Consejos para padres sobre el TDAH: qué hacer y qué no hacer

Consejos para padres sobre el TDAH

Criar a un niño con TDAH no es como la crianza tradicional de niños. La elaboración de normas normales y las rutinas domésticas pueden volverse casi imposibles, dependiendo del tipo y la gravedad de los síntomas de su hijo, por lo que deberá adoptar diferentes enfoques. Hacer frente a algunos de los comportamientos que resultan del TDAH de su hijo puede ser frustrante, pero hay maneras de facilitarle la vida.

Los padres deben aceptar el hecho de que los niños con TDAH tienen cerebros funcionalmente diferentes de los de otros niños. Si bien los niños con TDAH aún pueden aprender qué es aceptable y qué no, su trastorno los hace más propensos a comportamientos impulsivos.

Fomentar el desarrollo de un niño con TDAH significa que tendrá que modificar su comportamiento y aprender a manejar el comportamiento de su hijo. La medicación puede ser el primer paso en el tratamiento de su hijo. Las técnicas conductuales para controlar los síntomas del TDAH de un niño siempre deben estar en su lugar. Al seguir estas pautas, puede limitar el comportamiento destructivo y ayudar a su hijo a superar sus dudas.

Principios de la terapia de manejo del comportamiento.

Hay dos principios básicos de la terapia de manejo del comportamiento . El primero es alentar y recompensar el buen comportamiento (refuerzo positivo). El segundo es eliminar las recompensas siguiendo un mal comportamiento con consecuencias apropiadas, lo que lleva a la extinción del mal comportamiento (castigo, en términos conductistas). Usted le enseña a su hijo a comprender que las acciones tienen consecuencias al establecer reglas y resultados claros para seguir o desobedecer estas reglas. Estos principios deben seguirse en cada área de la vida de un niño. Eso significa en casa, en el aula y en el ámbito social.

Decida con anticipación qué comportamientos son aceptables y cuáles no.

El objetivo de la modificación del comportamiento es ayudar a su hijo a considerar las consecuencias de una acción y controlar el impulso de actuar en consecuencia. Esto requiere empatía, paciencia, afecto, energía y fuerza por parte de los padres. Los padres primero deben decidir qué comportamientos tolerarán y no tolerarán. Es crucial cumplir con estas pautas. Castigar un comportamiento un día y permitirlo al siguiente es perjudicial para la mejora de un niño. Algunas conductas siempre deben ser inaceptables, como los arrebatos físicos, la negativa a levantarse por la mañana o la falta de voluntad para apagar la televisión cuando se le dice que lo haga.

Su hijo puede tener dificultades para internalizar y promulgar sus pautas. Las reglas deben ser simples y claras, y los niños deben ser recompensados ​​por seguirlas. Esto se puede lograr usando un sistema de puntos. Por ejemplo, permita que su hijo acumule puntos por un buen comportamiento que puede canjearse por gastar dinero, tiempo frente al televisor o un nuevo videojuego. Si tiene una lista de reglas de la casa, escríbalas y colóquelas donde sean fáciles de ver. La repetición y el refuerzo positivo pueden ayudar a su hijo a comprender mejor sus reglas.

Defina las reglas, pero permita cierta flexibilidad

Es importante recompensar constantemente los buenos comportamientos y desalentar los destructivos, pero no debe ser demasiado estricto con su hijo. Recuerde que los niños con TDAH pueden no adaptarse al cambio tan bien como otros. Debe aprender a permitir que su hijo cometa errores a medida que aprende. Los comportamientos extraños que no son perjudiciales para su hijo o cualquier otra persona deben aceptarse como parte de la personalidad individual de su hijo. En última instancia, es perjudicial desalentar los comportamientos extravagantes de un niño solo porque cree que son inusuales.

Manejar la agresión

Los arrebatos agresivos de niños con TDAH pueden ser un problema común. El «tiempo de espera» es una manera efectiva de calmarlo a usted y a su hijo hiperactivo. Si su hijo actúa en público, debe ser eliminado inmediatamente de manera tranquila y decisiva. El «tiempo de espera» debe explicarse al niño como un período para refrescarse y pensar en el comportamiento negativo que han exhibido. Trate de ignorar los comportamientos levemente disruptivos como una forma de que su hijo libere su energía acumulada. Sin embargo, el comportamiento destructivo, abusivo o intencionalmente disruptivo que vaya en contra de las reglas que establezca siempre debe ser castigado.

Otros «hacer» para hacer frente al TDAH

Crear estructura

Haga una rutina para su hijo y sígala todos los días. Establezca rituales alrededor de las comidas, la tarea, la hora de jugar y la hora de acostarse. Las tareas diarias simples, como hacer que su hijo extienda su ropa para el día siguiente, pueden proporcionar una estructura esencial.

Divide las tareas en piezas manejables

Intente usar un calendario de pared grande para ayudar a recordarle a un niño sus deberes. Las tareas y tareas de codificación de colores pueden evitar que su hijo se vea abrumado con las tareas cotidianas y las tareas escolares. Incluso las rutinas matutinas deben dividirse en tareas discretas.

Simplifica y organiza la vida de tu hijo

Cree un espacio especial y tranquilo para que su hijo lea, haga la tarea y descanse del caos de la vida cotidiana. Mantenga su casa ordenada y organizada para que su hijo sepa a dónde va todo. Esto ayuda a reducir distracciones innecesarias.

