Comprender las opciones de tratamiento para la espondilitis anquilosante: medicación, fisioterapia y más

Visión general

La espondilitis anquilosante (AS) es un tipo de artritis que causa inflamación en las articulaciones de la columna, especialmente en el área de la columna inferior. Vivir con AS significa que tendrá al menos algo de dolor y rigidez, especialmente en la parte baja de la espalda, las caderas y las nalgas.

Pero no tiene que conformarse con días llenos de dolor. Hay una amplia gama de tratamientos de AS disponibles para usted, desde medicamentos hasta fisioterapia.

Aunque estos tratamientos no curarán su enfermedad, pueden prevenir más daño en las articulaciones y mejorar su nivel de comodidad y flexibilidad.

Medicamentos

Hay una variedad de medicamentos disponibles para tratar la EA. Las opciones comunes incluyen AINE, inhibidores de TNF y esteroides.

AINE

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como la aspirina, el ibuprofeno (Advil, Motrin), la indometacina (Tivorbex) y el naproxeno (Naprosyn) son a menudo la primera opción para tratar la EA.

Estas drogas cumplen una doble función. Alivian el dolor y reducen la inflamación en la columna vertebral y otras partes del cuerpo. Tomar AINE puede permitirle mantenerse activo y hacer los ejercicios que lo ayudarán a mantener sus articulaciones flexibles.

Sin embargo, use los AINE con precaución. Tómelos solo cuando los necesite. Estas drogas pueden causar efectos secundarios como úlceras y sangrado estomacal. El uso a largo plazo de estos medicamentos puede afectar su función renal.

Inhibidores de TNF

Si los AINE no alivian su dolor, su médico podría recomendar un medicamento biológico llamado inhibidor del TNF (factor de necrosis tumoral). Cinco inhibidores de TNF están aprobados por la FDA para tratar el AS:

  • adalimumab (Humira)
  • certolizumab pegol (Cimzia)
  • etanercept (Enbrel)
  • golimumab (Simponi)
  • infliximab (Remicade)

Estos medicamentos se dirigen a una sustancia en la sangre llamada TNF, que promueve la inflamación. Recibirá estos medicamentos como una inyección debajo de la piel o por vía intravenosa.

Los inhibidores de TNF también pueden causar efectos secundarios. Los efectos secundarios comunes incluyen ardor y picazón en el sitio de inyección. Los efectos secundarios graves incluyen un mayor riesgo de desarrollar linfoma y cánceres de piel.

Estos medicamentos también aumentan el riesgo de infecciones, incluidas la tuberculosis (TB) y las infecciones por hongos. Antes de comenzar el tratamiento, su médico lo examinará para detectar TB, así como hepatitis B y C.

Es importante actualizar sus vacunas antes de comenzar el tratamiento con estos medicamentos. Hable con su médico para obtener más información sobre sus necesidades específicas.

Esteroides

Si un área, como las caderas o las rodillas, es muy dolorosa, su médico puede administrarle una inyección de esteroides directamente en la articulación afectada. Las inyecciones de esteroides alivian el dolor y reducen la inflamación.

La inflamación de los ojos llamada iritis o uveítis es una complicación común de la EA. Puede causar pérdida de visión o incluso ceguera si no la trata. Consulte a un oftalmólogo si su ojo está rojo, doloroso o sensible a la luz.

Su médico puede recetar gotas oculares con esteroides para disminuir la inflamación ocular y tratar la iritis. Tomar un inhibidor de TNF ayudará a evitar que la iritis regrese en el futuro.

Terapia física

Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios para fortalecer sus músculos y mejorar su flexibilidad. También aprenderá cómo mejorar su postura para evitar ejercer demasiada presión sobre su columna vertebral y agravar sus síntomas.

Algunas personas encuentran que hacer estos ejercicios en una piscina los hace sentir mejor. Pero cualquier tipo de fisioterapia es buena para la EA.

