Inicio » Bienestar » Cetoacidosis diabética: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Cetoacidosis diabética: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Cetoacidosis diabética: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Sin suficiente insulina, el cuerpo comienza a convertir la grasa en combustible, y el proceso causa una acumulación de ácidos en el torrente sanguíneo llamados cetonas, lo que eventualmente lleva a cetoacidosis diabética, si no se trata.

Entender qué es la cetoacidosis diabética, sus principales síntomas y causas puede ayudar a prevenir cualquier empeoramiento y permitir que se realice un tratamiento correcto para eliminar la afección.

Cetoacidosis diabética – ¿Qué es?

La cetoacidosis diabética es el resultado de la acumulación de niveles de cetonas en la sangre. Los carbohidratos generalmente se dividen durante la digestión en diferentes compuestos, incluyendo el azúcar, que está disponible en la sangre, de la cual el páncreas segrega una hormona llamada insulina, la cual es responsable de llevar el azúcar a las células para utilizarla como energía.

Generalmente, el cuerpo utiliza primero los carbohidratos para generar energía, pero si no hay reservas, el cuerpo utiliza la grasa, y este proceso produce las cetonas. Las cetonas son una clase de compuestos orgánicos, muy populares debido a la dieta cetogénica, que condiciona a las personas a mantener una dieta baja en carbohidratos, para estimular al cuerpo a quemar reservas de grasa, en lugar de carbohidratos.

Sin embargo, una persona con diabetes no produce suficiente insulina, o lo hace de manera ineficaz, y esto compromete el transporte de azúcar en sangre a las células. En consecuencia, la interrupción del proceso hace que el cuerpo utilice la grasa como energía, estimulando la producción de cetonas.

Tres tipos de cetonas están siempre presentes en la sangre: ácido acetoacético (AcAc), 3-β-hydroxybutyrate (3HB) y acetona. Comúnmente, los niveles de cada uno de estos cuerpos cetónicos varían, pero el cuerpo se encarga de regularlos.

En personas sanas, esta variación es la respuesta estándar al hambre, pero para las personas con diabetes, los niveles de cetonas pueden acumularse y provocar cetoacidosis diabética, una afección considerada grave. Puede causar inconsciencia, por lo que se considera una emergencia médica.

Síntomas principales

La cetoacidosis diabética suele desarrollar síntomas rápidamente, en algunos casos en sólo 24 horas, y para algunas personas estos signos pueden ser la primera indicación de diabetes, entre ellos:

  • Asiento excesivo;
  • Micción frecuente;
  • Náuseas;
  • Vómitos;
  • Dolor abdominal;
  • Confusión mental;
  • Respiración con olor a fruta;
  • Cara roja;
  • Fatiga;
  • Respiración rápida;
  • Boca y piel seca.

Además, los síntomas más específicos de la cetoacidosis diabética se pueden evidenciar a través de “kits de análisis” de sangre y orina en casa. Entre ellas se incluyen

  • Nivel alto de azúcar en la sangre, conocido como hiperglucemia;
  • Niveles altos de cetona en la orina.

Causas

La cetoacidosis diabética puede desencadenarse por…:

– Enfermedades

Tener una infección del tracto urinario o una enfermedad como neumonía, resfriado o gripe puede condicionar al cuerpo a producir niveles más altos de algunas hormonas, como adrenalina o cortisol, cuyo exceso generalmente interfiere con el efecto de la insulina, desencadenando automáticamente un episodio de cetoacidosis.

– Administración incorrecta de la terapia de insulina

Las personas con diabetes tipo 1 y algunas personas con diabetes tipo 2 usan insulina para equilibrar sus niveles de glucosa en sangre. Cuando la dosis de la terapia se pierde o es inadecuada, el cuerpo recibe poca insulina y, en consecuencia, comienza a generar energía a través de la grasa, desencadenando la cetoacidosis diabética.

