Cardiomiopatías

Una cardiomiopatía corresponde a una patología que afecta al músculo cardíaco (o al miocardio). Los especialistas distinguen tres categorías principales de cardiomiopatías. Por diversas causas, las miocardiopatías progresan a insuficiencia cardíaca y se asocian con un riesgo mayor de muerte por paro cardíaco. Existen muchos tratamientos y están adaptados a la forma clínica de la cardiomiopatía.

Cardiomiopatías y formas clínicas

Las miocardiopatías , o miocardiopatías, son un grupo de enfermedades que afectan al miocardio , es decir, al músculo cardíaco, que permite al corazón realizar su función de bombeo. Al alterar el tono muscular del corazón, estas enfermedades impiden que el corazón funcione normalmente y, por lo tanto, que bombee sangre de manera eficiente para hacerla circular por todo el cuerpo.

Dependiendo de las características de cardiomiopatía , los especialistas distinguen entre diferentes tipos. Los cinco tipos principales de miocardiopatías son los siguientes:

  • La miocardiopatía dilatada, la forma más común de miocardiopatía, se caracteriza por la dilatación y el adelgazamiento de una o más cámaras del corazón. Este estiramiento debilita gradualmente el músculo cardíaco. El ventrículo izquierdo suele estar dilatado, lo que compensa parcialmente la pérdida de la contractilidad miocárdica.
  • Miocardiopatía hipertrófica, en la cual las paredes de las cámaras del corazón se engrosan anormalmente, forzando al corazón a trabajar más duro para bombear sangre. Una forma relacionada de miocardiopatía, la miocardiopatía hipertrófica obstructiva, se caracteriza por un bloqueo del suministro de sangre, relacionado con la presión ejercida por el engrosamiento del miocardio en una de las cámaras del corazón.
  • La miocardiopatía restrictiva, una forma poco frecuente, se caracteriza por un endurecimiento del músculo cardíaco sin engrosamiento, en relación con el reemplazo del tejido conectivo normal por tejido cicatricial no funcional. Los ventrículos ya no pueden relajarse adecuadamente después de las contracciones cardíacas o llenarse completamente.
  • Cardiomiopatía ventricular derecha arritmogénica, también conocida como displasia ventricular derecha arritmogénica, una forma poco frecuente en la que las células miocárdicas del ventrículo derecho son reemplazadas por tejido cicatricial o tejido adiposo. Esta patología da lugar a la emisión de señales eléctricas desordenadas, lo que provoca graves trastornos de la frecuencia cardíaca . Segundo, se puede llegar al ventrículo izquierdo;
  • La no compactación aislada del ventrículo izquierdo, una forma rara, es una enfermedad frecuentemente familiar, que se cree que está asociada con el desarrollo anormal del miocardio durante la vida embrionaria.

Se describen otros tipos de cardiomiopatías , como la cardiomiopatía por estrés o Tako Tsubo, o la cardiomiopatía peri- partum .

En términos generales, las miocardiopatías afectan con mayor frecuencia a las personas menores de 50 años de edad, siendo los hombres más afectados que las mujeres.

Causas de las miocardiopatías

Las causas de cardiomiopatías pueden ser múltiples. Pueden ser de origen cardíaco o extracardíaco. Entre las causas extracardíacas de las miocardiopatías se pueden mencionar:

  • Una enfermedad genética;
  • Algunas enfermedades metabólicas, como diabetes o hipertiroidismo;
  • Una enfermedad autoinmune, como esclerodermia o periartritis nudosa;
  • Consumo de productos tóxicos, como alcohol, drogas;
  • Tomar ciertos medicamentos de quimioterapia o exposición a la radioterapia para el cáncer;
  • Trastornos de nutrición, incluyendo desnutrición que lleva a deficiencias nutricionales;
  • Complicaciones relacionadas con el embarazo

Las causas cardiovasculares de las miocardiopatías son las siguientes:

  • Enfermedad cardíaca congénita (defecto cardíaco al nacer);
  • Enfermedad de las arterias coronarias (enfermedad de las arterias coronarias);
  • Presión arterial alta crónica;
  • Antecedentes de un ataque cardíaco que haya dañado el miocardio (miocardiopatía isquémica);
  • Una condición de la válvula cardíaca (valvulopatía);
  • Una infección viral o bacteriana del corazón.

Aparte de las diversas causas posibles, el origen de algunas cardiomiopatías sigue siendo indeterminado, por lo que se califican como cardiomiopatías idiopáticas.

Además, el origen de la enfermedad también depende del tipo de cardiomiopatía que presente el paciente:

  • La miocardiopatía dilatada se debe en el 50% de los casos a una predisposición genética. Los otros casos están relacionados con infecciones virales graves, alcoholismo crónico o complicaciones del embarazo.
  • La miocardiopatía hipertrófica se asocia con una predisposición genética.
  • La miocardiopatía restrictiva suele deberse a enfermedades raras del tejido conectivo, enfermedades metabólicas o predisposición genética.

