Inicio » Enfermedades » Delirio: síntomas, tratamientos y causas

Delirio: síntomas, tratamientos y causas

¿Qué es el delirio?

El delirio, o delirio , es un cambio multifactorial y constantemente no diagnosticado, lo que hace que los pacientes no reciban el tratamiento adecuado. Se caracteriza como una perturbación grave de la capacidad mental de una persona, que se traduce en una disminución de la conciencia (incluido el entorno en el que se encuentra) y en un pensamiento confuso. Por lo general, su aparición es repentina.

El delirio es más común en pacientes de edad avanzada y se considera una emergencia geriátrica. Generalmente se relaciona con uno o más factores que lo causaron, como una enfermedad crónica o grave, ciertos medicamentos, infecciones, cirugías o abuso de alcohol o drogas.

Los episodios de delirio pueden durar desde unos pocos minutos u horas hasta semanas. Por lo general, cuanto más joven es el paciente, más rápido se recupera. Los pacientes mayores o los pacientes con condiciones de salud más severas pueden tardar más tiempo en recuperarse y tener momentos recurrentes de delirio.

Es importante saber que durante los episodios de delirio, a menudo la persona no es plenamente consciente de dónde está y puede actuar de forma inesperada. Los síntomas pueden ser similares a los de la demencia, por lo que la presencia de alguien que pasa mucho tiempo con el paciente puede ser esencial para un diagnóstico correcto de la enfermedad. Aunque las dos enfermedades, delirio y demencia, pueden coexistir, no son lo mismo, ya que la demencia aparece gradualmente y es una condición permanente.

Causas

El delirio ocurre cuando las señales enviadas y recibidas por el cerebro se ven comprometidas, debilitadas o confundidas. Aunque se desconoce la causa exacta de esta deficiencia, es más probable que sea causada por una combinación de factores que hacen que el cerebro sea vulnerable, lo que implica un mal funcionamiento de la actividad cerebral.

Cualquier condición que cause que el paciente sea admitido en un hospital aumenta el riesgo de delirio. Además, la falta de sueño, el uso de ciertos medicamentos o drogas, las infecciones y la fiebre alta pueden estar relacionados con el síntoma.

Entre las principales condiciones de salud relacionadas con el delirio se encuentran:

  • Deshidratación
  • Infecciones del tracto urinario
  • Neumonía
  • Infecciones abdominales y de la piel
  • Demencia
  • Nutrición deficiente
  • Esquizofrenia
  • Tratamiento con muchos medicamentos diferentes o en dosis altas
  • Enfermedades graves o terminales
  • Período de abstinencia de drogas

Entre los medicamentos que pueden causar delirio están…:

  • Analgésicos
  • Pastillas para dormir
  • Antialérgico
  • Medicamentos para cambiar el estado de ánimo, como los que se usan para tratar la ansiedad y la depresión
  • Medicamentos para la enfermedad de Parkinson
  • Medicamentos para tratar espasmos o convulsiones
  • Medicamentos para el asma

Los episodios de delirio también están estrechamente relacionados con el tiempo que el paciente permanece en cama, con restricciones de movilidad, el uso de una sonda vesical y una combinación de varios de los factores anteriores.

Factores de riesgo

Los pacientes con las siguientes afecciones o características de salud son más propensos a tener episodios de delirio:

  • Personas con demencia
  • Personas de la tercera edad
  • Niños con infecciones que causan fiebre alta
  • Tiene problemas de visión o audición
  • Estar desnutrido o deshidratado
  • Estar en tratamiento con múltiples medicamentos
  • Uso excesivo de alcohol y/o drogas, o estar en el período de abstinencia
  • Se han sometido recientemente a una cirugía

Síntomas

Síntomas de delirio

Los síntomas del delirio aparecen en poco tiempo y suelen desaparecer, volviendo a aparecer durante el día (flotan), por lo que la persona puede pasar algún tiempo sin presentar síntomas. Entre los signos que el paciente con delirio puede presentar están:

Reducción de la concienciación

  • Incapacidad para mantenerse enfocado en un tema o situación, o para cambiar de tema
  • Onda de atención
  • Estar atascado con una sola idea o tema y no ser capaz de responder a preguntas normales de conversación
  • Ser “removido” del ambiente en el que se encuentra con poca o ninguna respuesta a las situaciones a su alrededor
  • Distraerse fácilmente con cosas sin importancia

