Deficiencia mineral

¿Qué es una deficiencia mineral?

Los minerales son tipos específicos de nutrientes que su cuerpo necesita para funcionar correctamente. Una deficiencia mineral ocurre cuando su cuerpo no obtiene o absorbe la cantidad requerida de un mineral.

El cuerpo humano requiere diferentes cantidades de cada mineral para mantenerse saludable. Las necesidades específicas se resumen en las cantidades diarias recomendadas (RDA).

La RDA es la cantidad promedio que satisface las necesidades de aproximadamente el 97 por ciento de las personas sanas. Se pueden obtener de alimentos, suplementos minerales y productos alimenticios que han sido fortificados con minerales adicionales.

Una deficiencia a menudo ocurre lentamente con el tiempo y puede ser causada por varias razones. Una mayor necesidad del mineral, la falta del mineral en la dieta o la dificultad para absorber el mineral de los alimentos son algunas de las razones más comunes.

Las deficiencias minerales pueden conducir a una variedad de problemas de salud, como huesos débiles, fatiga o una disminución del sistema inmunitario.

¿Qué tipos de deficiencia mineral hay?

Hay cinco categorías principales de deficiencia mineral: calcio, hierro, magnesio, potasio y zinc.

Deficiencia de calcio

El calcio es necesario para tener huesos y dientes fuertes. También es compatible con la función adecuada de los vasos sanguíneos, músculos, nervios y hormonas.

Las fuentes naturales de calcio incluyen leche, yogurt, queso y pescado pequeño con huesos, frijoles y guisantes. Las verduras como el brócoli, la col rizada y la col china también proporcionan calcio. Algunos alimentos también están fortificados con el mineral, como tofu, cereales y jugos.

Una deficiencia de calcio produce pocos síntomas obvios a corto plazo. Esto se debe a que su cuerpo regula cuidadosamente la cantidad de calcio en la sangre. La falta de calcio a largo plazo puede conducir a una disminución de la densidad mineral ósea llamada osteopenia.

Si no se trata, la osteopenia puede convertirse en osteoporosis. Esto aumenta el riesgo de fracturas óseas, especialmente en adultos mayores.

La deficiencia severa de calcio generalmente es causada por problemas médicos o tratamientos, como medicamentos (como diuréticos), cirugía para extirpar el estómago o insuficiencia renal. Los síntomas de una deficiencia severa incluyen:

  • calambres musculares
  • entumecimiento
  • hormigueo en los dedos
  • fatiga
  • poco apetito
  • ritmos cardíacos irregulares

Deficiencia de hierro

Más de la mitad del hierro en su cuerpo está en los glóbulos rojos. El hierro es una parte importante de la hemoglobina, una proteína que transporta oxígeno a los tejidos.

El hierro también forma parte de otras proteínas y enzimas que mantienen su cuerpo saludable. Las mejores fuentes de hierro son la carne, las aves o el pescado. Los alimentos de origen vegetal como los frijoles o las lentejas también son buenas fuentes.

La deficiencia de hierro se desarrolla lentamente y puede causar anemia. Se considera poco común en los Estados Unidos y en personas con dietas saludables. Pero, la Organización Mundial de la Salud estimó en un informe de 2008 que la deficiencia de hierro causa aproximadamente la mitad de todos los casos de anemia en todo el mundo.

Los síntomas de la anemia por deficiencia de hierro incluyen sentirse débil y cansado. Es posible que tenga un mal desempeño en el trabajo o la escuela. Los niños pueden presentar signos a través del lento desarrollo social y cognitivo.

Deficiencia de magnesio

El cuerpo necesita magnesio para cientos de reacciones químicas. Estos incluyen respuestas que controlan los niveles de glucosa en sangre y la presión arterial. El magnesio controla la función adecuada de los músculos y los nervios, la función cerebral, el metabolismo energético y la producción de proteínas.

