean mejor digeridas.

Un aperitivo a media mañana con frutas y otro por la tarde para merendar con vegetales crudos pueden ayudar a equilibrar el buen funcionamiento del cuerpo.

La ingesta diaria de calorías permitida en esta fase es de 1000 a 1300 calorías.

Fase 3

Después de 30 días de la segunda fase, puedes mantener una dieta normal, reconociendo los beneficios que la avena te puede ofrecer manteniéndola en una comida y un aperitivo al día.

Menú para la dieta

Desayuno

  • ½ taza de avena;
  • ½ taza de leche desnatada;
  • 1 cucharada sopera de pasas;
  • ½ cucharadita de canela;
  • Café o té.

Media mañana

  • ½ taza de arándanos o 1 pieza de fruta con bajo índice glucémico.

Almuerzo

  • ½ taza de avena;
  • Media taza de yogur desnatado;
  • 1 plátano.

Merienda

  • Verduras crudas

Cena

  • 50 gramos de pechuga de pollo a la parrilla;
  • Ensalada verde;
  • ½ taza de avena.

  • O 1 taza de gelatina o 1 bol de fruta con 1 cucharada sopera de harina de avena.

Consejos

Puede añadirle a la harina de avena vitaminas, y batidos para tener una pérdida de peso más saludable y eficiente.

Combinar la harina de avena con cereales naturales puede aumentar el proceso de quema de grasas.

Reemplazar las comidas con batidos y harina de avena puede contribuir a una más intensa quema de grasa, pero es importante que pienses que tu cuerpo necesita más nutrientes de los que contiene la avena.

Combina la harina de avena con frutas y alimentos saludables puede ayudar a la conseguir el peso deseado y también al mantenimiento de los resultados obtenidos.

Beber mucha agua ayuda al funcionamiento del metabolismo y mantiene tu cuerpo hidratado. Consumir al menos 2,5 litros de agua al día.

Los tés también pueden ayudar a alcanzar los objetivos de la dieta de la avena, debido a que esta bebida puede ofrecer efecto termogénico, por ejemplo el té de jengibre.

Perder peso no se limita sólo a comer alimentos naturales y hacer algo de ejercicio; el descanso también es esencial. Durante el sueño nocturno tu cuerpo va a recuperarse del desgaste por las actividades diarias, así que dormir al menos 8 horas por noche es esencial para que el organismo funcione bien al día siguiente.

Después de hacer ejercicio puedes tomar tortas de avena o media taza de copos de avena con leche desnatada, de manera que el cuerpo se recupere mejor del desgaste de energía debido al ejercicio.

Los primeros siete días son los más difíciles

La primera fase puede considerarse como la fase más difícil de toda la dieta. Introducir nuevas costumbres y la restricción calórica puede causar distanciamiento y provocar un impacto psicológico si la persona no está decididoda a adaptarse al nuevo plan de alimentación.

La dieta de la avena es una dieta que está bastante de moda últimamente, por lo que es importante evaluar todas las recomendaciones, preferiblemente por un médico o nutricionista, para dar prioridad a tu salud.

Evaluación médica

Comenzar un plan para perder peso sin orientación médica es un error, este debe ser el primer paso para elegir la forma más saludable de bajar esos kilos de más. Cada cuerpo necesita unas cantidades particulares de nutrientes, por lo que tener orientación es esencial para prevenir reacciones o problemas adversos.

Ejercicio físico

Perder peso y ponerse en forma no es adoptar una serie de hábitos por un tiempo, sino todo lo contrario. La afirmación de que “eres lo que comes” hay que tomárselo serio, por lo que es importante que adaptes una dieta rica en alimentos naturales que contribuyan al buen funcionamiento de tu cuerpo.

Además de añadir hábitos saludables contribuirás al aumento de la quema de calorías diarias. Intenta búscar tiempo para realizar ejercicio físico 3-5 días a la semana. De esta manera, tu metabolismo se mantendrá más activo y quemará calorías de forma continuada y eficiente.