Deterioro cognitivo

  • Memoria débil, especialmente de eventos recientes
  • Desorientación, incluyendo no saber dónde están las cosas, quién es quién, o a qué hora del día, mes o año es
  • Dificultad para hablar o recordar lo que dijo
  • Dificultad para entender el habla de otras personas
  • Dificultad para leer o escribir
  • Lenguaje extraño o sin sentido

Cambios de comportamiento

  • Tiene alucinaciones
  • No poder descansar y agitarse
  • Irritabilidad y comportamiento agresivo
  • Problemas para dormir y despertarse a horas normales
  • Estar con emociones – como miedo, ansiedad, enojo o depresión – muy franca, extrema

Diagnóstico y exámenes

Buscar ayuda médica

Si un pariente, amigo o pariente cercano presenta síntomas de delirio, busque ayuda médica. Las personas mayores que ingresan a los hospitales, o con enfermedades que requieren tratamiento constante, son particularmente propensas a experimentar delirio. Por lo tanto, es aún más importante ser consciente de todos los síntomas que pueden experimentar, incluidos los que son más silenciosos, como el aislamiento social y la poca interacción con quienes los rodean.

Si una persona ya tiene demencia, es necesario estar al tanto de los cambios repentinos en el ambiente general y en su relación con el ambiente, ya que estos factores pueden indicar que está teniendo delirios y entonces se debe buscar ayuda médica.

En la cita con el médico

Los especialistas que pueden diagnosticar el delirio son:

  • Médico generalista
  • Geriatra
  • Pediatra
  • Psicólogo
  • Psiquiatra

Las personas más cercanas al paciente con delirio son muy importantes en el momento de la consulta. Ellos son los que deben proporcionar la mayor parte de la información al médico.

Estar preparado para la consulta puede facilitar el diagnóstico y optimizar el tiempo. De esta manera, usted puede llegar al consultorio del médico con alguna información:

  • Una lista de todos los síntomas y cambios de comportamiento, cuánto tiempo han estado presentes y con qué frecuencia aparecen
  • Su historial médico, incluyendo cualquier otra condición que tenga y cualquier medicamento, vitamina o suplemento que tome regularmente
  • Contacto para todos los demás médicos y terapeutas que atienden al paciente

El médico probablemente le hará una serie de preguntas, tales como…:

  • ¿Ha tenido el paciente alguna fiebre, tos o síntomas urinarios recientemente, ha tenido o está siendo investigado por la posibilidad de desarrollar demencia, y cómo ha realizado sus actividades diarias antes de presentar los síntomas? ¿Cuándo fue la última vez que se ajustaron las dosis de los medicamentos que toma regularmente?

También es importante llevar sus preguntas a la consulta escrita, empezando por la más importante. Esto asegura que usted obtendrá respuestas a todas las preguntas relevantes antes de salir de la oficina.

Diagnóstico del delirio

Para diagnosticar el delirio, el médico se basará en las respuestas proporcionadas por el acompañante sobre la historia clínica del paciente, la verificación del estado mental y la identificación de los posibles factores que contribuyeron a la afección. Las pruebas incluyen:

Evaluación del estado mental

El médico evalúa la conciencia, la atención y la capacidad de razonamiento del paciente a través de conversaciones informales o pruebas más formales, utilizando listas y otras herramientas de evaluación.

Exámenes físicos y neurológicos

El médico revisará la posibilidad de deshidratación, infección, abstinencia de alcohol u otros problemas físicos. Los exámenes físicos están dirigidos a encontrar condiciones de salud que puedan estar causando el problema, ya que el delirio puede ser el primer (y a veces el único) signo de una condición más grave, como insuficiencia respiratoria o insuficiencia cardíaca.

Por otro lado, el examen neurológico verificará la visión, el equilibrio, la coordinación y los reflejos del paciente, lo que puede determinar la presencia de alguna enfermedad neurológica que esté causando delirio.