Aproximadamente el 60 por ciento del magnesio del cuerpo reside en los huesos, mientras que casi el 40 por ciento reside en las células musculares y de tejidos blandos. Las buenas fuentes de magnesio incluyen:

  • legumbres
  • nueces
  • semillas
  • granos enteros
  • vegetales de hoja verde, como las espinacas

La deficiencia de magnesio es poco común en personas sanas. Los riñones pueden evitar que el magnesio salga del cuerpo a través de la orina. Aún así, ciertos medicamentos y afecciones de salud crónicas como el alcoholismo pueden causar deficiencia de magnesio.

Las necesidades de magnesio también están muy influenciadas por la presencia de enfermedades. En esta situación, la dosis diaria recomendada de magnesio puede no ser suficiente para algunas personas.

Los primeros signos de deficiencia de magnesio incluyen:

  • fatiga
  • debilidad
  • pérdida de apetito
  • náusea
  • vómitos

La deficiencia de magnesio puede provocar los siguientes síntomas si no se trata:

  • entumecimiento
  • estremecimiento
  • calambres musculares
  • convulsiones
  • ritmos anormales del corazón

Deficiencia de potasio

El potasio es un mineral que funciona como un electrolito. Se requiere para la contracción muscular, la función cardíaca adecuada y la transmisión de señales nerviosas. También lo necesitan algunas enzimas, incluida una que ayuda al cuerpo a convertir los carbohidratos en energía.

Las mejores fuentes de potasio son las frutas y verduras, como los plátanos, el aguacate, las verduras de hojas verdes, la remolacha, las papas y las ciruelas. Otras buenas fuentes incluyen jugo de naranja y nueces.

La causa más común de deficiencia de potasio es la pérdida excesiva de líquidos. Los ejemplos pueden incluir vómitos prolongados, enfermedad renal o el uso de ciertos medicamentos como los diuréticos.

Los síntomas de deficiencia de potasio incluyen calambres musculares y debilidad. Otros síntomas aparecen como estreñimiento, hinchazón o dolor abdominal causado por parálisis de los intestinos.

La deficiencia severa de potasio puede causar parálisis de los músculos o ritmos cardíacos irregulares que pueden conducir a la muerte.

Deficiencia de zinc

El zinc juega un papel en muchos aspectos del metabolismo del cuerpo. Éstos incluyen:

  • síntesis de proteínas
  • función del sistema inmune
  • cicatrización de la herida
  • Síntesis de ADN

También es importante para el crecimiento y desarrollo adecuados durante el embarazo, la infancia y la adolescencia. El zinc se encuentra en productos animales como las ostras, la carne roja y las aves de corral. Otras buenas fuentes de zinc incluyen:

  • frijoles
  • nueces
  • granos enteros
  • productos lácteos

La deficiencia de zinc puede causar pérdida de apetito, sabor u olor. La disminución de la función del sistema inmune y la desaceleración del crecimiento son otros síntomas.

La deficiencia severa también puede causar diarrea, pérdida de cabello e impotencia. También puede prolongar el proceso que toma su cuerpo para curar heridas.

¿Qué causa la deficiencia mineral?

Una de las principales causas de la deficiencia de minerales es simplemente no obtener suficientes minerales esenciales de los alimentos o suplementos.

Existen diferentes tipos de dietas que pueden provocar esta deficiencia. Una dieta pobre que depende de la comida chatarra, o una dieta que carece de frutas y verduras adecuadas pueden ser causas posibles.

Alternativamente, una dieta muy baja en calorías puede producir esta deficiencia. Esto incluye personas en programas de pérdida de peso o con trastornos alimentarios. Los adultos mayores con poco apetito también pueden no obtener suficientes calorías o nutrientes en su dieta.

Las dietas restringidas también pueden causar una deficiencia de minerales. Los vegetarianos, veganos y personas con alergias alimentarias o intolerancia a la lactosa pueden experimentar deficiencia de minerales si no logran controlar su dieta de manera efectiva.

La dificultad con la digestión de los alimentos o la absorción de nutrientes puede provocar deficiencia mineral. Las posibles causas de estas dificultades incluyen:

  • enfermedades del hígado, vesícula biliar, intestino, páncreas o riñón
  • cirugía del tracto digestivo
  • alcoholismo crónico
  • medicamentos como antiácidos, antibióticos, laxantes y diuréticos.

