Cómo la isquemia afecta diferentes partes del cuerpo

La isquemia es una afección en la que no hay flujo sanguíneo suficiente a uno de los órganos del cuerpo, causada con mayor frecuencia por una placa aterosclerótica en la arteria que irriga ese órgano. Un órgano sujeto a isquemia se conoce como isquémico.

Debido a que un órgano isquémico no está recibiendo todo el oxígeno y los nutrientes que necesita, la isquemia generalmente causa el mal funcionamiento del órgano afectado y, a menudo, produce síntomas. Si la isquemia se vuelve lo suficientemente grave o persiste el tiempo suficiente, las células del órgano afectado pueden comenzar a morir. La muerte de todo o parte de un órgano isquémico se llama infarto.

Los ejemplos comunes de isquemia incluyen los siguientes:

Isquemia cardiaca

La isquemia cardíaca es causada con mayor frecuencia por placas ateroscleróticas en las arterias coronarias , las arterias que irrigan el músculo cardíaco. Sin embargo, la isquemia cardíaca también puede ser el resultado de otras afecciones, como espasmo de la arteria coronaria, síndrome X cardíaco o anomalías congénitas de las arterias coronarias.

La angina «típica» es el síntoma de molestias en el pecho (o parte superior del cuerpo) causadas por isquemia cardíaca precipitada por el ejercicio o el estrés. Los síntomas generalmente disminuyen con el descanso o la relajación.

La angina «atípica», o angina inestable , generalmente ocurre sin ninguna relación con el ejercicio o el estrés y a menudo es una característica del síndrome coronario agudo, una emergencia médica.

Isquemia cerebral

El tejido cerebral es metabólicamente muy activo y, para funcionar correctamente, el cerebro recibe el 20 por ciento de la sangre bombeada por el corazón. Además, a diferencia de muchos otros órganos, el cerebro no tiene reservas de energía propias y depende completamente del flujo sanguíneo continuo para realizar su trabajo. En consecuencia, el tejido cerebral se vuelve isquémico rápidamente si se interrumpe el flujo sanguíneo, y a menos que el flujo sanguíneo se restablezca rápidamente, se produce la muerte cerebral rápidamente. La muerte del tejido cerebral se llama accidente cerebrovascular .

A veces, el flujo de sangre a una parte del cerebro se interrumpe el tiempo suficiente para producir síntomas de isquemia cerebral, pero no lo suficiente como para producir un derrame cerebral real. Esta condición se llama «ataque isquémico transitorio» (AIT) . Un AIT puede duplicar cualquiera de las muchas variedades de síntomas de accidente cerebrovascular, excepto que los síntomas se resuelven en unas pocas horas. Los AIT son importantes no solo porque son alarmantes en sí mismos, sino también porque a menudo les sigue un derrame cerebral completo. Por lo tanto, los AIT siempre requieren atención médica inmediata.

Isquemia Intestinal

La isquemia intestinal (también llamada isquemia mesentérica) ocurre con la enfermedad en los vasos sanguíneos que irrigan los órganos intestinales.

La isquemia intestinal crónica, que generalmente es producida por la aterosclerosis de las arterias intestinales, generalmente causa síntomas recurrentes después de una comida, cuando los intestinos intentan realizar su trabajo digestivo ante un suministro sanguíneo insuficiente. La isquemia intestinal con mayor frecuencia causa dolor abdominal (denominado angina intestinal) después de una comida, especialmente una comida grasosa. La angina intestinal es un dolor sordo y con calambres cerca de la boca del estómago, aunque puede irradiarse hacia la espalda. La angina intestinal generalmente persiste durante aproximadamente dos horas, pero luego regresa después de otra comida.

La isquemia intestinal aguda puede ocurrir cuando una embolia (coágulo de sangre) se aloja en las arterias intestinales. Estos coágulos de sangre se originan más comúnmente en el corazón, como resultado de la fibrilación auricular. Si la embolia es lo suficientemente grave, puede producirse un infarto intestinal (muerte de una porción del intestino). El infarto intestinal es una emergencia médica.

Isquemia de extremidades

La isquemia de las extremidades puede ocurrir con la enfermedad de la arteria periférica (PAD) , una forma de aterosclerosis que afecta las arterias que irrigan los brazos o las piernas (más típicamente, las piernas). El síndrome más común que se observa con la isquemia de las extremidades es la claudicación intermitente, un tipo de dolor de calambres, que generalmente afecta a una pierna, que ocurre de manera reproducible después de una cantidad fija de caminata. La PAD a menudo se trata con angioplastia y colocación de stent , aunque también se requiere cirugía de derivación.

Fuentes

  • Easton JD, Saver JL, Albers GW, et al. Definition and evaluation of transient ischemic attack: a scientific statement for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association Stroke Council; Council on Cardiovascular Surgery and Anesthesia; Council on Cardiovascular Radiology and Intervention; Council on Cardiovascular Nursing; and the Interdisciplinary Council on Peripheral Vascular Disease. The American Academy of Neurology affirms the value of this statement as an educational tool for neurologists. Stroke 2009; 40:2276.
  • Fihn SD, Gardin JM, Abrams J, et al. 2012 ACCF/AHA/ACP/AATS/PCNA/SCAI/STS guideline for the diagnosis and management of patients with stable ischemic heart disease: a report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association task force on practice guidelines, and the American College of Physicians, American Association for Thoracic Surgery, Preventive Cardiovascular Nurses Association, Society for Cardiovascular Angiography and Interventions, and Society of Thoracic Surgeons. Circulation 2012; 126:e354.
  • Rooke TW, Hirsch AT, Misra S, et al. Management of patients with peripheral artery disease (compilation of 2005 and 2011 ACCF/AHA Guideline Recommendations): a report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. J Am Coll Cardiol 2013; 61:1555.
  • Wilson DB, Mostafavi K, Craven TE, et al. Clinical course of mesenteric artery stenosis in elderly ​Americans. Arch Intern Med 2006; 166:2095.

Categorías