– Otros motivos

Existen otros factores que a menudo son un desencadenante para que el cuerpo desarrolle cetoacidosis diabética. Los más comunes incluyen:

  • Trauma físico o emocional;
  • Estrés;
  • Episodios de fiebre alta;
  • Ataque al corazón;
  • Exceso de alcohol;
  • Drogas ilícitas, especialmente cocaína;
  • Uso de corticosteroides y algunos medicamentos diuréticos.

Factores de riesgo

Los riesgos de la cetoacidosis diabética son mucho mayores para algunas personas. Normalmente los más predispuestos son:

  • Personas con diabetes tipo 1;
  • Usuarios de insulina que frecuentemente se olvidan de administrar la dosis recomendada;
  • Diabetes tipo 2 (casos menos frecuentes).

Diagnóstico

Por lo general, el diagnóstico de cetoacidosis diabética se realiza a través de un examen físico realizado por un médico, y también puede solicitar varias otras pruebas clínicas para confirmar la hipótesis. También se pueden realizar exámenes adicionales y sus resultados pueden ayudar a determinar qué desencadenó la cetoacidosis diabética.

– Examen de orina

La medición de la cantidad de cetonas en una muestra de orina es uno de los primeros pasos en el diagnóstico. Si el examen confirma cetosis, el médico puede ordenar más exámenes y, si el examen se realizó en casa con un equipo para análisis de orina, buscar ayuda médica inmediata.

– Análisis de sangre

  • Nivel de azúcar en sangre: Esta prueba se realiza para determinar si hay suficiente insulina en el cuerpo para permitir que el azúcar entre en las células, porque si no hay suficiente azúcar en la sangre, puede ser alta (hiperglucemia).
  • Nivel de cetonas: Cuando su cuerpo descompone grasa y proteínas para obtener energía, los ácidos conocidos como cetonas entran en el torrente sanguíneo y pueden medirse mediante un examen específico;
  • Acidez de la sangre: El exceso de cetonas en la sangre hace que la sangre se vuelva ácida. Esta afección se conoce como acidosis y puede interferir con el funcionamiento normal de los órganos.

– Pruebas adicionales

Las pruebas adicionales se realizan con el objetivo de identificar si existen problemas de salud subyacentes que puedan haber contribuido a la cetoacidosis diabética. Además, se puede observar si hay complicaciones.

  • Prueba de electrolitos en la sangre
  • Análisis de orina;
  • Radiografía de tórax;
  • Electrocardiograma, que es un registro de la actividad eléctrica del corazón.

Con los resultados a la mano, el médico podrá hacer un diagnóstico y guiarlo al tratamiento más adecuado.

Tratamiento

Si usted no ha sido diagnosticado con diabetes, su médico probablemente establecerá un plan de tratamiento para prevenir episodios posteriores de cetoacidosis, pero si la fuente es una infección o enfermedad, el enfoque más probable es recomendar antibióticos.

La cetoacidosis diabética se considera un caso grave, que conlleva riesgos potenciales para la vida; por esta razón, suele tratarse en la sala de urgencias o, en algunos casos, durante la hospitalización. Durante el tratamiento se adoptan los siguientes procedimientos:

  1. Sustitución de fluidos: Los líquidos pueden administrarse por vía oral o a través de un proceso intravenoso hasta que la persona esté completamente hidratada, con el fin de reemplazar los líquidos perdidos por la micción excesiva y ayudar a diluir el exceso de azúcar en la sangre.
  2. Reemplazo electrolítico: Los minerales como el sodio, el potasio y el cloruro son electrolitos que transportan una carga eléctrica en la sangre. Cuando el cuerpo tiene una deficiencia en los niveles de insulina, el cuerpo puede experimentar una disminución en los niveles de varios electrolitos, así que una de las medidas de tratamiento es asegurar un reemplazo intravenoso de electrolitos para ayudar a mantener el corazón, los músculos y las células nerviosas funcionando normalmente.
  3. Terapia de insulina: Como hemos visto, toda esta situación es generada por la falta de insulina en la sangre. Luego, además de líquidos y electrolitos, usted puede recibir terapia de insulina. La insulina se administra directamente en la vena y cuando su nivel de azúcar en la sangre baja a 200 mg/dL (11.1 mmol/L) y su sangre pierde su acidez, se restaura la insulina subcutánea normal.