La deficiencia mineral también puede ser el resultado de una mayor necesidad de ciertos minerales. Las mujeres, por ejemplo, pueden encontrar esta necesidad durante el embarazo, la menstruación intensa y la postmenopausia.

¿Cuáles son los síntomas de la deficiencia mineral?

Los síntomas de una deficiencia mineral dependen de qué nutriente le falta al cuerpo. Los posibles síntomas incluyen:

  • estreñimiento, hinchazón o dolor abdominal
  • sistema inmunitario disminuido
  • Diarrea
  • latido del corazón irregular
  • pérdida de apetito
  • calambres musculares
  • náuseas y vómitos
  • entumecimiento u hormigueo en las extremidades
  • pobre concentración
  • desarrollo social o mental lento en niños
  • debilidad o cansancio

Puede mostrar uno o más de estos síntomas, y la gravedad puede variar. Algunos síntomas pueden ser tan leves que pasan desapercibidos y no se diagnostican.

Póngase en contacto con su proveedor de atención médica si experimenta fatiga prolongada, debilidad o poca concentración. Los síntomas pueden ser un signo de una deficiencia mineral u otra condición de salud.

¿Cómo se diagnostica una deficiencia mineral?

Su proveedor de atención médica puede usar una o más de las siguientes herramientas de diagnóstico para determinar si tiene una deficiencia de minerales:

  • historial médico, incluidos síntomas e historial familiar de enfermedades
  • examen físico
  • revisión de su dieta y hábitos alimenticios
  • análisis de sangre de rutina, como un conteo sanguíneo completo (CBC) y una medición de electrolitos (minerales) en la sangre
  • otras pruebas para identificar otras condiciones subyacentes

¿Cómo se trata una deficiencia mineral?

El tratamiento para una deficiencia mineral depende del tipo y la gravedad de la deficiencia. Las condiciones subyacentes también son un factor.

Su médico puede ordenar más pruebas para identificar la cantidad de daño antes de decidir un plan de tratamiento. Esto puede incluir tratamiento para otras enfermedades o un cambio en la medicación.

Cambios en la dieta

Un cambio en los hábitos alimenticios puede ayudar si tiene una deficiencia mineral menor. A las personas con anemia debido a la falta de hierro en la dieta, se les puede pedir que coman más carne, aves, huevos y cereales fortificados con hierro.

Es posible que lo deriven a un dietista registrado si su deficiencia es más grave. Te ayudarán a modificar tus hábitos alimenticios. Esto incluirá pautas sobre cómo comer una dieta bien balanceada, rica en frutas, verduras y granos integrales.

El dietista también puede pedirle que lleve un diario de alimentos para realizar un seguimiento de los alimentos que está comiendo y su progreso.

Suplementos

Ciertas deficiencias minerales no pueden tratarse solo con dieta. Es posible que deba tomar un suplemento multivitamínico o mineral.

Estos pueden tomarse solos o con otros suplementos que ayudan al cuerpo a absorber o usar el mineral. La vitamina D, por ejemplo, generalmente se toma junto con el calcio.

Su proveedor de atención médica decidirá cuánto y con qué frecuencia debe tomar suplementos. Es importante seguir las instrucciones de su proveedor porque la ingesta excesiva de ciertos suplementos puede ser dañina.

Tratamiento de emergencia

La hospitalización puede ser necesaria en casos muy graves de deficiencia mineral. Los minerales y otros nutrientes se pueden administrar por vía intravenosa.

Se puede requerir tratamiento una o más veces al día durante varios días. Este tipo de tratamiento puede tener efectos secundarios que incluyen fiebre o escalofríos, hinchazón de las manos o los pies o cambios en los latidos del corazón.

Su proveedor de atención médica administrará análisis de sangre adicionales para determinar si el tratamiento fue exitoso.

Boletines de Healthline

Obtenga nuestro correo electrónico diario de Nutrición

Para ayudarlo a crear su mejor plan de comidas, le enviaremos una guía experta y basada en evidencia sobre nutrición y pérdida de peso.

Categorías