Cómo me recuperé de la ansiedad paralizante

La salud y el bienestar nos tocan a cada uno de manera diferente. Esta es la historia de una persona.

Al principio, no tenía idea de que tenía un trastorno de ansiedad . Estaba abrumado en el trabajo y me sentía más emocional de lo habitual, así que tomé un permiso por enfermedad para aclarar mi cabeza. Leí que el tiempo libre puede ayudarlo a sentirse más positivo y experimentar menos depresión , así que estaba seguro de que descansar un poco me haría sentir como lluvia en poco tiempo.

Pero después de dos semanas de descanso, mi estado mental se había desplomado significativamente. Estuve llorando incontrolablemente durante días, mi apetito era inexistente y no podía dormir . Me armé de valor para ver a un médico por pura confusión. No podía entender por qué me sentía peor que antes de mi licencia médica.

Afortunadamente, mi médico era muy empático y podía ver exactamente cuál era el problema subyacente. Ella dedujo que lo que pensaba que era estrés relacionado con el trabajo era en realidad un caso paralizante de depresión y ansiedad .

Inicialmente, dejé que la ansiedad desapareciera bajo la superficie mientras me concentraba en encontrar alivio de los síntomas más severos de la depresión. Comencé un curso de antidepresivos y comencé una rutina de ejercicio diario. La combinación de estas dos cosas, junto con dejar mi trabajo estresante, ayudó a calmar los intensos sentimientos de desesperanza, entumecimiento emocional y pensamientos suicidas.

Después de unos meses, la medicación realmente comenzó a entrar en acción. Pero a medida que mi estado de ánimo se levantó, los síntomas paralizantes de ansiedad continuaron siendo más frecuentes que nunca.

Cómo la búsqueda de control me consumió

Al igual que muchos de los millones de personas que experimentan ansiedad en todo el mundo, quería tener control sobre mi vida. Me obsesioné con perder peso, y aunque nunca me diagnosticaron un trastorno alimentario, mostré algunos síntomas preocupantes .

Me pesaría tres o cuatro veces al día y dividiría todos los alimentos en categorías de bueno o malo. Los alimentos integrales como el pollo y el brócoli eran buenos, y todo lo procesado era malo. Aprendí que los alimentos como el arroz, la avena, el maíz dulce y las papas podrían aumentar su nivel de azúcar en la sangre y provocar antojos, por lo que esos alimentos también se volvieron «malos».

Los antojos llegaron de todos modos, y reaccioné masticando comida chatarra y escupiéndola a la basura o comiendo grandes cantidades de comida hasta que me sentí enfermo.

Visité el gimnasio todos los días, a veces hasta tres horas seguidas, levantando pesas y haciendo cardio. En un momento, mi ciclo menstrual se detuvo.

Mis problemas de imagen corporal se convirtieron en ansiedad social . Dejé el alcohol para mejorar mi estado de ánimo, pero sin un vodka en la mano me resultó difícil desconectar y abrirme , incluso con mis mejores amigos. Esto aumentó a un mayor temor de tener que explicarme a extraños. ¿Por qué no estaba bebiendo? ¿Por qué ya no estaba trabajando? La ansiedad me hizo catastrofizar y asumir el peor resultado posible, dejándome aterrorizado de socializar en público.

Una vez, hice planes para encontrarme con un amigo, pero cancelé en el último minuto porque íbamos a un restaurante donde una vez fui con un ex colega. Estaba convencido de que de alguna manera ese colega estaría allí, y me vería obligado a explicar por qué ya no estaba lo suficientemente en forma para trabajar.

Esta forma de pensar se filtró en otros aspectos de mi vida, y me sentí ansioso por cosas pequeñas como abrir la puerta y hacer llamadas telefónicas. Tuve mi primer ataque de pánico en un tren y eso agregó un nivel adicional de angustia: el miedo a tener otro ataque, que a menudo era suficiente para causar un ataque de pánico.

Como resultado del ataque inicial, comencé a sentir un nudo doloroso en la garganta cada vez que tenía que subir a un tren. Pensé que era acidez estomacal, pero descubrí que en realidad es una reacción física común a la ansiedad.

Encontrar las herramientas para recuperarse

Aprender a superar los síntomas físicos y mentales de la ansiedad ha sido un viaje largo y complicado. He estado tomando antidepresivos bajo las instrucciones de mi médico durante seis años, lo que me ha ayudado enormemente. También he dependido de las pastillas para la ansiedad de vez en cuando. Siempre han sido una buena solución a corto plazo para cuando mi cuerpo se niega a relajarse, pero afortunadamente, he podido encontrar otras herramientas que me han ayudado a controlar completamente mis síntomas.

Debido a que el alcohol es un depresivo, mi médico me recomendó dejarlo. No beber ha sido importante porque mantuvo mi depresión a raya, mientras que encontré formas de lidiar con mi ansiedad paralizante.