Limite las distracciones

Los niños con TDAH aceptan distracciones fácilmente accesibles. La televisión, los videojuegos y la computadora fomentan el comportamiento impulsivo y deben regularse. Al disminuir el tiempo con la electrónica y aumentar el tiempo que realiza actividades interesantes fuera del hogar, su hijo tendrá una salida para la energía acumulada.

Fomentar el ejercicio

La actividad física quema el exceso de energía de manera saludable. También ayuda al niño a enfocar su atención en movimientos específicos. Esto puede disminuir la impulsividad. El ejercicio también puede ayudar a mejorar la concentración, disminuir el riesgo de depresión y ansiedad, y estimular el cerebro de manera saludable. Muchos atletas profesionales tienen TDAH. Los expertos creen que el atletismo puede ayudar a un niño con TDAH a encontrar una manera constructiva de enfocar su pasión, atención y energía.

Regula los patrones de sueño

La hora de acostarse puede ser especialmente difícil para los niños que padecen TDAH. La falta de sueño exacerba la falta de atención, la hiperactividad y la imprudencia. Ayudar a su hijo a dormir mejor es importante. Para ayudarlos a descansar mejor, elimine los estimulantes como el azúcar y la cafeína, y disminuya el tiempo de televisión. Establezca un ritual saludable y relajante antes de acostarse.

Fomentar el pensamiento en voz alta

Los niños con TDAH pueden carecer de autocontrol. Esto hace que hablen y actúen antes de pensar. Pídale a su hijo que verbalice sus pensamientos y razonamientos cuando surja la necesidad de actuar. Es importante comprender el proceso de pensamiento de su hijo para ayudarlo a controlar los comportamientos impulsivos.

Promover el tiempo de espera.

Otra forma de controlar el impulso de hablar antes de pensar es enseñarle a su hijo a hacer una pausa antes de hablar o responder. Fomente respuestas más reflexivas ayudando a su hijo con las tareas y haciendo preguntas interactivas sobre su programa o libro de televisión favorito.

Cree en tu hijo

Es probable que su hijo no se dé cuenta del estrés que su condición puede causar. Es importante mantenerse positivo y alentador. Elogie el buen comportamiento de su hijo para que sepa cuándo se hizo algo bien. Su hijo puede tener dificultades con el TDAH ahora, pero no durará para siempre. Tenga confianza en su hijo y sea positivo sobre su futuro.

Encuentra asesoramiento individualizado

No puedes hacerlo todo. Su hijo necesita su aliento, pero también necesita ayuda profesional. Busque un terapeuta para trabajar con su hijo y bríndele otra salida. No tenga miedo de buscar ayuda si la necesita. Muchos padres están tan concentrados en sus hijos que descuidan sus propias necesidades mentales. Un terapeuta puede ayudarlo a controlar su estrés y ansiedad, así como a su hijo. Los grupos de apoyo locales también pueden ser un medio útil para los padres.

Tomar descansos

No puedes ser solidario el 100% del tiempo. Es normal sentirse abrumado o frustrado consigo mismo o con su hijo. Así como su hijo necesitará tomar descansos mientras estudia, también necesitará sus propios descansos. Programar tiempo a solas es importante para cualquier padre. Considere contratar a una niñera. Las buenas opciones de descanso incluyen:

  • salir a caminar
  • yendo al gimnasio
  • tomando un baño relajante

Calmate

No puedes ayudar a un niño impulsivo si tú mismo estás agravado. Los niños imitan los comportamientos que ven a su alrededor, por lo que si permaneces compuesto y controlado durante un estallido, ayudará a tu hijo a hacer lo mismo. Tómese el tiempo para respirar, relajarse y ordenar sus pensamientos antes de intentar apaciguar a su hijo. Cuanto más tranquilo esté, más tranquilo se volverá su hijo.

«No hacer» para tratar con un niño con TDAH

No te preocupes por las cosas pequeñas

Esté dispuesto a hacer algunos compromisos con su hijo. Si su hijo ha logrado dos de las tres tareas que asignó, considere ser flexible con la tercera tarea incompleta. Es un proceso de aprendizaje e incluso los pasos pequeños cuentan.

No te abrumes y arremetes

Recuerde que el comportamiento de su hijo es causado por un trastorno. El TDAH puede no ser visible en el exterior, pero es una discapacidad y debe tratarse como tal. Cuando comience a sentirse enojado o frustrado, recuerde que su hijo no puede «salir de eso» o «simplemente ser normal».

No seas negativo

Suena simplista, pero toma las cosas un día a la vez y recuerda mantener todo en perspectiva. Lo que es estresante o vergonzoso hoy se desvanecerá mañana.

No permita que su hijo o el trastorno tomen el control

Recuerde que usted es el padre y, en última instancia, establece las reglas para un comportamiento aceptable en su hogar. Sea paciente y cariñoso, pero no se deje intimidar o intimidar por el comportamiento de su hijo.

2 fuentes

  • Terapia conductual para niños pequeños con TDAH. (2017)
    cdc.gov/ncbddd/adhd/behavior-therapy.html
  • Smith M y col. (2017) Consejos para padres con TDA / TDAH: ayudar a los niños con trastorno por déficit de atención.
    helpguide.org/articles/add-adhd/when-your-child-has-attention-deficit-disorder-adhd.htm
  • Categorías