Inicio » Enfermedades » Enfermedades de la piel » Dermatitis Del Pañal

Dermatitis Del Pañal

La dermatitis del pañal, también conocida como eritema del pañal, es común en los recién nacidos. Las medidas generales de cuidado de la piel, como el cambio frecuente del pañal, la limpieza, la hidratación y la protección, son los mejores aliados para combatir este problema.

Fisiología de la piel

La piel del bebé, estructuralmente similar a la del adulto, es menos estratificada, con un pH al nacer más básico que ácido, lo que la hace más apetecible a los microorganismos perjudiciales para el bebé.

El vernix caseoso, sustancia blanca/amarillenta, que recubre la piel y pliegues cutáneos del recién nacido, tiene una función protectora, nutritiva, termorreguladora y de prevención de las infecciones externas. No se debe quitar, excepto en las situaciones donde se mezcle con fluidos sanguíneos (normalmente cuero cabelludo).

Funciones de la piel del bebé

La piel actúa como una interfaz entre el medio interno y el medio ambiente, y ofrece funciones especiales para la supervivencia del ser humano.

Además de revestir externamente el cuerpo, posee características y una fisiología que la identifican como órgano altamente desarrollado. No menos importante, la piel desempeña aún la función del tacto, o sensación táctil, presente desde las 12 semanas de vida intrauterina, siendo el primer órgano de los sentidos en estar presente y activo en el embrión.

Esta es una función extremadamente importante en el contacto con el mundo y en la aprehensión de las complejas reacciones neuronales desarrolladas y registradas en el cerebro del bebé. El tacto es para los mamíferos una importante forma de contacto-relación y desarrollo emocional y cognitivo.

Considerando la importancia de la piel como barrera contra la infección y su papel en el control hídrico y la temperatura, la protección y la preservación de la piel del recién nacido es decisiva para su salud. Por todo esto, vamos a mimarla, cuidarla y tratarla con gran respeto y cariño, ¿no es verdad, padres?

Causas de la dermatitis del pañal

dermatitis del pañal fotos

Algunos bebés parecen tener mayor tendencia a desarrollar dermatitis del pañal, mientras que en otros es raro; pero ambos grupos se libran de este problema en el momento en que abandonan el pañal. ¿Cuál es la causa? El contacto prolongado y la exposición a la orina y las heces, en esta zona, provocan una reacción irritativa y daño en la piel.

Actualmente, la dermatitis del área del pañal irritativo se interpreta como el resultado final de una cascada de eventos, desencadenada inicialmente por lesiones a nivel del estrato córneo, inducidas por exposición a múltiples factores como la hiperhidratación, fricción, temperatura, irritantes químicos, orina y heces.

Después de comprometer la barrera cutánea, varios factores adicionales del mismo tipo potencian estos cambios, que resultan en un ciclo vicioso vulnerable a las infecciones por agentes microbianos oportunistas tales como la Candida albicans, que es un factor agravante común.

Impacto de los pañales

Los pañales desechables modernos poseen tres capas: una interna que funciona como filtro, una intermedia con capacidad de absorción de líquidos y, finalmente, una externa a prueba de agua.

Esta última capa tiene un papel fundamental en la impermeabilidad del pañal, pero previene la perspiración, lo que aumenta la temperatura y la humedad.

Por otro lado, los pañales modernos son más oclusivos, siendo responsables de los casos raros de dermatitis de contacto alérgica.

El pañal ideal debería tener buena capacidad para contener agua, permitir una buena ventilación (menos oclusiva) y cambiar de color inmediatamente después de que el niño orine. Este pañal (en el momento de redactar este artículo, aún no existe).

La infección por bacterias “malas”, de otros lugares de la piel o mucosas, transportadas por nuestras manos mal lavadas durante el cambio del pañal, son situaciones que pueden llevar a la aparición de esta dermatitis.

Otros trastornos del funcionamiento normal de la piel, como la psoriasis y la dermatitis atópica, (esta última con fisiología diferente), también pueden condicionar su aparición.

