Causas del parto prematuro: pruebas para detectar infecciones

Visión general

El parto se considera prematuro cuando una mujer se pone de parto a las 37 semanas o antes. El marco de tiempo típico para el parto es de 40 semanas.

Tener un bebé prematuramente puede provocar complicaciones. La infección puede causar parto prematuro. Algunos recién nacidos pueden desarrollar discapacidades físicas o intelectuales si no se abordan las infecciones o si el bebé nace temprano.

Infecciones en el embarazo

Cualquier infección puede provocar la ruptura de membranas y el parto prematuro. Más del 12 por ciento de los bebés nacidos en los Estados Unidos son prematuros. Cuarenta por ciento de esos nacimientos están asociados con infecciones.

Si una mujer embarazada está expuesta a agentes infecciosos durante el embarazo, las consecuencias para el feto pueden ser graves e incluso potencialmente mortales. Las infecciones intrauterinas llegan al bebé a través de la sangre de la madre y a través de la placenta. Las infecciones intrauterinas pueden ser causadas por la rubéola (sarampión alemán), la toxoplasmosis (de las heces de los gatos) o el virus del herpes . Todas estas infecciones congénitas son peligrosas para un feto en crecimiento. La sífilis es otro ejemplo de infección congénita.

Las infecciones graves también pueden ingresar al útero a través de la vagina si hay una infección vaginal o una infección del tracto urinario (ITU). Las infecciones vaginales ( vaginosis bacteriana o VB) y las infecciones urinarias pueden provocar infecciones dentro del útero embarazado. Estos son comúnmente E. coli, estreptococo del grupo B u otras bacterias. Si bien los adultos pueden recuperarse de las infecciones por estreptococo del grupo B (por ejemplo), las consecuencias para el bebé son graves. El ascenso de una bacteria o virus a través de la vagina finalmente infectará el saco amniótico y el líquido. La ruptura del saco y el parto prematuro y el parto siguen.

Alrededor del 10 al 30 por ciento de las mujeres embarazadas contraen VB durante el embarazo. Es el resultado de un desequilibrio de las bacterias normales en la vagina. No es una infección de transmisión sexual, pero está asociada con el sexo vaginal. Puede aumentar su riesgo de contraer VB si tiene una nueva pareja sexual, múltiples parejas sexuales o se ducha.

Según la Asociación Estadounidense del Embarazo, una infección urinaria , también conocida como infección de la vejiga, es una inflamación en el sistema urinario. Las infecciones urinarias pueden ocurrir en los riñones, la vejiga, los uréteres o la uretra. Con mayor frecuencia afectan la vejiga y la uretra.

Las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de infecciones urinarias, generalmente entre las semanas 6 y 24 del embarazo. El aumento de peso del útero, a medida que crece durante el embarazo, puede bloquear el drenaje de orina a la vejiga. Esto puede causar una infección urinaria.

Síntomas de infecciones

Cuando se trata de BV, tener la infección altera el equilibrio de bacterias en la vagina. Puede causar síntomas que incluyen:

  • picazón vaginal
  • olor inusual
  • flujo vaginal
  • sensación de ardor al orinar

Las infecciones urinarias son generalmente dolorosas. Los síntomas comunes pueden incluir:

  • impulso persistente de orinar
  • sensación de ardor al orinar
  • orina turbia o roja
  • orina con olor fuerte
  • dolor pélvico

Es importante hacerse la prueba de infección si experimenta alguno de estos síntomas. El tratamiento de la VB o las infecciones urinarias reducirá el riesgo de complicaciones durante el embarazo y ayudará a prevenir el parto prematuro.

Cómo hacer una prueba para detectar infecciones

Para evaluar la VB, es probable que su médico realice un examen pélvico y también puede tomar una muestra de sus secreciones vaginales y las células que recubren su vagina. Su médico también puede evaluar el nivel de pH en su vagina.

Para detectar una infección urinaria, su médico tomará una muestra de su orina para detectar glóbulos blancos o rojos o bacterias. Si tiene infecciones frecuentes, su médico puede realizar una tomografía computarizada o una resonancia magnética para observar su tracto urinario para ver si hay alguna anomalía. Su médico también puede realizar una cistoscopia usando un tubo delgado con una cámara para examinar su uretra y vejiga.

Tratamiento y prevención

Vacúnese contra la rubéola antes de quedar embarazada o inmediatamente después del parto.

Las mujeres embarazadas nunca deben manipular heces de gato y cajas de arena.

En su primera visita prenatal con su médico o partera, se le realizará un examen de detección de muchas afecciones existentes. Haga preguntas sobre las pruebas realizadas. Se realizan análisis de sangre y frotis vaginales para descartar muchas afecciones.

Te harán una prueba de detección de estreptococo del grupo B con un hisopo vaginal más adelante en el embarazo, así que no te pierdas tus citas regulares de atención prenatal.

Las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de contraer BV e infecciones urinarias que la población general. La BV y las infecciones urinarias son generalmente fáciles de eliminar con la ayuda de antibióticos. Las cremas y antibióticos en forma de píldora están disponibles para tratar la VB. Sin embargo, incluso después del tratamiento, puede reaparecer, generalmente dentro de los 3 a 12 meses.

Si le recetan antibióticos, es importante finalizar su plan de tratamiento, incluso si sus síntomas desaparecen. Las infecciones urinarias también se tratan con antibióticos. Si tiene un caso leve, generalmente desaparecerá en unos días. Continúe tomando los antibióticos hasta que termine con la receta. El médico habrá elegido un antibiótico que sea seguro en el embarazo. Su médico también puede recetarle un analgésico si experimenta dolor intenso en la vejiga en general o al orinar.

La infección intrauterina puede conducir a anomalías o enfermedades en el recién nacido, parto prematuro o bajo peso al nacer. Por lo tanto, se recomienda recibir tratamiento para las infecciones lo más rápido posible para evitar complicaciones.

panorama

Asegúrese de hacerse la prueba de detección de infecciones en su primera visita prenatal o tan pronto como experimente síntomas. La detección y el diagnóstico tempranos la ayudarán a tratar la infección rápidamente y a reducir el riesgo de complicaciones durante el embarazo.

Algunas infecciones son asintomáticas. También puede hablar con su médico acerca de hacerse un examen de detección de infecciones incluso si no tiene síntomas.

Asegúrese de que el médico que lo trata por la infección sepa que está embarazada. Los antibióticos utilizados para tratar la VB y las infecciones urinarias suelen ser seguros para la mayoría de las mujeres embarazadas. Sin embargo, querrá discutir cualquier tratamiento para la infección con su médico. Es importante comprender los riesgos que conlleva tomar antibióticos y los efectos secundarios que puede experimentar durante el embarazo. Además, siempre informe a su médico sobre cualquier alergia que tenga.

Boletines de Healthline

Recibe nuestro correo electrónico semanal Becoming Mom

Para ayudarlo a mantenerse a usted y a su bebé bien, le enviaremos consejos confiables e historias personales.

Categorías