Dejé de hacer dieta porque sabía instintivamente que me traía más estrés que felicidad. Aumenté un poco de peso y ahora me concentro en mantener una dieta equilibrada sin fijarme en calorías. El ejercicio sigue siendo una gran parte de mi vida, pero ahora es una forma de curación en lugar de una táctica de pérdida de peso, y experimento con diferentes actividades, desde nadar hasta yoga , dependiendo de mi estado de ánimo.

Mientras estaba fuera del trabajo, encendí mi pasión por la escritura y decidí comenzar mi propio blog. En ese momento no tenía idea de que esta salida creativa tendría un poder curativo tan grande en mi psique. Muchas personas culpan a las redes sociales como un desencadenante de la ansiedad, pero lo he usado, junto con la escritura creativa, como una herramienta positiva para enfrentar mis miedos. Puedo ser mucho más honesto sobre mi ansiedad en un mensaje de Facebook o una actualización de estado, y he documentado mi historia de salud mental en mi blog .

Otros han citado a Twitter como un mecanismo eficaz para hacer frente al estrés, y me inclino a estar de acuerdo. Tener mi trastorno de ansiedad a la vista antes de conocer gente me quita un peso de encima, lo que me permite socializar más fácilmente.

Pero alejarme de las redes sociales sigue siendo esencial para mí a diario, y creo que la meditación es una forma útil de ralentizar mi zumbido cerebral después de un día en línea.La investigación incluso sugiere una fuente confiable que practicar la atención plena no solo crea una sensación de paz y relajación, sino que también puede proporcionar beneficios cognitivos y psicológicos que persisten durante todo el día.

Ahora conozco mis factores desencadenantes, y aunque mi ansiedad no ha desaparecido, puedo controlar mis síntomas cuando comienzan a convertirse en un problema. Algo tan simple como controlar mi consumo de cafeína puede ayudar a minimizar mi ansiedad antes de un largo viaje o un evento social. También sé que si he estado trabajando desde casa durante varias horas, necesito salir y tomar aire fresco para evitar que lleguen los pensamientos negativos.

No me sorprendió descubrir que pasar tiempo en la naturaleza puede reducir los síntomas de estrés, ansiedad y depresión. Los expertos sugieren una fuente confiable solo 30 minutos por semana afuera pueden ayudar.

Aceptando mi ansiedad

Solía ​​ver mi enfermedad mental como una aflicción. Pero ahora es parte de mí, y me siento cómodo discutiéndolo abiertamente.

Este cambio de mentalidad no ha sido fácil. He pasado años dándome dificultades para no enfrentarme bien en situaciones sociales, pero he hecho las paces con el hecho de que soy un introvertido ansioso que necesita mucho tiempo solo para recargar mis baterías. Aprender a perdonarme y mostrarme un poco más de compasión es una prueba de que finalmente he superado los demonios que contribuyeron a mi ansiedad, dejándome contento y listo para el futuro.

El blogging ha sido un cambio de juego para mí, no solo porque la creatividad está científicamente vinculada a los sentimientos positivos, sino porque me ha conectado con personas de todo el mundo que también viven con ansiedad.

Finalmente recuperé mi confianza después de sentirme roto durante tantos años, y un resultado sorprendente ha sido una nueva carrera en la escritura, que me permite trabajar desde la comodidad de mi propia casa. Tener un trabajo que me permita expresarme de manera creativa es gratificante y poder administrar mi propia carga de trabajo cuando aparece mi ansiedad es algo integral para mi bienestar.

No hay una solución rápida o una poción mágica para curar la ansiedad, pero hay mucha esperanza para los afectados. Reconocer sus desencadenantes lo ayudará a anticipar los síntomas antes de que lleguen, y con el apoyo médico y sus propias herramientas de recuperación, encontrará formas prácticas de minimizar las interrupciones en su vida diaria.

La recuperación está al alcance y requiere tiempo y trabajo duro, pero llegarás allí. Comience mostrándose un poco de amor y compasión y recuerde, valdrá la pena la espera.

Fiona Thomas es una escritora de estilo de vida y salud mental que vive con depresión y ansiedad. Visite su sitio web o conéctese con ella en Twitter .

5 fuentes

  • Chikani V, y col. (2005) Las vacaciones mejoran la salud mental de las mujeres rurales: el estudio de salud de las mujeres rurales de Wisconsin.
    wisconsinmedicalsociety.org/_WMS/publications/wmj/pdf/104/6/20.pdf
  • Conner TS, y col. (2016) Actividad creativa cotidiana como camino hacia el florecimiento. DOI:
    doi.org/10.1080/17439760.2016.1257049
  • Hampton K, y col. (2015) Estrés psicológico y uso de redes sociales.

    pewinternet.org/2015/01/15/psychological-stress-and-social-media-use-2/
  • Holzel BK y col. (2011) La práctica de la atención plena conduce a aumentos en la densidad regional de la materia gris del cerebro. DOI:
    doi.org/10.1016/j.pscychresns.2010.08.006
  • Shanahan DF, y col. (2016) Los beneficios para la salud de las experiencias en la naturaleza dependen de la dosis.
    nature.com/articles/srep28551
  • Categorías