Síntomas de cardiomiopatías

Aunque existen muchos tipos de cardiomiopatías , sus manifestaciones clínicas siguen siendo relativamente similares. Cardiomiopatías en particular:

  • Signos de insuficiencia cardíaca , marcados por:

    • Fatiga y agotamiento rápido con esfuerzo;
    • Dificultades respiratorias durante el ejercicio o incluso en reposo;
    • Edema en las extremidades;
    • Edema pulmonar;
    • Tos nocturna;
    • Incomodidad;
    • Dolor de pecho;
    • Un aumento en la frecuencia cardíaca;
  • Trastornos del ritmo cardíaco , incluyendo palpitaciones, extrasístoles, taquicardia prolongada o arritmia;
  • La formación de coágulos sanguíneos, que conducen a eventos cardiovasculares;
  • Muerte cardiaca repentina.

Al principio de la enfermedad, los síntomas pueden ser ausentes o muy discretos. Luego empeoran gradualmente a medida que la enfermedad progresa y pueden tener consecuencias potencialmente mortales si no se diagnostica la enfermedad.

Diagnóstico de cardiomiopatías

Al comienzo del desarrollo de cardiomiopatías , los síntomas pueden pasar fácilmente desapercibidos o confundirse con estrés, fatiga o una simple infección. Sin embargo, si los síntomas persisten o empeoran, es esencial consultar a un médico para averiguar exactamente qué causó los síntomas.

El diagnóstico de cardiomiopatía es realizado por un cardiólogo , a través de varios exámenes específicos, tales como:

  • Una radiografía de tórax para examinar el tamaño, la forma y el volumen del corazón;
  • Un electrocardiograma (ECG) para detectar posibles trastornos del ritmo cardíaco;
  • Un ultrasonido cardíaco para observar el volumen de sangre bombeado por el corazón y el volumen respectivo de las diferentes cavidades cardíacas;
  • Análisis de sangre para determinar los diferentes marcadores de enfermedades cardiovasculares;
  • Un monitor Holter para monitorear continuamente la función cardíaca durante un período de 24 a 48 horas;
  • Cateterismo cardíaco para identificar una posible obstrucción o estrechamiento de un vaso sanguíneo, o para tomar muestras de tejido cardíaco si es necesario;
  • Una prueba de esfuerzo en cinta rodante para evaluar el efecto del esfuerzo físico sobre la función cardíaca y sus diversos parámetros.

Manejo de la miocardiopatía

Una vez que se ha hecho el diagnóstico de cardiomiopatía y se ha identificado la causa de la enfermedad, se puede implementar un manejo apropiado. Las miocardiopatías actualmente no se pueden curar. Por lo tanto, el objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas de los pacientes, al tiempo que se minimiza el riesgo de complicaciones graves que pueden afectar el pronóstico potencialmente mortal del paciente.

El tratamiento de los pacientes se determina en función de diferentes parámetros:

  • El tipo de cardiomiopatía ;
  • La causa de la cardiomiopatía;
  • La gravedad de la enfermedad;
  • El estado de salud del paciente, incluyendo cualquier otra enfermedad asociada;
  • Su edad;
  • Su historia personal y familiar.

El cuidado puede basarse en varios aspectos:

  • Un cambio en el estilo de vida, incluyendo la reducción de la ingesta de sal, la pérdida de peso, el consumo limitado o interrumpido de alcohol, la actividad física apropiada y regular, etc.;
  • Los medicamentos destinados, en particular, a:

    • Reducir la presión arterial (medicamentos antihipertensivos);
    • Regular la frecuencia cardíaca (betabloqueantes, antiarrítmicos);
    • Promover la dilatación de los vasos sanguíneos;
    • Prevenir la formación de coágulos de sangre (anticoagulantes y agentes de agregación plaquetaria);
    • Limite el edema (diuréticos);
    • Combatir la insuficiencia cardíaca (digitálica);
  • Dispositivos implantables, tales como:

    • El marcapasos biventricular, que coordina la actividad eléctrica del corazón;
    • El desfibrilador automático implantable, que monitorea la actividad cardíaca y restablece la frecuencia cardíaca normal si es necesario;
  • Cirugía, que puede implicar la extirpación de una parte engrosada del miocardio durante una miotomía septal: miectomía, o el cambio de una válvula cardíaca defectuosa;
  • Un trasplante de corazón, limitado a casos muy especiales, cuando la vida del paciente está en juego y él o ella es capaz de soportar tal operación.

Estelle B. / Doctora en Farmacia

Deja un comentario

Haz click para escribir un comentario

Saludalmaximo te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por uno de los administradores responsables de esta web.

La Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que se solicitan es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Saludalmaximo) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola: https://raiolanetworks.es/wp-content/uploads/Politicadeprivacidad.pdf.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no se atienda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de todos los datos.