Ejercicio

También es importante que haga ejercicio regularmente en casa. Pídale a su médico o fisioterapeuta que le recomiende ejercicios adecuados para usted. Asegúrese de aprender cómo realizar los entrenamientos correctamente. Puede ser útil que siga un video de ejercicios diseñado para personas con artritis.

Haga su entrenamiento a la hora del día cuando se sienta más cómodo. Para las personas cuyas articulaciones son especialmente apretadas en la mañana, hacer ejercicio en la tarde o noche puede ser una mejor opción.

Tómese de 5 a 10 minutos para calentar antes de hacer ejercicio. Camine en su lugar o estírese para aflojar sus músculos. Comience lentamente y nunca trabaje hasta el punto de incomodidad.

Calor y frio

Aplicar una almohadilla térmica o una compresa de hielo puede calmar las articulaciones doloridas. La terapia de calor puede ayudar a aliviar la rigidez de las articulaciones, mientras que la terapia de frío puede reducir la hinchazón y aliviar el dolor agudo.

Use el que le parezca mejor, y solo aplique por períodos cortos de 10 a 15 minutos. Además, tenga cuidado de no poner nada extremadamente caliente o frío directamente sobre su piel, lo que podría causar una quemadura.

Dieta

Comer una dieta en particular no curará AS, pero podría ayudarlo a sentirse mejor.

Ciertos alimentos son buenos para comer debido a sus propiedades antiinflamatorias. Estos incluyen pescado graso como el salmón y el atún, nueces como las nueces y semillas de lino.

Si tiene sobrepeso, perder peso adicional a través del control de las porciones y la reducción de calorías ayudará a aliviar la presión de las articulaciones dolorosas.

Cirugía

Los médicos generalmente no recomiendan la cirugía para la EA. Pero si también tiene un daño articular grave debido a la artritis, es posible que necesite un reemplazo de cadera o rodilla para aliviar el dolor y restablecer su rango de movimiento.

Para llevar

Si tiene AS, no tiene que vivir con dolor. Aunque actualmente no existe una cura para la afección, existen medicamentos, opciones de autocuidado y ejercicios disponibles para ayudar a controlar los síntomas. Hable con su médico sobre las mejores opciones de tratamiento para usted.

10 fuentes

  • Espondilitis anquilosante. (2016)

    niams.nih.gov/health-topics/ankylosing-spondylitis#tab-treatment
  • Espondilitis anquilosante (espondiloartritis axial) (AS) Una guía para la terapia de TNF. (2015).
    gwh.nhs.uk/media/183278/guide-to-anti-tnf-therapy.pdf
  • Ejercicio. (Dakota del Norte).

    spondylitis.org/Exercise-Posture
  • Iritis (Dakota del Norte).

    cedars-sinai.org/health-library/diseases-and-conditions/i/iritis.html
  • Iritis
    or anterior uveitis. (n.d.).

    spondylitis.org/Possible-Complications/Iritis-Uveitis
  • Mayo
    Clinic Staff. (2018). Ankylosing spondylitis.

    mayoclinic.org/diseases-conditions/ankylosing-spondylitis/diagnosis-treatment/drc-20354813
  • Most
    common symptoms. (n.d.).

    spondylitis.org/Ankylosing-Spondylitis/Symptoms
  • TNF
    inhibitors. (2018).

    rheumatology.org/I-Am-A/Patient-Caregiver/Treatments/TNF-Inhibitors
  • Treatment
    of ankylosing spondylitis and related diseases. (n.d.).

    spondylitis.org/Treatment-Information
  • Ward MM, y col. (2015) American College of Rheumatology / Spondylitis Association of America / Spondyloarthritis Research and Treatment Network 2015 recomendaciones para el tratamiento de la espondilitis anquilosante y la espondiloartritis axial no radiográfica. DOI:
    rheumatology.org/Portals/0/Files/Recommendations%20for%20the%20Treatment%20of%20Ankylosing%20Spondylitis.pdf
  • Categorías