Posibles complicaciones

Las complicaciones del tratamiento de la cetoacidosis diabética incluyen…:

  • Bajo nivel de azúcar en sangre (hipoglucemia): La insulina permite que el azúcar entre en las células, haciendo que su nivel de azúcar en la sangre disminuya, y si su nivel de azúcar en la sangre baja demasiado rápido, usted puede desarrollar niveles bajos de azúcar en la sangre, lo cual puede causar complicaciones.
  • Bajo en potasio (hipocaliemia): Los líquidos y la insulina utilizados para tratar la cetoacidosis diabética pueden hacer que el nivel de potasio descienda demasiado bajo, lo cual puede afectar la actividad cardíaca, muscular y nerviosa.
  • Edema cerebral: Cuando los niveles de azúcar en la sangre se equilibran muy rápidamente, pueden producir hinchazón en el cerebro; esta complicación parece ser más común en los niños, particularmente aquellos con un diagnóstico reciente de diabetes.
  • Pérdida del conocimiento: La falta de tratamiento aumenta considerablemente los riesgos. Por lo general, la cetoacidosis diabética puede llevar a la pérdida del conocimiento y, finalmente, a la muerte.

Prevención

La cetoacidosis diabética es un problema que se puede evitar previniendo otras complicaciones de la diabetes. Pero, para esto, es necesario tener cuidado y atención regulares a su condición.

  • Controlar adecuadamente la diabetes: Las personas con diabetes necesitan adoptar nuevos estilos de vida y prácticas alimentarias más saludables. Por lo tanto, invertir en una alimentación sana con las cantidades adecuadas de carbohidratos y hacer ejercicio regularmente debe ser parte de su rutina diaria, además, los medicamentos orales o la insulina deben tomarse de acuerdo con el consejo médico y no deben olvidarse.
  • Controlar constantemente los niveles de azúcar en sangre: A los diabéticos se les aconseja a menudo que revisen y registren los niveles de azúcar en la sangre al menos tres o cuatro veces al día. Sin embargo, si hay una enfermedad o un estrés fuerte, esta frecuencia puede aumentar. El seguimiento adecuado es la única manera de asegurar que se mantenga dentro del rango objetivo.
  • Realice ajustes de dosis de insulina bajo la supervisión de su médico: La cantidad de insulina puede cambiar debido a cambios en la dieta, ejercicio físico, enfermedad y otros factores. Busque consejo médico para ajustar su dosis de insulina y si su nivel de azúcar en la sangre comienza a subir, siga su plan de tratamiento para recuperar el rango objetivo.
  • Compruebe su nivel de cetonas: Analice también la orina, especialmente si está enfermo o estresado. Esto se puede hacer en casa con la ayuda de un equipo de análisis de cetonas en orina. Si los resultados indican niveles moderados o altos de cetonas, debe buscar ayuda médica inmediatamente. Sin embargo, los niveles bajos se pueden evitar tomando más insulina. Actualmente, se realizan pruebas de cetonas en muestras de sangre, como las pruebas de glucosa en el hogar. Para hacer esto, usted necesitará tener el dispositivo específico y las tiras para este propósito.
  • Prepárese para actuar en situaciones peligrosas: Trate de leer y comprender todos los síntomas, causas y riesgos relacionados con la afección y las medidas que deben tomarse, si se producen. Comparta esta información con su familia, amigos y compañeros de trabajo para que todos puedan ayudarle, si es necesario.

La diabetes es una enfermedad crónica que requiere cuidado y atención porque sus complicaciones pueden ser debilitantes. Por lo tanto, trate de seguir cuidadosamente su plan de tratamiento para controlar la diabetes y pida ayuda al equipo multidisciplinario cuando lo necesite.

Incluso si es atemorizante, asegúrese de cuidarse bien y de asegurar su calidad de vida.

Referencias adicionales:

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.