Inicio » Enfermedades » Desnutrición: síntomas, tratamientos y causas

Desnutrición: síntomas, tratamientos y causas

¿Qué es la desnutrición?

La desnutrición es un estado patológico causado por la falta de ingesta o absorción de nutrientes. Dependiendo de la gravedad, la enfermedad puede dividirse en primer, segundo y tercer grado. Hay casos muy graves, cuyas consecuencias pueden ser irreversibles, incluso si la persona está viva. Sin embargo, la desnutrición puede ser leve y puede resultar, sin ningún registro de síntomas, en una dieta inadecuada.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la desnutrición contribuye a más de un tercio de las muertes infantiles en el mundo, aunque rara vez se menciona como la causa principal. En la década de 1970, alrededor del 30% de los niños de entre 5 y 9 años de edad tenían déficit de estatura en Brasil, un fuerte indicador de la desnutrición de larga data en la infancia.

La falta de acceso a alimentos de alto valor nutritivo es una causa común de desnutrición. Los malos hábitos alimentarios, como la lactancia materna inadecuada, la ingesta de alimentos poco nutritivos y la falta de educación sobre el valor nutritivo de los alimentos, contribuyen a la desnutrición. Las infecciones frecuentes o persistentes, como la diarrea, la neumonía y el paludismo, también son fundamentales para la aparición de la desnutrición.

Los nutrientes con las tasas de deficiencia más altas son:

  • Hierro
  • Zinc
  • Calcio
  • Vitamina A
  • Vitamina E
  • Vitamina C
  • Ácidos grasos esenciales
  • Vitamina D.

Causas

  • Hierro
  • Zinc
  • Calcio
  • Vitamina A
  • Vitamina E
  • Vitamina C
  • Ácidos grasos esenciales
  • Vitamina D.

La desnutrición puede ser primaria o secundaria, dependiendo de la causa del problema. Entre las causas principales se encuentran comer poco o comer “mal”. En otras palabras, tener una cantidad o calidad insuficiente de alimentos en términos de calorías y nutrientes.

Ya entre las causas secundarias se encuentra la ingesta insuficiente de alimentos por parte de factores externos, que pueden exigir un mayor gasto energético del cuerpo, o impedir que la persona absorba los nutrientes y coma adecuadamente. Algunos ejemplos son la presencia de verminosis, cáncer, anorexia, alergia o intolerancia alimentaria, digestión y mala absorción de nutrientes.

El destete precoz también es una de las causas de la desnutrición, ya que la leche materna contiene nutrientes esenciales que apenas se encuentran en cantidades adecuadas en los alimentos sólidos.

Factores de riesgo

Los niños de familias de bajos ingresos presentan un mayor riesgo de sufrir carencias alimentarias. Además, las malas condiciones sanitarias contribuyen a la aparición de infecciones, parásitos y malnutrición.

Los factores culturales también influyen en gran medida en el consumo de alimentos. Esto se debe a que algunas culturas o religiones pueden prohibir el consumo de ciertos alimentos o a que la dieta contiene pocas calorías.

Síntomas

Síntomas de desnutrición

Adultos

Si usted pierde entre el 5 y el 10% de su peso corporal en un período de tres a seis meses y no está a dieta, puede estar en riesgo de desnutrición.

Otros signos de desnutrición pueden incluir

  • Cansancio y falta de energía
  • Toma mucho tiempo recuperarse de las infecciones
  • Retraso en la cicatrización de heridas
  • Irritabilidad
  • Falta de concentración
  • Dificultades para mantenerse caliente
  • Diarrea persistente
  • Depresión.

Niños

Los síntomas de la desnutrición en los niños pueden incluir:

  • Incapacidad para crecer dentro de la tasa esperada
  • Cambios en el comportamiento, como sentirse irritado, ansioso o letárgico
  • Cambios en el color del cabello y de la piel.

Obesidad x Desnutrición

La obesidad es una enfermedad que se desarrolla con la acumulación excesiva de grasa corporal y tiene múltiples factores causales. El exceso de calorías y el desequilibrio de nutrientes, además de la baja actividad física, es la causa principal del exceso de peso. Recuerde que la obesidad genética corresponde a una pequeña porción, representando del 5% al 7% de los casos de obesidad.

El desarrollo de Brasil y la menor desigualdad en la distribución del ingreso en las últimas décadas han traído mejores condiciones de vida para la población. Con mejores condiciones financieras, la población comenzó a consumir más productos y también alimentos procesados, favoreciendo lo que llamamos la transición nutricional. Se ha producido una reducción progresiva de la prevalencia de la malnutrición infantil y la elevación, mientras que el sobrepeso y la obesidad se han convertido en uno de los principales problemas de salud pública.

A pesar de tener sobrepeso, los niños están desnutridos al mismo tiempo. Es un tipo de desnutrición que se relaciona con la falta de nutrientes, no necesariamente de alimentos. Los niños obesos a menudo comen alimentos concentrados en calorías, pero la calidad y cantidad de micronutrientes es inapropiada.

La deficiencia nutricional de los niños con sobrepeso/obesidad es consecuencia de la comida rápida, los aperitivos y las golosinas (alimentos pobres en nutrientes importantes para el desarrollo adecuado del niño) asociados a las muchas horas de vida sedentaria.

Diagnóstico y exámenes

Buscar ayuda médica

El peso y el desarrollo de los niños deben ser supervisados por profesionales de la salud. Si usted tiene alguna preocupación sobre el desarrollo de su hijo o tiene alguna condición que pueda aumentar el riesgo de desnutrición, busque ayuda médica.

En la cita con el médico

Diagnóstico de desnutrición

Existen varios métodos para diagnosticar la desnutrición. Van desde una evaluación clínica (observación de características como el peso, la estatura y la edad) hasta una evaluación completa del estado nutricional del paciente.

La desnutrición se diagnostica en adultos cuando el IMC es inferior a 18,5 o cuando se ha producido una pérdida accidental del 5-10% del peso corporal durante los últimos tres a seis meses. Además, se pueden hacer exámenes de sangre para evaluar las concentraciones de ciertos nutrientes en su cuerpo, independientemente de los resultados del IMC o de la pérdida de peso. En este caso, su médico puede sospechar desnutrición con base en su dieta.

El diagnóstico de desnutrición en niños implica tomar una medida de su peso y altura y luego compararla con lo que sería la altura y el peso promedio esperado para un niño de esa edad. Los exámenes de sangre también se pueden utilizar para medir los niveles de proteína en la sangre. Los bajos niveles de proteína pueden sugerir que un niño está desnutrido.

Tratamiento y cuidado

Tratamiento de la desnutrición

Dieta y educación alimentaria

La dieta debe permitir el reemplazo, el mantenimiento y la reserva adecuada de nutrientes en el cuerpo. Para ello, debe ser preparado y acompañado por un nutricionista o un nuez hidrólogo.

La educación alimentaria es muy importante en todas las etapas de la vida. Como la desnutrición es bastante común en la infancia, es esencial y urgente que las personas que forman parte del proceso de educación/formación de los niños (familia, maestros) tengan acceso a información sobre el uso correcto de los alimentos y la alimentación sana. Sólo entonces los niños podrán ser bien guiados y cuidados!

Algunas sugerencias para aprovechar al máximo el valor nutritivo de los alimentos, especialmente las frutas y verduras:

  • Las frutas y verduras deben consumirse muy frescas, ya que los nutrientes se pierden con el tiempo de maduración y almacenamiento
  • .

  • Evite mezclar estos alimentos en una licuadora para no perder algunas vitaminas, como la vitamina C
  • .

  • Cuando cocine vegetales, mantenga la tapa de la olla cerrada
  • .

  • No cocine demasiado los alimentos, especialmente los vegetales. Prefiere el vapor
  • Aproveche el agua que sobra de la cocción para preparar otro plato, como sopas, guisos o jugos
  • .

  • No someta ningún alimento a temperaturas demasiado altas, prefiera el fuego bajo
  • .

  • Conservar bien los alimentos: en el frigorífico o a temperatura ambiente, entre 20 y 27 C.

Es importante orientar sobre la mejor manera de tener una dieta equilibrada, teniendo en cuenta la realidad de la población. Este tipo de orientación es indispensable en el tratamiento, pero principalmente en la prevención de la enfermedad.

En algunos casos, puede ser necesaria la suplementación con nutrientes. Sólo el médico puede decirle cuándo se necesita un suplemento.

Tratamiento hospitalario

En algunos casos, la desnutrición es tan grave que debe ser tratada en el hospital. En tales casos, la persona puede necesitar alimentarse a través de sondas, como una sonda nasogástrica (que conecta la nariz con el estómago) y una gastrostomía endoscópica (una sonda colocada quirúrgicamente en el estómago a través del abdomen).

Si no se puede colocar una sonda de alimentación, la nutrición se puede hacer directamente en la vena. La persona también puede necesitar tratamiento adicional para la causa subyacente de su desnutrición.

Vivir juntos (pronóstico)

Posibles complicaciones

La desnutrición conduce a una serie de cambios en la composición corporal y el funcionamiento normal del cuerpo. Cuanto más grave sea el caso, mayores y también más graves serán las repercusiones. Las principales complicaciones son:

  • Gran pérdida de músculo y depósitos de grasa, causando debilidad física
  • Pérdida de peso: peso inferior al 60% o más del peso ideal (adultos) o peso normal (niños)
  • .

  • Para los niños obesos, la desnutrición puede dificultar la pérdida de peso y favorecer aún más el aumento de grasa corporal
  • .

  • Desaceleración, interrupción o incluso involución del crecimiento
  • Cambios en la sangre, causando, entre ellos, anemia
  • Cambios óseos, como malformaciones
  • Cambios en el sistema nervioso: estímulos nerviosos dañados, disminución del número de neuronas, depresión, apatía
  • Cambios en otros órganos y sistemas respiratorios, inmunológicos, renales, cardíacos, hepáticos, intestinales, etc.
  • La persona desnutrida es más propensa a la infección.

Otros efectos de la desnutrición son el aumento de la morbilidad y la mortalidad, y la hospitalización y convalecencia prolongadas.

Prevención

Prevención

Una dieta equilibrada y saludable es la mejor arma para prevenir la desnutrición. Una dieta rica en frutas, verduras y cereales integrales, así como en proteínas magras, ayuda a combatir la desnutrición. Los alimentos y bebidas con alto contenido de grasa o azúcar no son esenciales para la mayoría de las personas y sólo deben consumirse en pequeñas cantidades.

Si tiene alguna afección que aumente el riesgo de desnutrición, busque tratamiento.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.