Otros exámenes

Si la causa del delirio no se ha descubierto con los exámenes anteriores, el médico puede solicitarlo:

  • Análisis de sangre
  • Prueba de orina
  • Otras pruebas de laboratorio
  • Exámenes de imágenes cerebrales

Tratamiento y cuidado

Tratamiento del delirio

Dado que el delirio es causado por varios factores, y a menudo una combinación de ellos, el objetivo es lograr un tratamiento que no empeore aún más los episodios de delirio. Pero, sí, debe encontrar la causa del problema y tratarlo, siempre pensando en crear las condiciones favorables para que el cuerpo reaccione y para que el cerebro se calme.

Con esto, puede ser necesario utilizar un cuidado especial para que el paciente se oriente, como por ejemplo:

  • Mantenga los relojes y calendarios cerca
  • Mantenga el ambiente en el que está lo más tranquilo posible, con la presencia de sus pertenencias y lo que le es familiar
  • .

  • Conversaciones regulares sobre los recuerdos del lugar y la hora en que se encuentra
  • Mantenga a los miembros de la familia cerca y evite la presencia de extraños
  • No haga ruidos cuando el paciente deba dormir y deje el entorno mal iluminado
  • .

  • Mantener una nutrición e hidratación adecuadas
  • Satisfacer la necesidad de equipo necesario, como gafas o audífonos
  • Levántese de la cama a horas normales y haga actividades ligeras, como caminar en casa si es posible
  • .

Sobre los medicamentos que pueden estar causando delirio, hable con el médico sobre la posibilidad de reducir las dosis o cambiarlas, buscando la mejor calidad de vida del paciente.

Medicamentos para el delirio

Los medicamentos más comúnmente usados para tratar el delirio son:

  • ZAP.

Sólo un médico puede decirle qué medicamento es mejor para usted, así como la dosis correcta y la duración del tratamiento. Siempre siga las instrucciones de su médico cuidadosamente y NUNCA se automedique. No deje de usar el medicamento sin consultar primero con un médico y, si lo toma más de una vez o en cantidades mucho mayores de las prescritas, siga las instrucciones que aparecen en el prospecto.

Vivir juntos (pronóstico)

Viviendo juntos / Pronóstico

El delirio puede durar desde unos pocos minutos hasta semanas, dependiendo de la condición de salud que esté causando estos episodios. Si se descubre la causa, cuando se trata, el paciente tiende a volver a la normalidad.

En los niños, los episodios de delirio tienden a ocurrir y resolverse rápidamente, una afección que se vuelve cada vez más lenta a medida que la persona envejece.

Aunque los síntomas son difíciles para la familia, la mayor posibilidad de que el paciente se recupere rápidamente es con su apoyo y comprensión. Si es necesario, busque la ayuda de un psicólogo para tratar esta situación.

Posibles complicaciones

Las principales complicaciones del delirio están relacionadas con la demencia y la posibilidad de pérdida de memoria y agresividad. Por esta razón, es bueno identificar los síntomas para buscar la causa y tratarla lo antes posible.

¿Existe una cura para el delirio?

El grado de recuperación del paciente, después de tratar el delirio, dependerá en gran medida de su estado antes de la aparición del problema.

Los pacientes con demencia suelen presentar un marcado empeoramiento en sus habilidades de razonamiento y memoria después de episodios de delirio. Para las personas con condiciones de salud severas o potencialmente fatales, también pueden ocurrir complicaciones, incluso después del tratamiento.

Por otro lado, en las personas con mejores condiciones de salud, tanto físicas como mentales, las posibilidades de una recuperación completa son mayores.

Prevención

Prevención

Se cree que la manera más precisa de prevenir el delirio es prevenir que los factores de riesgo de la enfermedad causen los episodios. Esto es más difícil en el contexto de la estancia hospitalaria, debido a los constantes cambios en las habitaciones, los procedimientos más invasivos, la iluminación, la falta de luz natural, el ruido. Sin embargo, se pueden tomar algunas medidas para minimizar los problemas:

  • Mantener al paciente hidratado y comiendo normalmente
  • Haga actividades que lo estimulen y llévele objetos familiares al hospital
  • .

  • Si usa anteojos o audífonos, anímelo a usarlos aun cuando esté en un hospital
  • .

  • Cuente las noticias de las personas que conoce usando frases sencillas y recordando situarle en el tiempo que vive y en el lugar en que está
  • .

  • Trate de reducir las interrupciones nocturnas y disminuir la intensidad de la luz si es posible
  • .

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.