Una cuestión planteada a menudo tiene que ver con la posible influencia de los productos de lavado de la ropa de los bebés o de los pañales, cuando se usan pañales no desechables, en la aparición de esta dermatitis.

Según los estudios disponibles, los productos de lavado de la ropa de bebés, cuando se opta por pañales de algodón, no parecen tener influencia en este problema, siempre y cuando se utilice un detergente suave y poco concentrado, y se realiza un enjuagado correcto.

Por lo que se refiere a la opción por uno u otro tipo de pañales, una vez más, los pros y los contras emergen de los dos lados. Si, por un lado, los pañales desechables, constituidos por capas de material ultra absorbente, parecen mantener el bebé seco por más tiempo, también es cierto que los elásticos que refuerzan la retención en determinadas zonas del pañal, son el primer lugar donde aparecen los signos de enrojecimiento.

Una cuestión es cierta: el cambio del pañal, sea desechable, de algodón o ecológico, debe ser frecuente, para minimizar el tiempo de contacto con la orina y las heces.

Cambio y limpieza del pañal

La cultura y los hábitos de cambio de pañales varían de seis a doce veces en puntos diferentes del mundo, siendo los japoneses los campeones del consumo de pañales (promedio de doce cambios por día por bebé).

Es importante que los padres conozcan las fases de “hacer caca” y sus características, para identificar, por las características visibles, las heces posiblemente más ácidas. De la misma forma, si se toma antibióticos o tiene diarrea, es necesario estar más atento al cambio de pañal.

El tiempo de oclusión parece ser un factor negativo, ya que en contacto con el aire, la mayoría de las dermatitis tienden a desaparecer, siendo la primera medida antes de la utilización de medicamentos.

En niños mayores aún en uso de pañales, se recomienda cambiarlos siempre antes de ir a la cama, limpiar en cada muda y usar agua caliente o tibia para limpiar la orina y las heces, incluyendo pliegues inguinales y genitales, es también una medida que no se debe descuidar.

Hidratación y protección

El uso de cremas barrera, no es necesaria en todos los cambios del pañal, debe ser iniciada a la menor irritación de la piel en esta zona, limpiándola en su totalidad cuando se quiera volver a aplicar

En cuanto a las cremas, existen innumerables soluciones en el mercado, pero sin duda, las cremas con vitamina A son una buena opción.

La última generación de cremas barrera con adición de probióticos parece ser una ayuda fundamental, ya que reequilibran la flora local, ayudando a eliminar los microorganismos nocivos de la flora transitoria (superficie de la piel), reforzando los microorganismos buenos de la flora residente (capas de piel más profunda).

Por prescripción del pediatra, en algunos casos de dermatitis más resistentes al tratamiento con las medidas básicas (cambio frecuente de pañales, limpieza, hidratación y protección, exposición al aire); Se pueden aplicar medicamentos en crema con esteroides o antifúngicos, por un plazo corto de tiempo y sabiendo cómo aplicar en esta zona tan sensible.

La dermatitis del área del pañal irritativo primario es la dermatitis del área del pañal más prevalente, siendo probablemente la afección cutánea más frecuente en la primera infancia y constituyendo una fuente significativa de incomodidad para el niño.

Es importante que los padres y cuidadores estén atentos a los factores de riesgo, a la aparición, e inicien los primeros cuidados.

Cuidados y prevención

  • Cambie el pañal al bebé con frecuencia, entre seis y ocho veces al día, para evitar que pase mucho tiempo en contacto con la orina y las heces.
  • Trate de conocer las diversas fases de las “cacas” y sus características, para identificar posibles problemas.
  • Tenga especial cuidado en las fases en las que el niño está tomando antibióticos o está con diarrea.
  • En los niños mayores, cambie siempre el pañal antes de ir a la cama, limpiándolo en cada muda y usando agua caliente o tibia para la limpieza total de orina y de heces.
  • Utilice una crema barrera a la menor irritación de la piel en esta zona.
  • Cada vez que haga una nueva aplicación de crema, asegúrese de que retira con aceite o agua mineral eventuales restos de crema colocado anteriormente.

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *